Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Colores para habitaciones sin complejos

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Cuando nos ponemos a decorar nuestro hogar miles de ideas nos recorren la mente. Imágenes que hemos visto en revistas, en hoteles o en bares de diseño. Ambientes arriesgados y originales que a la hora de la verdad no nos atrevemos a llevar a cabo. Sin embargo, esos complejos e inseguridades a la hora de diseñar un interior desaparecen cuando el que está al mando es un profesional. Y es que si algo se le puede decir a los diseñadores de interiores es que son capaces de traducir nuestras ideas en realidades y no dejarlas, como nos suele ocurrir a nosotros, en simples ilusiones.  

Hoy presentamos un proyecto diferente, con paredes de colores arriesgados que sin duda llamará la atención de muchos. Una idea que muchos aprobarán pero que pocos se atreverán a llevar a término. Por suerte, el encargado de esta reforma no fue el dueño, sino la diseñadora de interiores francesa Laurence Faure. Este pequeño y acogedor apartamento en la zona de la Borgoña, acabó convertido en un lugar mágico y colorido, con un toque naif a medio camino entre los escenarios que proyecta Jean Pierre Jenet en su célebre Amélie y los interiores al más puro estilo Almodóvar.

Como las plumas de un pavo real

Al asomarnos a la sala principal de este coqueto apartamento descubrimos un interior luminoso, colorido y brillante que combina una variedad de texturas, detalles gráficos y delicados elementos decorativos. El nombre del proyecto -el apartamento Plume de Paon- ya nos anuncia cuál es la inspiración que han seguido los diseñadores: los colores vivos que encontramos en la majestuosa cola del pavo real. 

No obstante, a pesar del primer impacto visual que este interior nos provoca, lo cierto es que se ha buscado el equilibrio, donde además de los colores intensos también encontramos algunos materiales naturales, como la madera en bruto del suelo y o los colores crudos y el trabajo textil de las diversas piezas de mobiliario. Por otro lado, se ha contrastado la intensidad de las paredes de colores cálidos como el amarillo limón, o las superficies en tonos canarios en oposición a los colores fríos como los azules y turquesas. Además, para aligerar esta explosiva mezcla se ha mantenido el techo de blanco, para dejar así que el interior respire. 

Comedor ácido

Observamos en detalle los distintos elementos decorativos del comedor. Lo más llamativo es sin duda la lámpara que cuelga en el techo y que le da un aire colonial y exótico al espacio.  Los cuadros reflejan los colores base de la habitación, el amarillo, el turquesa y los colores crudos. Por último la elección de la mesa sigue criterios a medio camino entre lo vintage y lo industrial, con una mesa de hierro forjado y cerámica vidriada a la que le acompañan un juego de sillas Eames, un clásico del diseño moderno, que aquí se han coloreado de mostaza y negro. 

Cada zona su color

Esta imagen nos puede ayudar a imaginar mejor el interior colorido de esta casa. Cada área necesita de un ambiente diferente, por eso cada una tiene un color: el dormitorio es lila, el cuarto de baño amarillo y la cocina turquesa. Además de los colores de la pared, que marcan el grueso de la decoración, aquí también se han tenido en cuenta los pequeños detalles, como la fila de pequeñas esculturas entre los marcos de las puertas o los expresivos cuadros de las paredes -que reflejan los colores del espacio- y diversos accesorios que iluminan y dan una sensación más acogedora al espacio.

Sala y antesala

Avanzamos ahora unos pasos y abandonamos la habitación principal rumbo al dormitorio. Pero lo que encontramos justo antes es una antesala que ha sido utilizada aquí como una zona de estudio. A este espacio se le ha dado continuidad con el color turquesa. Para iluminar esta antesala se ha creado una llamativa ventana a la que se ha encuadrado en madera sin pintar, lo que crea un bonito contraste entre esta y la pared. Aquí también la decoración, donde destaca una rama cargada de pájaros, es única y pintoresca.

Un baño con mucho sol

Entrar en el cuarto de baño es como hacerlo en un mundo totalmente diferente. Aquí, las paredes, tan amarillas como el sol, iluminan y llenan de energía esta pequeña habitación. Se crea así una atmósfera cálida y agradable, donde tampoco faltan los detalles curiosos, como el pequeño bañador de intenso rojo que ha sido enmarcado y colgado en la pared como el más original cuadro contemporáneo. 

La elección del color amarillo no es casual, ya que aunque no lo parezca a simple vista, este luminoso cuarto de baño carece de ventana, por lo que así se ha intentado llenar de sol una habitación de primeras bastante oscura. 

¿Te gustan las paredes de colores en el baño? Te proponemos otros tonos en el artículo Colores para el baño.

¿Te atreverías con estos colores en casa?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!