homify 360°: una vivienda inclinada en Japón

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Tenemos que confesaros que tenemos una debilidad por la arquitectura japonesa contemporánea porque ofrece proyectos tanto equilibrados como innovadores, cómodos como refinados y sofisticados, pero sin ser pretenciosos. No nos sorprende, Japón es el país con más arquitectos registrados  por habitante. Hecho que obliga a los profesionales a sobresalir y tratar de ofrecer a sus clientes proyectos únicos y personalizados. Por tanto, cada proyecto nuevo supone una oportunidad para explorar los límites de lo conocido y peculiar en la arquitectura doméstica, para explorar lo no convencional.  

Así que otra vez más nos encontramos en Japón para redactar este homify  360°. Exacatamente en Sayo, en la prefectura de Hyogo, y a aproximadamente dos horas de las conocidas ciudades de Kyoto y Osaka. Los arquitectos del estudio Den Nen Arquitectura (DNA) dieron forma este proyecto doméstico con el fin de cumplir las necesidades de una pareja de jóvenes. A través de las imágenes vamos a descubrir más sobre esta vivienda: un proyecto que sabe cómo sacar provecho de las limitaciones de su emplazamiento para generar una carcasa más que interesante.

Cubierta inclinada

La primera cosa que salta a la vista de esta hermosa fotografía nocturna es claramente la pronunciada inclinación de la cubierta, similar a la topografía natural del terreno. De hecho, entre la parte delantera y trasera de esta casa existe un desnivel de más de altura que una planta (unos cinco metros, aproximadamente). Ante este accidentado terreno, los arquitectos realmente tenían sólo dos opciones: o negarse a esta particular topografía, cavando en la tierra o flotando sobre este, o trabajar en armonía con su contexto. Afortunadamente, eligieron la segunda opción y optaron por definir un proyecto que abraza suavamente el accidentado suelo. 

Además, observamos que la arquitectura del edificio y su estructura de madera vista tienen un carácter contemporáneo, con su apertura y su acabado en negro uniforme, conservando elementos de la arquitectura tradicional japonesa en su forma de articularse y sus proporciones.

Un frente con bisagras

Tras un movimiento radical de postura, nos enfrentamos a la parte delantera del edificio, que contrasta fuertemente con la cubierta posterior, mostrada en la fotografía anterior. Si antes era sencilla, abierta y aireada, estamos aquí confrontados a una parte de la vivienda mucho más articulada y compleja: un enorme muro de hormigón visto ancla el proyecto en tierra y le da un carácter mínimo. Pero este gesto se rompe a través de una puerta a la izquierda que da acceso al patio. El volumen negro extruido y el muro transversal de hormigón a la derecha añaden dinamismo a la composición. Esta disposición más cerrada permite dar más privacidad a los espacios interiores próximos al espacio público de la calle. 

Por otra parte, este punto de vista nos permite apreciar la cubierta a dos aguas que parece elevarse sobre el resto de la construcción de manera misteriosa. Hay que tener también en cuenta el tratamiento lineal de la estructura, que se compone de un sistema de vigas de madera que sobresalen ligeramente sobre las muros exteriores, característica que deriva de la tradición japonesa.

Organización en bandejas

La sección transversal de la vivienda es un valioso documento gráfico para comprender la organización espacial del proyecto. De hecho, así podemos tomar conciencia de la fuerte pendiente entre la parte delantera y trasera del edificio y entender el juego de bandejas que conforman los espacios interiores, todos interconectados físicamente por una serie de escaleras y terrazas que visualmente se abren al resto de la casa.

El edificio se configura a través de dos volúmenes escalonados, unidos por la esquina y de dos patios. El volumen situado en la parte alta acoge espacios abiertos y públicos, tales como la cocina, el comedor y la sala de estar. El de la parte inferior, por su parte, alberga las áreas de servicio, como el cuarto de baño y el vestidor, y espacios de uso privado como dos dormitorios y un espacio de oficina.

Comedor

Ahora dentro de la casa, se puede disfrutar de las cualidades espaciales del lugar. Una vez más, el protagonista del espacio es, por supuesto, la inclinación marcada tanto por el dinamismo de su pronunciada pendiente como por el conjunto de vigas de madera pintadas de negro. Los paramentos interiores tienen la misma tonalidad oscura y mate que contrasta con el brillo del pavimento de madera natural.  

Además, los grandes huecos de la zona común de la cocina y el comedor conectan con el aire exterior a través de la terraza adyacente, y abren vistas con el hermoso paisaje verde. Existe en realidad un encanto pintoresco en todo esto gracias a la omnipresencia de la madera, el entorno natural de la casa y la estufa de leña que se encuentra a la derecha de la foto.

Espacios de vida

El juego con planos en diferentes niveles zonifican los espacios interiores sin tener que instalar muros o particiones verticales. Por lo tanto, el espacio de la cocina y el comedor tiene vistas a la sala de estar con una disposición abierta más contemporáneo. Aún se observa repetición en el uso de materiales de revestimiento: la mayoría de las superficies de madera se pintan en negro, mientras que los elementos en madera desnuda atraen a la la luz y brillan. En esta dicotomía de techo oscuro y suelo claro, la pequeña escalera en el centro de la foto muestra la materialidad misma de la tierra de manera suave y consistente. A la vez simple y sofisticado, hay una atmósfera serena que flota en esta sala y, probablemente derivada de la utilización inteligente de las proporciones y las escalas.

Dormitorio principal

Tras un rápido avance, finalmente nos situamos en el dormitorio principal para observar un diseño ligeramente diferente que nos permite apreciar el buen trabajo que estos arquitectos han llevado cabo en los espacios interiores de esta vivienda. Tomamos nota de que este espacio es mucho más cerrado que los espacios de vida, proporcionando un sentido más íntimo de privacidad. Además, para proporcionar una buena iluminación, las paredes se pintan de colores brillantes y claros y además, se aprovecha de la generosa altura del techo, de nuevo debido a la fuerte inclinación, para abrir huecos desde los que observar el entorno.

Esta imagen completa nuestra visión general por la casa. Si estás interesado en la arquitectura japonesa, quizá pueda interesarte este otro proyecto sobre el ganador del Premio Pritzker 2014, Shigeru Ban

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!