homify 360°: una granja convertida en casa rural

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Hubo un tiempo en que todo lo que procedía del mundo rural era considerado atrasado y todos nos rendíamos al encanto de lo moderno. La velocidad, las luces, el más lejos y más alto todavía eran el no va más, el futuro. En los últimos años, sin embargo, todos, en mayor o menor medida, nos hemos dado cuenta de que el verdadero futuro pasa por el campo. De ahí que se hayan vuelto tan populares los huertos en casa, los cursos de micología, las escapadas al campo y los fines de semana en una casa rural. Se trata de un tímido resurgir de lo rústico frente a lo moderno. 

Nuestro homify 360° nos lleva hasta la región italiana de Trentino, un lugar de grandes montañas e intenso verde donde una adorable casa de campo nos ha conquistado el corazón. Se trata de una antigua granja reformada que, sin embargo, no ha perdido un ápice de su aspecto rural. Como si de una casa de cuento se tratara, este edificio muestra orgulloso su arquitectura de piedra rodeado de un paisaje sencillamente espectacular. Un lugar familiar perfecto tanto para huir de los calores del verano como para acercarse a las estaciones de esquí que se encuentran en la zona.

Una planta cuadrada

Al acercarnos a esta casa lo primero que percibimos es su alma rústica y su aspecto sólido, que descansa sobre una planta cuadrada simple de dos plantas con aspectos muy diferentes entre sí. La planta baja es compacta, con ventanas que repiten el patrón geométrico de la planta superior pero con un tamaño mucho más pequeño que las de arriba. El segundo piso se abre mucho más al exterior con unas enormes ventanas, bien preparadas para combatir el frío con sus contraventanas de madera. La orografía del terreno esconde, sin embargo, un secreto que descubriremos en la siguiente foto.

Para la nieve

El desnivel del terreno obliga a que la parte trasera de la casa, en contraste con la delantera, sea de una sola planta. Son dos caras diferentes de un mismo edificio, de ahí que la mayoría de los elementos se mantengan: el uso de la piedra como material de la pared y la utilización de madera en la parte más superior de la fachada y en las ventanas. El techo a dos aguas, realizado así para enfrentarse a las nieves que gran parte del año cubren el paisaje, se ve diferente en una y otra cara. En la parte trasera, tal y como apreciamos en la foto, el tejado se alarga hasta casi tocar el suelo, creando un espacio no habitable pero muy práctico para la acumulación de madera. 

El salón

Al entrar en el salón, lo que nos recibe en un olor a madera y a chimenea que a los incautos habitantes de ciudad seguro que nos parece el mejor de los aromas. No es de extrañar, la madera es la protagonista indiscutible del interior: unas robustas vigas que lo invaden todo, una pared revestida de madera, un acogedor suelo y las prácticas escaleras que conectan una y otra planta. Junto a la chimenea de piedra se encuentra el único punto de color de la habitación: el sofá azul aterciopelado que, como el resto de la casa, te invita a olvidar las tensiones de la ciudad en este acogedor espacio. 

El cuarto de baño

Aunque sin dejar totalmente de lado la madera, que sigue siendo el material principal de este cuarto de baño, lo más llamativo aquí es el alicatado verde que se ha utilizado en suelo y bañera. Un toque de color brillante e intenos que, al igual que ocurría en el salón, le da un toque moderno y luminoso. 

La cocina

En la cocina este detalle sorprendente que mostramos en la fotografía nos ha llamado especialmente la atención. Bajo una encimera nueva, con materiales reutilizados, se ha colocado una estufa alimentada por madera. Seguro que en ningún sitio como aquí conseguimos que los guisos sepan exactamente como los de nuestras abuelas. 

Un detalle de la fachada

Volvemos al exterior de la casa para mostrar una parte de la estructura de la misma fundamental. Se trata de la parte superior de la casa, un espacio donde el tejado a dos aguas crea un interior abuhardillado perfecto para la creación de un dormitorio. Aquí los trabajos de reforma han convertido lo que en los años cincuenta era una pared de ladrillo y cemento en una llamativa superficie con tablones de madera separados que sustituyen las ventanas por delgados huecos donde la luz pasa sin problemas. Lo que ocultan estos listones es un cerramiento de vidrio al que solo tenemos acceso desde el interior de la vivienda.

El dormitorio

Como ya anunciábamos en la foto anterior, un cerramiento de vidrio en forma triangular crear un ambiente muy especial. La luz y la madera son las protagonistas de un dormitorio lleno de encanto y romanticismo que nos hará sentir como si hubiéramos encontrado la casa de los enanitos de Blancanieves. En este espacio son los materiales los que decoran la estancia, ya que la austeridad de complementos apenas se ve rota por un cabecero de la cama, unas cortinas y los cojines que descansan sobre la colcha de colores. 

Si quieres seguir leyendo sobre casas rurales, no te pierdas el libro de ideas Casas con olor a pueblo.

Y tú, ¿eres más de campo o de ciudad?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!