De casa pasada de moda a vivienda chic

María Bausán María Bausán
Loading admin actions …

Las modas van y vuelven, pero nunca lo hacen de la misma manera por eso siempre llegamos a un punto en que nuestra vivienda, que tan moderna en su tiempo fue, acaba luciendo tan anticuada y vieja que nos pide a gritos una reforma. Con suerte algunos de los elementos de la casa podrán mantenerse -¡se habrán puesto de nuevo de moda!- pero otros habrá que cortarlos de raíz. Incluso algunos que han vuelto, como el papel de pared, no lo habrá hecho de la misma manera y tocará raspar la pared para cambiar su aspecto. Es imposible negarlo: las reformas dan mucha pereza. Pero eso no debe ser una excusa, puesto que hay otro punto del que no podemos prescindir: por muy dura que sea la reforma… ¡siempre merecerá la pena! 

Es el caso de esta vivienda, donde los arquitectos de interiores encargados del cambio han llevado a cabo una espectacular transformación. ¡Vamos a verla!

Antes: todo forrado

Antes de ver en qué se ha convertido este apartamento echamos un poco la vista atrás con esta primera imagen. Papel pintado en la pared… ¡y también revistiendo las vigas! Algo muy difícil de aceptar en estos tiempos que corren. Para colmo lo que recubre el pavimento de la vivienda no es otra cosa que la denostada moqueta.

Calidez en madera

El papel pintado ha desaparecido y la moqueta, afortunadamente, también. Lo que nos encontramos ahora en su lugar es un material noble y mucho más cálido: ¡la madera! Se ha liberado el techo y se ha pintado de blanco para dar una mayor sensación de amplitud. Además la madera no lo recubre todo, para no resultar demasiado cargante. Solo lo hace con la pared principal del salón y con el suelo del mismo.

Menos es más

Pocos muebles pero muy bien elegidos en este espacio singular con aire elegante y piezas de diseño con cierta inspiración retro. La cocina se presenta como un espacio aislado del salón pero comunicado con este a través de un hueco que permite que la luz fluya libremente en una y otra dirección.

Un comedor con influencia escandinava

La actualización de esta vivienda viene de la mano del espíritu escandinavo. No solo el uso de la madera suave como material clave de la casa, también los diseños de algunas piezas, como las sillas o la discreta mesa en la que metal y madera se mezclan de manera elegante en este bonito comedor. Más tonos suaves para las cortinas que recubren las ventanas y las lámparas de inspiración nórdica que penden del techo.

Equilibrio y funcionalidad

La elegancia no está, ni debe estarlo, reñida con la funcionalidad y es precisamente esa búsqueda de lo práctico lo que nos lleva a la siguiente habitación. De nuevo una pared de madera imprime un toque hogareño a este dormitorio con vestidor. Dos barras se convierten en el lugar idóneo para depositar la ropa.

Un aseo que nos recuerda a una sauna

Por último le echamos un vistazo al aseo, donde no falta la nota de madera que ha estado presente en cada rincón de esta casa. En este caso se convierte en la pared donde apoyar el váter, pero que además dibuja su propio espacio de almacenamiento en este cubículo que nos hace sentir a punto de entrar a una sauna en medio de Finlandia.

Si quieres leer más del estilo escandinavo te recomendamos el artículo La calidez del estilo nórdico: una vivienda en Barcelona

¿Qué te parece esta transformación?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!