​AMPLIACIÓN Y REFORMA DE LA SEDE DEL COLEGIO DE DE NOTARIOS DE BARCELONA de ESTUDIO DE ARQUITECTURA | homify
Error: Cannot find module './CookieBanner' at eval (webpack:///./app/assets/javascripts/webpack/react-components_lazy_^\.\/.*$_namespace_object?:3566:12) at at process._tickCallback (internal/process/next_tick.js:189:7) at Function.Module.runMain (module.js:696:11) at startup (bootstrap_node.js:204:16) at bootstrap_node.js:625:3
ESTUDIO DE ARQUITECTURA
ESTUDIO DE ARQUITECTURA
ESTUDIO DE ARQUITECTURA
Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro
¡Enviado!
¡El profesional te contestará a la brevedad!

​AMPLIACIÓN Y REFORMA DE LA SEDE DEL COLEGIO DE DE NOTARIOS DE BARCELONA

AMPLIACIÓN Y REFORMA DE LA SEDE DEL COLEGIO DE DE NOTARIOS DE BARCELONA

“La arquitectura es en gran manera el ambiente en que vivimos y resulta difícil eludir el mundo particular de su representación, por lo que toda obra nueva no podrá ser otra cosa que una muy fiel representación de cuantas le han precedido.”

Estas palabras de Giorgio Grassi son citadas por el arquitecto autor de esta intervención para definir sus contenidos básicos, en un proceso de proyecto que se mueve fundamentalmente en el contexto conceptual definido por el equilibrio constante entre la clasicidad de la preexistencia y la contemporaneidad de la intervención.

Cuando en 1985 se inician las primeras conversaciones sobre una posible ampliación de la sede del Ilustre Colegio de Notarios de Barcelona, se plantea la disyuntiva típica entre centro y periferia, es decir entre conservar, restaurar y ampliar el edificio existente en el centro histórico de la ciudad o, por el contrario, trasladar la sede colegial a una nueva edificación situada en los nuevos centros terciarios, probablemente mejor adaptada a las actuales necesidades de la institución promotora. Con buen criterio, la junta de gobierno del Colegio adoptó en aquel momento la decisión de mejorar y ampliar el edificio existente; sólo el hecho de que el mismo daba nombre a la calle, justificaba tal decisión. El conjunto en el que se desarrolla la intervención se configura como la yuxtaposición de tres realidades diferenciadas. La primera es la propia sede colegial, proyectada por el arquitecto Leandre Albarada en 1880; la segunda es una edificación residencial, probablemente contemporánea de aquella y contigua a la misma, físicamente unidas entre sí aunque escasamente articuladas. El tercer componente es un solar situado en la parte posterior, en el que recaerá gran parte del protagonismo de la ampliación, resultado de un proceso de recomposición urbana que permitirá la recuperación de la traza del antiguo pasaje que fija la fachada posterior del conjunto.

El programa funcional que se planteaba incluye, además de los elementos administrativos exigidos por la gestión cotidiana de la institución, dos requerimientos fundamentales; por una parte, unas funciones representativas e identificativos de gran importancia en una institución colegial como la promotora de la actuación y, por otra parte, la necesidad de prever el archivo sistemático de un elevadísimo número de legajos y documentos provenientes tanto de los archivos históricos conservados por la institución como de la gestión ordinaria de las notarías de la ciudad.

El problema se planteaba en términos sumamente simples: reformar y ampliar a finales del siglo XX un edificio realizado hace más de cien años y ampliado posteriormente. La dualidad entre modernidad y clasicismo ha fijado el entorno básico en el que se ha movido el discurso proyectual. En relación a la intervención en la construcción decimonónica, la primera preocupación fue subsanar lo que aparentemente no pudo realizar en su momento el arquitecto por falta de suelo disponible, pero que en su planta de distribución insinuaba perfectamente: desarrollar todo el edificio en tres crujías perfectamente ordenadas en torno a un patio central. Esta operación, unida a la reordenación del núcleo de comunicaciones verticales, fijó los elementos básicos de la reforma del edificio existente.

Aquella misma dualidad entre modernidad y clasicismo se plantea en la ampliación por la parte posterior y, de modo muy concreto, en su fachada exterior. El entorno, la normativa vigente y su condición de ampliación de una edificación existente conducía a un ritmo de huecos tradicional y a un tratamiento epidérmico del paramento, la piedra, que resolvía la integración en el contexto urbano de forma inmediata. La funcionalidad, el giro en planta y el uso de los espacios interiores propiciaban un tratamiento mucho más actual, con ámbitos de grandes luces y espacios diáfanos. Esta aparente contradicción se resolvió con una doble fachada, con una falsa piel exterior, “tradicional” en piedra de la Sèna flameada, y otra interior resuelta con un muro cortina acristalado. A partir de este mismo criterio de dualidad, se propuso que el edificio origina perdiera prácticamente toda su funcionalidad cotidiano, quedando relegado a roles meramente representativos y trasladando todo el funcionamiento y la gestión habitual al edificio de nueva planta. Así, en sus tres niveles interiores se disponen respectivamente la sala de actos, las oficinas generales y la biblioteca.

En la intervención en la construcción del pasado siglo se adoptó el criterio de conservar y restaurar sus elementos tradicionales con la utilización de materiales clásicos – mármoles, estucos, maderas, latones, etc. – hasta llegar incluso al rediseño de un de la piezas claves del edificio, la escalera imperial en mármol de Carrara, reproduciendo exactamente la original del siglo XIX con sus balaustres, cornisas, columnas, pasamanos, etc. Por el contrario, en la edificación de nueva planta se adoptan soluciones innovadoras, tanto desde el punto de vista tecnológico como conceptual; combinaciones de materiales de procedencia tan distinta como los mármoles de Carrara con los encintados de mármol rosa de Girona, los trabajos de marquetería combinando la ukola con el simple roble, los vidrios arenados reproduciendo las mismas formas de la marquetería, permitían definir lenguajes aptos tanto para espacios que contaban con cien años como para ámbitos absolutamente contemporáneos.

  • FACHADA POSTERIOR Edificios de oficinas de estilo moderno de ESTUDIO DE ARQUITECTURA Moderno

    FACHADA POSTERIOR

  • SALA DE ACTOS Edificios de oficinas de estilo moderno de ESTUDIO DE ARQUITECTURA Moderno

    SALA DE ACTOS

  • ARCHIVOS Edificios de oficinas de estilo moderno de ESTUDIO DE ARQUITECTURA Moderno

    ARCHIVOS

  • ARCHIVOS Edificios de oficinas de estilo moderno de ESTUDIO DE ARQUITECTURA Moderno

    ARCHIVOS

  • OFICINAS Edificios de oficinas de estilo moderno de ESTUDIO DE ARQUITECTURA Moderno

    OFICINAS

  • ESCALERA PRINCIPAL Edificios de oficinas de estilo clásico de ESTUDIO DE ARQUITECTURA Clásico

    ESCALERA PRINCIPAL

  • DETALLE MOBILIARIO Edificios de oficinas de estilo moderno de ESTUDIO DE ARQUITECTURA Moderno

    DETALLE MOBILIARIO

Admin-Area