Gresite: revestimiento moderno para el baño

Karen Ayerve Karen Ayerve
Loading admin actions …

Hablamos de los azulejos de toda la vida cuando nos referimos al alicatado de cerámicas grandes con el que seguramente se haya decorado las paredes de tu cuarto de baño; su versión mini, en vidrio, y cuyo acabado nos recuerda a los antiguos vitrales en acrílico, es lo que conocemos como gresite. Más allá de las diferencias que saltan a la vista, este moderno revestimiento de paredes se diferencia de los primeros en su enorme capacidad para soportar cambios bruscos en las condiciones físicas, así como la humedad, y puesto que son superficies de cero porosidad, mantienen su apariencia original con el paso de los años.

Desde un punto de vista estético, su tamaño mucho más pequeño que el de los azulejos, nos permite dibujar todo un mundo de composiciones y mosaicos sobre paredes y suelos. Esto explica que su uso ya no se reserve exclusivamente para el suelo de las piscinas, como lo hacía en un principio; y es que hoy en día se ha convertido, por delante de los tradicionales azulejos, en el material preferido para el revestimiento de las paredes del cuarto de baño.

El gresite es la técnica de moda, el lujo del diseño y la opción más atractiva para decorar nuestros interiores. A continuación te invitamos a descubrir 10 razones que harán que acabes por enamorarte de este material tanto como nosotros.

1. Son piezas de arte

Baños de estilo clásico de homify

Las duchas se llevan todas las de ganar cuando se trata de decorar con gresite, y algunas hasta se convierten en verdaderas piezas de arte abstracto que acompañan a las de marco y lienzo que cuelgan de la pared. Aquí, y aunque pueda parecer lo contrario, al revestimiento uniforme en blanco, se le ha añadido gresite de color negro cuyas piezas parecen caer en forma de gotas de agua. Una forma artística de decorar el cuarto de la ducha.

2. Divide espacios

Baños de estilo moderno de Ripples
Ripples

Top Trends – Bathroom Tiles

Ripples

Azulejos de cerámica para una parte de las paredes y suelos, y gresite para el tabique que actúa como partición de espacios. En este caso, entre la zona de ducha y los lavabos. Además de por razones puramente estéticas, no olvidemos que dentro de un cuarto de baño, cuantas más fuentes de luz natural, mejor, y puestos a conseguir tal objetivo, lo ideal es elegir colores más vivos (que aportan luz) para el pavimento de gresite, cuando los azulejos son de tonos oscuros. Una forma inteligente y elegante de diferenciar espacios y conseguir contrastes.

3. Combina con todo

El gresite en colores uniformes queda bonito, sí, pero sólo cuando en el resto de la decoración ya se han incluido contrastes visuales. Cuando no es el caso, lo mejor es jugar con los colores y figuras que su tamaño mini nos permite crear para decorar baños de tonalidades homogéneas. El de la fotografía ha optado por combinar el rojo en la ducha a través de líneas verticales que aportan amplitud, con el blanco impoluto en el resto del espacio. Si aún nos sobra algo de gresite, siempre podemos colocarlo en pequeñas zonas del baño, a modo de detalle lleno de color.  

5. Por todas partes

Decorar con gresite es sinónimo de carácter y personalidad para nuestros espacios, y a diferencia de los azulejos con mosaicos, al colocarlo por todas partes, lejos de abrumar, se consigue una decoración llena de estilo. El diseño de la fotografía es un buen ejemplo de que el gresite jamás cansa, y de los ambientes que pueden crearse cuando acertamos en una buena combinación de sus tonalidades. ¿Acabamos de entrar a un cuarto de baño o a la sala de un spa? ¡Qué mas da! Aquí lo importante es dejarse envolver por la tranquilidad que desprenden los tonos marrones del grasite.

4. Un azulejo maleable

Frente a la rigidez de los azulejos, mejor el gresite. Como comentábamos, sus planchas de tamaño reducido nos permiten moverlos y colocarlos de tal forma que cubran superficies en medias cañas, y puesto que no todas las esquinas han de ser rectas, es recomendable tirar de gresite para cubrirlas. Además de esta cualidad, en el diseño de la fotografía también podemos observar el acabado en cristal tan característico de sus teselas de vidrio. Las mil y una combinaciones posibles nos permiten revestir paredes enteras con gresite, sin que el resultado sea un cuarto de baño recargado, solo apto para los más exquisitos en el diseño de interiores.

6. O en pequeñas dosis

Baños de estilo moderno de Ripples
Ripples

Top Trends – Bathroom Tiles

Ripples

Si la decoración de nuestra bañera nos ha dejado con poco espacio libre de azulejos, pero aún así no queremos renunciar al gresite, no problem! Aquí el tamaño es lo de menos, lo importante es saber aprovecharlo al máximo, y a falta de grandes paredes o suelos donde fijar el gresite, los pequeños rincones de la bañera se convierten en nuestro lienzo en blanco listo para ser pintado. A veces son los pequeños cambios, los que marcan las diferencias más grandes.

7. En las duchas

Baños de estilo moderno de IDA14

Decíamos que una de las ventajas más atractivas del gresite es su enorme capacidad para soportar la humedad. Y no existe en casa otro rincón más calado de agua que la ducha. Pues bien, he aquí el lugar donde el gresite hace su aparición estelar. Esta vez el color que se ha elegido para las planchas de este material es el de tonalidades aqua, para recordarnos que acabamos de entrar en un lugar hecho para el disfrute del agua sobre nuestros cuerpos.

8. Aportan color

Reformas - Varios: Baños de estilo ecléctico de Amplix Group
Amplix Group

Reformas – Varios

Amplix Group

El blanco no es el único al que le sientan bien los colores rojos (y cualquier otro que se precie); a los tonos más neutros, como los grises, también, sobre todo si entre gresite y gresite, se nos cuela alguno en color negro. De esta forma, y a pesar de que el resultado sea un acabado más o menos uniforme, se consigue aportar un toque divertido en contraste con la seriedad del resto de la decoración. 

9. Y hacen de las paredes, las protagonistas

Baños de estilo moderno de ShellShock Designs
ShellShock Designs

Black Lip Mother of Pearl in Bathroom Renovation in Kentfield, California, USA

ShellShock Designs

La técnica del gresite en siempre bienvenida para revestir cualquier tipo de superficies. Pero cuando es la pared principal la que queremos cubrir de estos pequeños azulejos, entonces vale la pena dedicarle algo de tiempo a su elección. En el diseño de la fotografía se ha optado por unas teselas de acabado perla y degradado en colores acrílico dentro de cada plancha individual de gresite. ¿El resultado? Paredes capaces de impregnar a toda una estancia su carácter sobrio y elegante.

10. Gresite fuera de los cuartos de baño

Balneario: Spa de estilo moderno de estudioitales
estudioitales

Balneario

estudioitales

Aunque ya hace tiempo que el gresite dio el salto de las superficies de las piscinas a las de nuestros cuartos de baño, casi con cierta timidez el diseño actual también lo ha empezado a incluir en la decoración de otros espacios, como cocinas o salones. Así pues, nosotros no podíamos despedirnos sin antes enseñarte un buen ejemplo de ello: aquí, el gresite se ha utilizado para el revestimiento de las columnas en la zona de recepción de un spa. Elegante, ¿verdad?

Si te has quedado con más ganas de seguir leyendo sobre gresite y otros revestimientos para las paredes, te invitamos a pasarte por el siguiente libro de ideas:

7 revestimientos con color para el cuarto de baño

Y tú, ¿apuestas por la técnica del gresite para decorar las paredes de tu baño?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!