Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Vestidores: Cómo diseñarlo en un espacio pequeño

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Un vestidor soluciona la distribución de la ropa, el calzado y los accesorios, pero es posible que la casa no tenga el espacio suficiente para poder emplazar el vestidor que deseamos tener. Y tampoco es cuestión de tener un espacio como el Carrie Bradshaw en la popular serie de televisión Sexo en Nueva York.

Se trata de pensar sobre cómo conseguir un vestidor genial en un espacio reducido, y de no perder la oportunidad de tener la ropa bien organizada.

Organizando el espacio

La mejor forma de optimizar los espacios en un vestidor es tomando las medidas, y distribuyendo los módulos de acuerdo a las prioridades: quizás algunas personas requieran más espacio para los zapatos, y otras a los trajes. O quien sabe, por ahí todo se destina a una colección de sombreros. Si los sistemas modulares no encajan con nuestras dimensiones, será cuestión de hacerlo a medida.

El tamaño ideal

Para que se pueda compatibilizar la organización con el espacio disponible, hay que calcular un mínimo de 2 metros cuadrados para el vestidor. La profundidad debería situarse en los 1,20 metros, y una longitud de 2,20 a 2,60 metros. Y así ya se tiene las dimensiones mínimas para poder colocar la ropa y las prendas.

Elegir el lugar correcto

Si el dormitorio tiene poca superficie disponible para montar un vestidor, hay que buscar el espacio ideal en el resto de la casa. Por ello, se puede optar por diseñar un vestidor en línea, o en forma de “L” en una esquina, o como una “C” con un cuerpo central y dos laterales.

Si se trata de maximizar los espacios, se puede armar un vestidor adosado a la pared, que se despliega y desaparece en segundos, con módulos que entran y salen como plataformas correderas, como esta genial idea de Hausbuben.

Módulos autónomos

Antes de elegir los módulos ideales para el vestidor, cabe evaluar cuánto espacio ocupan las prendas y el calzado que estamos guardando. A partir de allí, se pueden colocar canastas, cajoneras, bastidores y ganchos que se montan y desmontan fácilmente, para adaptarlos a las necesidades de espacio que se tengan en cada momento.

Elegir el tipo de cerramiento

Vestíbulos, pasillos y escaleras de estilo  de Elfa Deutschland GmbH
Elfa Deutschland GmbH

Elfa Einbauschrank

Elfa Deutschland GmbH

Si se trata de aprovechar al máximo el espacio, conviene evitar que haya puertas comunes en el vestidor, porque se estaría desaprovechando el ángulo de apertura y cierre de las mismas. Lo que se sugiere es que sean puertas correderas, ya sea de madera o vidrio templado, como esta propuesta de Elfa; o un espejo que además se aprovecha para ver qué bien quedan los modelos que se prueban. O como segunda opción, dejar al vestidor sin puertas, con todos los elementos en exhibición y más a mano que nunca.

¿Te hace ilusión tener un vestidor, aunque tengas poco espacio disponible? ¿Qué te han parecido estos ejemplos?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!