Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

7 aspectos a tener en cuenta para no salir nunca de la cama

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

¿Sabías que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo? Para llegar a esta conclusión no hace falta echar mano de un sesudo estudio de la universidad de Oxford, basta con sacar los dedos y ponerse a contar. Si dormimos una media de 8 horas -eso los afortunados- durante toda nuestra vida y vivimos una media de 85 años las mujeres y 79 los hombres, eso quiere decir que dormimos unas 230.000 horas, o lo que es lo mismo… ¡unos 26 años! 

Así que si vamos a estar tanto tiempo metidos en el dormitorio, ¿no estaría bien que invirtiéramos un poco más en convertir esta habitación en la más agradable de la casa? Invertir en un colchón cómodo es esencial para nuestro sueño y para nuestra salud. Además tenemos que elegir tonalidades suaves que nos ayuden a dormir mejor y rodearnos de una decoración que nos haga sentirnos a gusto. Por supuesto que estos factores tienen una parte subjetiva importante, que varía según cada persona. Algunos prefieren tonos claros, cortinas poco tupidas y persianas alzadas para hacer el proceso natural de despertarse con el sol un poquito más fácil. Otros prefieren la oscuridad total, los tonos oscuros y las persianas bajadas no solo para conciliar mejor el sueño, si no para no despertarse con el primer rayo del sol de la mañana. Los hay que prefieren una decoración cargada, para dormir bien arropados por todos sus objetos personales, y los hay que cuanto menos, mejor y optan por un concepto mínimo que les ayude a conciliar el sueño y olvidarse de las preocupaciones. 

Por eso damos 7 buenas razones para no salir de la cama. Porque aunque parezca mucho tiempo el que pasamos en la cama, seguro que a todos nos gustaría pasar un poco más…

1. El colchón

Dormitorios de estilo  de Loaf
Loaf

Top Dog Mattress

Loaf

Reconozcámoslo, ni en la playa más paradisíaca del mundo se está mejor que en la cama. Vale que ahí tenemos el sonido maravilloso de las olas, pero también el calor excesivo del sol, la arena colándose por los rincones más insospechados, los niños gritando al lado…  

La cama, sin embargo, es como un santuario. Por eso la elección del colchón es fundamental, y antes de comprarlo merece la pena invertir un poco de tiempo en investigar qué material, grosor y dureza nos conviene más. No a todos nos va bien lo mismo, ya que dependiendo del peso necesitaremos uno u otro tipo. Lo mejor es decidirse por uno que no sea demasiado duro, pero tampoco demasiado blando. La cama es el lugar donde nuestro cuerpo descansa, así que procurémosle un descanso adecuado. 

2. Los cojines

Y si el colchón es importante, la almohada también. Todo lo que hemos dicho a la hora de elegir un colchón se aplica también para la almohada. Pero además también tenemos que tener en cuenta los cojines. Cuantos más mejor. No solo porque estéticamente son bonitos, también porque hacen más confortable y apetecible el espacio. 

3. Un buen libro

Dormitorios de estilo  de homify
homify

Quarcity

homify

Leer antes de dormir nos relaja y nos ayuda a conciliar el suelo, pero hacerlo con el sol entrando en la habitación, antes o después de desayunar es un placer que deberíamos permitirnos al menos un día a la semana. Tanto si lo hacemos por la noche o en nuestro día libre, no nos olvidemos de asegurarnos que tenemos la luz adecuada para no forzar nuestra vista así como de colocarnos cojines a nuestra espalda y ponernos en posición de L

4. Las ventanas

Un dormitorio, para que sea agradable, tiene que estar bien ventilado, ya que la circulación de aire fresco evita problemas de salud. Y es que virus, moho, ácaros e incluso hongos se acumulan en el dormitorio si mantenemos las ventanas y las puertas siempre cerradas. Esto se aplica también a la ropa de cama, así que mantén un buen rato la ventana abierta de la habitación antes de hacer la cama para dejar así que sábanas y edredón se ventilen correctamente. 

5. Todo a mano

Seguro que más de uno se pregunta qué nos obliga a salir de la cama cuando suena el despertador. La respuesta, en la mayoría de los casos, es la misma: el trabajo. Pero, ¿y si pudiéramos tenerlo todo a mano? Una oficina en el dormitorio no es nada recomendable, pero en este mundo utópico que hemos creado si no queremos salir de la cama, contar con un dormitorio donde lo tengamos todo a mano puede ser muy práctico.  Si además contamos con un televisor justo en frente, el ocio, además del trabajo, está asegurado.

6. El estilo

Cada uno debe encontrar su propio estilo a la hora de decorar un dormitorio del que no querer salir jamás. Nosotros hemos elegido uno al más puro estilo japonés. Quizá no es adecuado para todo el mundo, pero nosotros hemos probado a dormir en un tatami y ya sabemos por qué es tan porpular en el país del sol naciente. Es innegable que tiene una serie importante de beneficios: sirve para corregir la mala postura, mejora la circulación sanguínea y previene dolores de espalda y cuello, entre otros. 

7. Una buena compañía

Lo hemos puesto en última posición, aunque quizá debería ir el primero en la lista. Con buena compañía sobran los motivos para quedarse siempre en la cama.

Te damos más consejos para que tu dormitorio se convierta en la mejor habitación de la cama en el artículo Ideas para el dormitorio

¿Cuál es para ti la habitación más importante de la casa?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!