Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Diseño de casas oriental: Un estilo japonés que te inspirará

Silvia Pino Silvia Pino
Loading admin actions …

En japonés, Wabi-Sabi es un concepto que pone en valor la sencillez de las cosas, el minimalismo, la pureza. Una forma de vida que se traslada también a los espacios, y por supuesto, a la arquitectura residencial. Hoy os presentamos un ejemplo de arquitectura japonesa que se caracteriza precisamente por ser una vivienda en la que la funcionalidad prima sobre la ornamentación; y los materiales naturales, el juego de luces y la armonía definen los espacios.

Vamos a entrar en el hogar de una pareja joven con niños, cuyo principal interés consistía en diseñar una vivienda con un amplio espacio central común, donde poder compartir el tiempo con los demás. Por eso se van a mezclar bajo un mismo techo, el salón, el comedor, la cocina, y la zona de juegos, trabajo y lectura.

Un proyecto firmado por el equipo de expertos japonés Miyuki Design que no os va a dejar indiferentes.

Una construcción ligera y sencilla

La vivienda se ha diseñado bajo una estética de sencillez que la ha llevado a adoptar la imagen de bungalow que vemos en la fotografía. Parece que el interior se separara de la cubierta y de las paredes, como si estas fueran un caparazón ligero, una envolvente cuyo objetivo es únicamente proteger. Esta sensación se crea gracias a los huecos que vemos en los laterales, y también a las fachadas definidas por finas losas de hormigón. La cubierta en forma de pirámide pasa prácticamente desapercibida hacia el exterior. Algo que no sucede en el interior, como veremos más adelante.

El gran espacio común

En esta imagen vemos una de las zonas del gran espacio común con el que cuenta la vivienda. Aquí van a tener lugar casi todas las actividades diarias, por lo que diseñar una buena entrada de luz era fundamental. Como vemos, la estancia se ilumina tanto por el acceso directo al jardín como por un lucernario ubicado justo en la cúspide de la cubierta, que además, sirve como un bonito mirador hacia las estrellas. La madera, material usado por excelencia en la arquitectura japonesa, es la que reviste la mayor parte de las superficies. La vemos en el parqué, en la cocina, en las sillas del comedor. E incluso el interior de la cubierta se reviste de paneles de este material natural.

De esta forma el espacio común, no solo es funcional y acogedor, sino que ha conseguido una conexión directa con la naturaleza a través de los materiales, el juego de luces y las aperturas, haciendo casi imperceptible la línea que separa el exterior del interior.

Compartiendo más rincones

Ahora nos hemos situado en otra esquina del espacio central, desde la que seguimos viendo la cocina y el comedor. No hay particiones, ni puertas. El pavimento sigue siendo el mismo, también los paneles de madera del techo, y la iluminación y las paredes blancas. El espacio es continuo. Pero sin embargo se han generado rincones en los que definir nuevas funciones y usos. Como el nicho que vemos en la esquina, delimitado por un armario y donde se ha ubicado un sencillo escritorio. Este espacio abierto podría usarse perfectamente para hacer los deberes, o para trabajar. Pero también como vestidor, o sala de juegos. 

El elefante Eames, de la colección Charles & Ray Eames es la atracción de la habitación. Un juguete para los más pequeños y una preciosa pieza de diseño para los mayores.

Suficiente espacio para mantener el orden

En una vivienda como esta, en la que apenas hay muebles y en la que la luz se dispersa por cada rincón gracias a la sencillez y ausencia de paredes, es necesario mantener un orden constante. Como vemos en la imagen, la vivienda cuenta con grandes muebles destinados a almacenar todo lo que no debería estar a simple vista. Eso sí, son piezas que mantienen la estética de toda la casa, de líneas sencillas y revestimiento de madera.

Un dormitorio muy especial

El dormitorio se ha diseñado según la tradición japonesa del Tatami. Que no supone solo la colocación de esta estera, tradicionalmente de paja. Sino también diseñar según las medidas constantes del Tatami, que van definiendo el resto de proporciones del espacio. Una mala colocación este o un número erróneo de módulos, supone atraer la mala suerte. Según cuenta la leyenda.

Pura armonía

El baño es un remanso de paz. Las líneas minimalistas y sencillas vuelven a aparecer en esta estancia, en la que el blanco se combina con el verde pastel de las paredes. Los muebles son escasos y sencillos y el gran espejo multiplica la luz que entra por la ventana superior conectada al espacio común. Una combinación muy relajante de colores, luces y materiales que se completa gracias al pequeño jarrón de cristal verde.

¿Os fascina la arquitectura japonesa? Si es así, no os perdáis este artículo sobre sus características principales: ’Sayonara, nos vamos a Japón a conocer su arquitectura’.

¿Qué pensáis sobre la distribución de la vivienda? ¿Os gusta la idea de reunir bajo un mismo espacio tantas funciones? 
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!