Una casa en la que te sientes dentro estando fuera

Silvia Pino Silvia Pino
Loading admin actions …

La casa de hoy es muy especial. A parte de su ubicación -se encuentra en una urbanización privada en la costa, a unos 400 km de Buenos Aires- esta casa es una casa patio rodeada de pinares. Un lugar en el que uno puede sentir que está fuera, en la naturaleza, aún estando dentro, protegido por las paredes de piedra. Algo que se propuso el arquitecto Lucas Mc Lean como objetivo. 

Nosotros creemos que lo ha conseguido. Ahora os toca a vosotros comprobarlo.

Conexión con la naturaleza

Ya desde la imagen que proyectan sus fachadas podemos saber que esta casa quiere conectarse con su entorno. Los materiales así nos lo dicen. Sus fachadas están revestidas de materiales nobles, como la piedra de los anchos muros de mampostería, y la madera de las traviesas de tren que sirven como camino peatonal de entrada. Incluso el color verde del revoco de la fachada no es casual: se hace con la intención de conectar con el mismo verde que lucen los pinos vecinos.

Llegada al patio

El camino de traviesas de tren nos conduce a la entrada de la casa, que se hace por un lateral. Y nada más atravesar el portalón de entrada, nos encontramos con esto. Un gran patio de 80 metros cuadrados, alrededor del cual se suceden las estancias. Un patio espectacular en el que los pinos del exterior se han colado y empiezan a dibujar un paisaje salvaje, pero a la vez doméstico, puesto que ya pertenece al interior de la casa. La madera sigue estando presente en el pavimento, así como la piedra en cada uno de los muros de este patio. Al fondo y junto al salón, una barbacoa permite disfrutar de una buena comida rodeado de amigos durante las noches de verano. 

Interior vs exterior

Nos hemos colado en uno de los laterales del cuadrado. Uno de los brazos del patio en el que se han ubicado las áreas públicas -salón, comedor y cocina- bien separadas de las privadas, ubicadas en los otros dos laterales. Aquí, la piedra de mampostería ha conseguido atravesar la fachada y se prolonga hasta el interior, de tal manera que la sensación de seguir en contacto con la naturaleza es mucho mayor.

Separación de zonas

El patio sirve como distribuidor de estancias. Alrededor de él se organizan cada una de las zonas de distinta privacidad, aunque todas ellas se vuelquen hacia él. En uno de los brazos -como veíamos en la imagen anterior- se han ubicado las zonas comunes y en los otros dos, los cuatro dormitorios con sus cuartos de baño. Así, la casa puede cumplir una de las funciones para las que fue diseñada: dar cabida a grandes reuniones familiares y entre amigos, sin perder intimidad cuando sea necesario.

Protección frente al sol

Aparte de los pinos, también esos voladizos delante de las zonas de dormitorios sirven para proteger las estancias de la entrada de sol directo. Voladizos que albergan también luminarias empotradas y se encargan de generar la atmósfera más adecuada durante la noche.

Puerta de entrada

Terminamos con la imagen de esa puerta de madera ubicada en el lateral y a través de la cual se accede al patio primero, y a la casa después. Una puerta que nos descubre todo un mundo y un patio que es el corazón de esta casa de vacaciones.

¿Qué os ha parecido? ¿Creéis que se ha cumplido el primer objetivo de todos?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!