homify 360°: Bikini 32

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Ni está en la playa ni se trata de un taller de ropa: Bikini 32 es la ubicación de esta casa-estudio en Madrid y un buen ejemplo de cómo la arquitectura sabe sacar provecho del espacio cuando este no abunda. 236 metros cuadrados es el área disponible para la creación de este edificio, una cifra nada desdeñable, sí, pero que cuenta con un interesante handicap: el área de la parcela no es cuadrada, sino estrecha, muy estrecha. La anchura absoluta del edificio no podía ser más de 4.75 metros. Además el edificio estaba concebido para ser una casa, sí, pero también para crear un espacio de trabajo y oficina. Todo un reto que aceptó el estudio Hollegha Arquitectos con un resultado sorprendente. 

Una fachada hermética…

A primera vista, la casa se nos presenta como un edificio oscuro y hermético, que sin embargo oculta unos muros de apenas 18 centímetros de espesor. El motivo, no reducir más la estrechez de la planta. Para conseguir unos muros de este grosor que cumplieran además sus funciones aislantes se cubrieron las cuatro fachadas con chapa grecada a la que se le fueron añadiendo más capas, por fuera y por dentro, hasta conseguir una fachada ventilada y muy aislada. El color negro procede de los paneles de contrachapado fenólico oscuro que se han unido con remaches. La elección de resina fenólica no es casual: es un material muy resistente a la intemperie, que resiste arañazos e inclemencias del tiempo. Una fachada llamativa y diferente que oculta un interior lleno de luminosidad que descubriremos a continuación.

… que no lo es tanto.

porche, playa y piscina: Casas de estilo minimalista de hollegha arquitectos
hollegha arquitectos

porche, playa y piscina

hollegha arquitectos

Si a primera vista el edificio nos hablaba de hermetismo, observado en profundidad descubrimos que la relación entre exterior e interior es uno de los temas centrales de este edificio. Y es que en los encuentros con las zonas de jardín el diseño rompe radicalmente con la opacidad a través de cerramientos de vidrio que pretenden dejar pasar el máximo de luz y aire. De esta forma, desde el interior se puede captar el pulso de lo que ocurre en el exterior sin necesidad de salir de casa para comprobarlo, desde un edificio que aunque no está aislado del exterior, sí lo está de la  calle y de las miradas indiscretas de los transeúntes. 

La zona de vivienda

comedor, cocina y subida a salón privado: Pasillos y vestíbulos de estilo  de hollegha arquitectos
hollegha arquitectos

comedor, cocina y subida a salón privado

hollegha arquitectos

Y en el interior, tal y como habíamos anunciado, el hermetismo de la fachada da paso a una impresionante luminosidad interior. Aquí todo es diáfano y abierto. La opción de los arquitectos fue crear espacios conectados que fueran un todo y que evitaran cualquier atisbo de estrechez. En el salón predomina el blanco, la luz y los colores brillantes que crean un ambiente acogedor. Incluso la madera utilizada para el parqué del suelo es de un color claro y agradable. 

Líneas sencillas

El interior la casa destaca por sus líneas sencillas y su mobiliario minimalista y atemporal. Algunos rasgos de la construcción se muestran sin disimulo como la columna de acero en la esquina derecha de la sala, elemento de apoyo indispensable que no pretende pasar desapercibido. La separación de estructura y fachada permite abrir ventanas en esquina consiguiendo crear una visión panorámica desde el sofá que conecta interior y exterior a cualquier hora del día.  

Accesos

La casa se encuentra en una esquina donde hay una pendiente natural que ha sido utilizada por los arquitectos para diseñar un edificio con dos accesos a diferentes niveles, la separación perfecta que necesitaba el proyecto para crear dos ambientes bien definidos: la vivienda y el estudio. En el interior, una chapa de acero plegada crea las escaleras de unión entre plantas. 

Zona de trabajo

sala de reuniones, estudio: Comedores de estilo minimalista de hollegha arquitectos
hollegha arquitectos

sala de reuniones, estudio

hollegha arquitectos

Aunque con paredes vidriadas y luminosa, la zona de la oficina presenta un aspecto diferente a la vivienda. Aquí las paredes de hormigón dan un aspecto más industrial aunque, como ocurre con las plantas superiores, se ha optado por crear un espacio diáfano donde la zona de reuniones y el despacho como tal son uno solo. Para  aislar bien el estudio se ha cubierto el techo con placas perforadas de yeso. Estas se encuentran a menudo en grandes salas o edificios públicos y contribuyen a la mejora de la acústica de la sala. Cada área tiene un acceso separado y el de la oficina lleva a una pequeña zona ajardinada. 

Este es un gran ejemplo de cómo integrar la oficina en casa, pero si no cuentas con tanto espacio, ni tanto presupuesto como para llevar a cabo grandes reformas en tu hogar, seguramente no te vendrán mal estas Claves para crear una oficina en casa.

A distancia

Visto desde lejos podemos observar mejor las proporciones reales del edificio. Tan estrecho y  alto, el edificio se levanta orgulloso en medio de un área donde predomina el verde. Desde aquí la fachada oscura, así como los toldos y las persianas en color dorado, le dan un aspecto elegante y muy particular que no pasa desapercibido. 

¿Qué te ha parecido el proyecto?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!