Cómo construir un cobertizo en 6 pasos

Cristina Jiménez Cristina Jiménez
Loading admin actions …

Nos encantan todos los proyectos que pueden ser realizados por uno mismo, ya sean pequeñas labores o tareas de mayor envergadura, como la construcción de un cobertizo. La construcción de un espacio propio para el jardín es la misión a la que nos enfrentamos en esta ocasión, un reto que puede ser, además, bien divertido. La mejor parte es que se pueden ver los resultados de forma rápida ya que la tarea no es difícil. Una planificación adecuada es la clave del éxito. 

Lo primero que se debe hacer es informar a la municipalidad correspondiente, aunque lo normal es que no sea necesario un proyecto específico, dado que se trata de una construcción de pequeño tamaño. El tamaño, claro está, también irá en relación con el tamaño del jardín o del huerto al que va a dar servicio. También hemos de tener claro lo que deseamos almacenar en el cobertizo a la hora de plantear su superficie: puede tratarse sólo de un espacio para guardar herramientas o ser un completo taller en el que llevar a cabo los trabajos de bricolaje y jardinería, si es que somos aficionados a ello. En el siguiente libro de ideas podrás encontrar valiosos consejos y sugerencias que ayudarán a realizar el sueño construir un cobertizo con tus propias manos.

1. Elige el diseño

La elección con respecto al techo es muy variada, puedes elegir las tejas tradicionales que darán un toque rústico al cobertizo o también existen otras alternativas como la madera, el metal o el aluminio. Lo más importante es que el diseño se adapte a tu espacio. Una vez que hayas elegido lo que quieres es importante conseguir un presupuesto que será determinante para tomar la decisión final.

2. El suelo

Debemos asegurarnos de que el cobertizo que nos disponemos a construir tenga una base sólida, pues una buena base es importantísima para que el resto de estructura se mantenga estable. 

Al comienzo de la construcción de la caseta de jardín debemos elegir cuidadosamente la superficie de parcela que le servirá como base. Es conveniente elegir una zona de terrero firme y liso sobre el que colocaremos el suelo del cobertizo. Contar con una pequeña solera de hormigón, a modo de cimentación superficial, aportará una buena base sobre la que levantar la caseta. En ella, podremos anclar la estructura vertical de la construcción, normalmente utilizando anclajes metálicos que luego se conectarán con la estructura de madera.

3. ¡A levantar la estructura!

Como decimos, sobre la base quedarán fijados los anclajes metálicos que quedarán embebidos en la propia estructura del cobertizo si ésta es de madera, como suele ser habitual. Siendo así, iremos levantando los pilares de madera y conectando estos con las vigas principales para formar el armazón del cobertizo. La estructura de madera es una buena solución para este tipo de construcciones pero debe ir bien anclada a la base de hormigón para que aguante la acción del viento, de ahí la importancia de que ésta esté perfectamente nivelada.

4. La construcción del techo

Una vez constituida la base de la caseta y levantados los pilares a los que fijaremos las paredes, es el momento del cerramiento final, incorporando el techo. El techo del cobertizo puede tener formas diferentes, desde un techo plano a una cubierta a dos aguas, pasando por otras muchas soluciones. Los materiales más comúnmente utilizados para la cubierta de este tipo de construcciones son: elementos de origen vegetal, como paja o cañas, tejas cerámicas, tejas de madera, piezas de pizarra, etc. todo ello colocado sobre una buena base de madera, apoyada sobre estructura principal que ya hemos levantado. 

Cubiertas para todos los gustos

Garajes de estilo rústico de Organic Roofs
Organic Roofs

Garden shed with green roof

Organic Roofs

Como decimos, a la hora de elegir el material de acabado que emplearemos para la cubierta del cobertizo, tenemos una amplia variedad de soluciones a nuestra disposición. Incluso, podemos pensar en colocar un techo verde, es decir, una cubierta que incorpore vegetación. Esta puede ser una solución muy ecológica, que, además, ayudará a integrar la nueva construcción en el espacio natural del jardín. Eso sí, debe estar ejecutada de manera cuidadosa y con el asesoramiento profesional adecuado para evitar filtraciones y humedades en el interior del cobertizo.

5. ¿Ventanas?

Una opción es colocar ventanas, si además de tener como protección el tejado deseas el espacio cerrado puedes colocar ventanas como elemento de protección. Podrás encontrar muchos vídeos en internet que experimentados manitas te mostrarán cómo hacerlo.

6. Cerrado o abierto, lo más importante es disfrutar

Una decisión importante es dejar el espacio abierto o cerrado. Si decides cerrarlo con una puerta te recomendamos que compres una puerta preparada aunque también es posible fabricarla nosotros mismos. Lo importante, es que el hueco previsto para su instalación esté correctamente ejecutado para que resulte sencilla y segura su colocación posterior. Recuerda que debes prever una holgura en la parte inferior de la hoja de la puerta de 1 ó 1,5 cm para evitar roces con el suelo (aunque éste esté completamente plano). Por ello, antes de la fabricación o de comprar la puerta debemos ser muy precisos con la medición. Para ayudarte a elegir la puerta más adecuada para tu cobertizo, puedes consultar la sección que homify dedica específicamente a este elemento tan importante en toda construcción. 

Siempre puedes elegir un cobertizo prefabricado de las múltiples opciones que nos proponen las empresas especializadas pero, como ves, si tu sueño es construirte tu propia cabaña o cuarto de herramientas para el jardín, es el momento de ponerte manos a la obra.

¿Te atreverías a construir tú mismo un cobertizo para tu jardín?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!