Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Antes y después: una restauración que transformó una casa rural

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Además de construir proyectos desde cero, muchos arquitectos dedican sus esfuerzos y su creatividad a reformar viejos edificios y devolverlos a la vida. Viviendas por las que ha pasado el tiempo y que se convierten en el punto de partida de nuevos proyectos y propuestas. Modernizar una casa manteniendo su aire antiguo se convierte de esta forma en un juego de malabares donde hay que poner en la balanza lo viejo y lo nuevo. A veces arrasar con todo no es la solución y más nos vale saber reconocer los diamantes en bruto que toda vivienda esconde. 

En este libro de ideas descubrimos un proyecto rural que ha reformado una vieja casa borrando algunas de sus huellas y manteniendo otras. ¡Empezamos!

Antes: una casa en ruinas

El tiempo es traicionero y a veces se ceba más con unos edificios que con otros. Con la casa a la que le dedicamos este libro de ideas había sido cruel, arrancando partes de la fachada, pero sobretodo acabando con el techado. Las obras buscaban transformar la casa sin que esta perdiera el encanto rural que poseía antes de convertirse en una ruina.

Ahora: una casa rural moderna

Siguiendo la estela marcada por el proyecto original, la fachada ha sido totalmente renovada, añadiendo mucha más piedra de la existente previamente. El tono blanco encalado de la construcción anterior ha desaparecido y aunque la vivienda es ahora mucho más moderna presenta un aspecto más tradicional. El proyecto ha sabido modernizar lo viejo, darle un nuevo aire sin que pierda su encanto.

Antes: un viñedo abandonado

La parte trasera de la casa contaba con una buena cantidad de metros cuadrados que se extendía a sus pies. En estos campos hubo un tiempo en que, seguramente, se recogió uva y se hizo vino, pero sin cuidados las cepas se habían echado a perder. El exterior merecía también una reforma.

Ahora: césped, césped, césped

Lo que el propietario quería era un espacio diáfano y verde, por lo que se alisó parte del terreno y se llenó de césped. Sin duda una opción más cómoda que seguir manteniendo el viñedo, aunque en cierta manera esas plantas le daban mucho más carácter al espacio exterior del que ahora tienen. Ahora bien, el manto verde nos da también muchas posibilidades y permite a la vivienda respirar con su terreno exterior.

Y una terraza bajo techo

Al eliminar los árboles, el jardín se ha convertido en una explanada, por lo que era fundamental tener una zona resguardada del sol. De ahí que se haya construido una terraza cubierta en la que poder instalar un salón exterior donde juntarse con la familia durante el verano.

¿Más reformas rurales? Te recomendamos esta: De la ruina a la vida: la rehabilitación de una casa rural

¿Qué te ha parecido la reforma de esta vivienda rural?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!