¡Las 5 mejores buhardillas que has visto nunca!

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Una oscura buhardilla puede convertirse en un espacio genial para disfrutar, ya sea como dormitorio, estudio, salón de juegos o como acceso a la terraza. Se trata de quitarle el papel de depósito de trastos, y adaptarlo a nuestras necesidades decorándolo con estilo y recurriendo a diversas ideas para que se conviertan en el rincón favorito de la casa.

Pasión por el estilo Shabby Chic

 de estilo  de Bartolucci Architetti
Bartolucci Architetti

Mansarda open space

Bartolucci Architetti

Este estilo, que pretende imitar la elegancia rural de la campiña inglesa, convierte una oscura buhardilla en un sitio luminoso, de espacios generosos y con un bien diseñado acceso al exterior para disfrutar del sol. El interior se puede decorar tanto con muebles modernos como otros de estilo retro, que sea cual sea la elección, quedarán espectaculares.

Una habitación romántica

Una genial idea para reconvertir la buhardilla en un romántico dormitorio de estilo escandinavo, con una profusión de madera en techos, paredes y hasta en la estructura de la cama. El vidrio, en el suelo, es una buena estrategia para permitir un poco más de paso de la luz natural, que se potencia con la claraboya instalada en el techo.

Impactante mezcla de estilos

Una mezcla de estilos, apostar por el eclecticismo y que quede un resultado espectacular. Quizás una cama redonda en un extremo no sea la mejor forma de ganar espacio, pero sí permite una mayor comodidad para poder ver televisión. El estilo rústico del techo se combina con muebles de diseños modernos, y en medio de uno y otro concepto, las alfombras que aportan un toque clásico. Una muy buena idea de Opera.

En clave blanca

En un edificio del siglo XX, de paredes oscuras y algo derruidas, la buhardilla se ha reformado a fondo para presentar un ambiente donde el blanco es el color que impera, donde el minimalismo se presenta elegante y funcional, con un agradecido sentido de amplitud al ambiente; que además se potencia por la generosa entrada de luz natural de la terraza contigua. Algunos muebles clásicos dan un tono de equilibrio para que el ambiente no parezca tan frío, y gane en calidez para sus habitantes.

El pequeño sueño en los tejados de París

En un espacio mínimo, de pocos metros cuadrados, es posible rehabilitar una buhardilla como esta propuesta, donde el salón se reduce a poco más que un sofá de dos cuerpos y la habitación, se adivina, queda relegada a un pequeño hueco en la parte superior. No decimos que sea un lugar para vivir toda la vida, pero no está mal para pasar un fin de semana romántico en la Ciudad Luz.

¿Tienes una buhardilla en tu casa? ¿Y qué tal si la reconviertes siguiendo estas ideas?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!