Cestos de mimbre por toda la casa

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

Las cestas de mimbre suponen un elemento decorativo y muy útil en cualquier lugar de la vivienda. La tradición de la cestería se remonta a tiempos del Neolítico, cuando el hombre aprovechaba todo aquello que le ofrecía la naturaleza, y descubrió unos arbustos a las orillas de los ríos de los que podía conseguir fibras vegetales para fabricarse ciertos enseres. Básicamente con el mismo objetivo que los cestos que usamos en nuestra casa. Es decir, para almacenar y transportar cosas. Ese arbusto no era otro que el mimbre, una planta de la familia de los sauces, que desde entonces y hasta hoy en día se ha usado por los cesteros, dada la flexibilidad de las ramas frescas durante el proceso de trabajo y la resistencia que alcanza una vez tejidas y dejadas secar.

Un baño rústico

Conjunto de baño de 140 en blanco envejecido: Baños de estilo rústico de ARTEHOGAR
ARTEHOGAR

Conjunto de baño de 140 en blanco envejecido

ARTEHOGAR

Si optamos por decorar nuestro cuarto de baño en un estilo rústico se convierte en imprescindible la presencia de cestos de mimbre. En la foto vemos diferentes modelos y usos. Desde el gran canasto para echar las toallas usadas hasta una pequeña papelera, sin olvidar otros cestos que se convierten en una especie de prácticos cajones para guardar allí productos dermatológicos, de higiene y de cosmética. Las posibilidades de transformación del mimbre hace que se le puedan aplicar distintos tonos de color para que se integren no solo en los baños más rústicos sino que también tienen cabida en otros de aires más mediterráneos, vintage e incluso en los más modernos.

Cestos grandes y pequeños

En cualquier tienda de decoración y de menaje que se precie habrá cestas realizadas con mimbre. Las grandes cadenas comerciales nos ofrecen productos de manufactura prácticamente industrial y en serie. Sin embargo, todavía quedan artesanos que mantienen vivo su oficio y hacen evolucionar el arte de la cestería. Un buen ejemplo es la Cestería Mendibil de Llodio en Álava, que ofrece multitud de modelos de cestos realizados con esta fibra natural.

Rústicos pero también muy modernos

Baños de estilo moderno de Oggetto
Oggetto

Linen Washcloths in Macrame Basket

Oggetto

Un uso tradicional para los cestos de mimbre es para guardar toallas y otros elementos del baño. Hay cestos de mayor o menor tamaño, los hay circulares o de ángulos rectos. Algunos tienen una presentación en crudo con los colores naturales del mimbre o aparecen tintados en diversos tonos. También pueden estar forrados en su interior con telas o sin ellas. En definitiva, el abanico de cestas de mimbre para colocar en el baño es amplísimo, tan solo hay que elegir el que más nos atraiga, y en este caso vemos uno de aires muy rústicos y tradicionales, que es capaz de integrarse en cualquier estilo de decoración, por muy moderno que sea.

Para casa y para el exterior

La versatilidad de los cestos tejidos con fibras naturales es innegable. Un mismo cesto puede permanecer en casa guardando en su interior las toallas, pero a ese mismo cesto le podemos añadir un bañador, la crema de protección solar y una revista para llevárnoslo a la playa o la piscina. Por eso algunos de estos elementos están muy adornados con otros materiales textiles, como en el caso que vemos en la foto, donde se ha hecho su forro con lana y un bordado para alegrar todo el diseño de esta útil bolsa.

Fibras vegetales para la leña natural

Leñero de esparto: Hogar de estilo  de Cesteria Aparici
Cesteria Aparici

Leñero de esparto

Cesteria Aparici

Un lugar muy habitual para que haya cestos de mimbre o de otras fibras vegetales son las bodegas de las viviendas rurales. Aquí vemos un cesto realizado con esparto, que junto al mimbre, es el segundo gran material natural de los trabajos de cestería. En este caso se trata de un cesto para almacenar la leña que pronto se quemará en la chimenea. La estampa no puede ser más rústica y hogareña.

Un resistente canasto

Canasto de mimbre redondo: Bodegas de estilo rústico de Cesteria Aparici
Cesteria Aparici

Canasto de mimbre redondo

Cesteria Aparici

En el ejemplo anterior hemos visto un cesto de esparto, pero los mismos artesanos de Cesteria Aparici, lógicamente también trabajan el mimbre. Este canasto es un buen ejemplo. La diferencia entre una y otra fibra natural radica en la flexibilidad final. Mientras que el esparto es más dúctil y deformable, en el caso del mimbre crea cestos más rígidos, igualmente resistentes y ligeros. Lo que ha de pesar es lo que se guarde en su interior, como en este caso que puede servir para ir echando basura para finalmente transportarla de forma muy sencilla al contenedor.

La ropa sucia al cesto

Piso Calle Princesa en Barcelona: Vestidores de estilo moderno de 4+1 arquitectes
4+1 arquitectes

Piso Calle Princesa en Barcelona

4+1 arquitectes

Un uso recurrente para las cestas de mimbre de un tamaño mayor es su empleo como lugar en el que echar la ropa sucia. Allí las prendas esperan su turno de limpieza, y su ventaja es que el tejido de mimbre no es completamente estanco, de manera que siempre hay aireación para que no se acumulen los malos olores y acaben impregnando las prendas, haciendo mucho más difícil su limpieza.

Un costurero típico

Costurero de mimbre y maquina de coser SINGER antigua.: Hogar de estilo  de Cesteria Aparici
Cesteria Aparici

Costurero de mimbre y maquina de coser SINGER antigua.

Cesteria Aparici

Cualquier caja o lugar de almacenamiento es susceptible de hacerse por un artesano de la cestería. Aquí vemos un costurero para guardar las bobinas de hilo, los alfileres y agujas, las tijeras y todo aquello para las labores relacionadas con los zurcidos y los bordados. Es un costurero muy elaborado, ya que posee remates en madera y tela, así como en su interior se han creado varios niveles y compartimentos. Es decir, es una elegante caja de herramientas para los útiles de costura.

Para la delicada ropa de tu hijo

A veces un cesto de mimbre se puede convertir en un verdadero baúl. En la imagen vemos un buen ejemplo. Un baúl adornado con motivos delicados como corresponde a la habitación de un niño pequeño. En él se pueden almacenar la ropa del bebé, o las necesarias y voluminosas bolsas de pañales, para tener un rápido acceso a ellos en cualquier momento. Esta idea cuadra perfectamente en este tipo de habitaciones infantiles y puede convivir a las mil maravillas con otro tipo de muebles como armarios o cómodas.

Y también para tu delicado hijo

Habitaciones infantiles de estilo  de MargotduB7
MargotduB7

Berceau en rotin

MargotduB7

El último cesto de mimbre que nombramos ya no es guardar cosas en su interior, ahora se trata de proteger a nuestro bebe. Con el mimbre se pueden realizar extraordinarias cunas como ésta. Una combinación de formas de tejer la fibra pueden darle una apariencia muy atractiva y tradicional a la cuna, con el encanto de la rusticidad que le aporta el mimbre.

¿En cuántas habitaciones de tu casa tienes alguna cesta de mimbre?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!