Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Ideas para vestidores

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Cuando hablamos de vestidores a todos se nos viene a la cabeza la imagen de casas de lujo con vestidores independientes repletos de ropa carísima y una colección de zapatos de marca. Lo asociamos al lujo aunque en realidad más grande, más pequeño, independiente o en el dormitorio todos necesitamos un lugar donde poner orden a nuestro vestuario. La palabra vestidor hace referencia tanto a una esquina del dormitorio con un armario en el que hay una silla y un espejo, como a las habitaciones repletas de muebles de almacenamiento donde tener a mano la ropa de temporada y a buen recaudo la de la estación anterior. 

Para crear un espacio que podamos llamar vestidor debemos tener en cuenta las características de espacio, así como el estilo con el que queremos realizarlo. Si vamos a reservar una parte del dormitorio para colocar la zona de armarios y vestuario, entonces tendremos que seguir la línea de diseño del resto de la habitación. Si por el contrario contamos con un cuarto separado para hacerlo podremos ser más libres en la elección del estilo, aunque es importante tener en cuenta algunos criterios de funcionalidad a la hora de diseñar el espacio.  Lo más habitual es aprovechar una esquina y crear un vestidor con forma de L o hacerlo en forma de U si el espacio con el que contamos para el vestidor es estrecho y largo y lo utilizaremos exclusivamente para esta función.

Vamos a ver algunos ejemplos de vestidores de nuestros expertos de homify con el fin de que, si estás pensando crear una zona vestidor en tu hogar, encuentres aquí algunas ideas que te ayuden a llevarlo a cabo. 

Un vestidor clásico

He aquí una sala vestidor clásica. En muchas casas se aprovecha el espacio que hay entre el dormitorio propiamente dicho y el cuarto de baño para instalar ahí el vestidor. Normalmente ese espacio robado al dormitorio, separado de este por una pared, consiste en un hueco estrecho y largo. Antes de ponernos manos a la obra con el vestidor hay que tener en cuenta cómo podemos aprovechar de la mejor manera el reducido espacio que tenemos disponible. En este caso, lo mejor es instalar los armarios a uno y otro lado de la habitación. A la hora de decidirnos por el tipo de mueble de almacenamiento, teniendo en cuenta los metros cuadrados con los que contamos y la distribución del espacio, las opciones son varias: 

1.- Eliminar las puertas de los armarios, dejando todo a la vista, pero corriendo el riesgo de que la ropa se llene de polvo. 

2.- Colocar puertas correderas, que nos permitan abrir y cerrar los armarios sin necesidad de contar con un espacio para el giro de la puerta. 

En este ejemplo que vemos aquí se han decantado por esta segunda opción, creando un vestidor de colores neutro, donde predomina el blanco y el gris. Un espacio que se trata casi de una cámara acorazada en la que guardamos un tesoro de cremalleras, botones y suelas de goma.

En forma de L

En esta habitación de estilo moderno en la que predomina el rojo, este vestidor ha sabido integrarse en el resto del dormitorio, reproduciendo a grandes rasgos el estilismo elegido aquí pero marcando al mismo tiempo una línea divisoria invisible que le separa de él y que nos anuncia que estamos en la parte destinada al vestuario. En forma de L, sus puertas correderas de color negro nos aseguran un ahorro bastante sustancial de espacio, aunque tienen la pequeña desventaja de que no nos permiten ver de un solo vistazo todo lo que tenemos en el armario. Los armarios como este que se adaptan a las esquinas son ideales para los dormitorios principales, puesto que permiten diferenciar bien las áreas que serán para cada miembro de la pareja.

Para ordenados

Vestidores de estilo  de 2A Design
2A Design

DRESSING ROOM FOR PRIVATE CLIENT

2A Design

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de organizar el armario es la estructura de almacenamiento de este. Para ello, lo mejor es que pensemos en la ropa que tenemos y en cómo nos gusta organizarnos: ¿somos más de colgar las camisetas o de tenerlas dobladas? ¿tenemos muchos complementos? ¿vestidos o abrigos largos? ¿cómo almacenamos los fulares? Conocer estos aspectos nos puede ayudar a la hora de realizar un armario a medida en el que haya hueco para todo. 

Una vez decidido cómo será la organización del armario nos toca pensar si querremos cubrirlos con puertas y qué tipo de puertas elegiremos. Hemos hablado ya de las correderas y del ahorro de espacio que suponen, pero otra opción más sencilla es eliminar las puertas. De esta manera tendremos todo a la vista y podremos presumir de fondo de armario, aunque corremos el riesgo de que la ropa se nos llene de polvo. En cualquier caso se trata de una opción no apta para desordenados.

… y para muy ordenados

Estamos ante una versión original de un típico vestidor walk in closet, es decir, que nos permite caminar por él, a pesar de que lo que vemos en esta fotografía no se trata en realidad de una habitación aislada, sino de una parte del dormitorio que se ha cerrado a través de unas puertas correderas de vidrio. De esta forma protegemos mejor la ropa, que no se llenará de polvo como en el ejemplo anterior, pero que sigue estando a la vista, con lo que el orden sigue siendo importante.  El detalle de las puertas correderas transparentes no es casual. Al tratarse de un espacio tan reducido, colocar un cerramiento opaco daría más sensación de estrechez, así como impediría que la luz natural entrara en el mismo. Tal y como lo vemos, el vestidor solo necesita luces localizadas en la parte de almacenamiento, pero no en el espacio general.  

Se trata, por tanto, de un nuevo ejemplo de vestidor para gente ordenada, ya que al no haber una separación visual entre el dormitorio y el vestuario, este se convierte en un elemento decorativo más, por lo que cuando hablamos de orden no nos referimos solo a que todo esté bien doblado y colgado de sus perchas, sino a la organización de la ropa: si es posible colocarla por gama de colores el efecto será mucho mejor. Pero independientemente del tipo de armario que tengamos, abierto o cerrado, el orden en los armarios nos hace más fácil nuestro día a día. Consejos básicos cómo no recargar demasiado los percheros, con el fin de evitar que las prendas se arruguen, colocar la ropa que utilizas a diario más a mano o clasificarla según prendas o estilo.

Que no falten los espejos

A la hora de hablar de vestidores no podemos dejar fuera un elemento imprescindible del mismo: el espejo. Su función es obvia: comprobar cómo nos sienta la ropa. Pero además, en cuartos tan reducidos como suelen ser los vestidores, los espejos dan una mayor sensación de luz y de espacio. Lo ideal es que podamos tener al menos dos colocados en distintos ángulos, con los que no solo nos veamos por delante, también por detrás. 

Sin embargo, tampoco hace falta ponerse tan exquisito, un buen espejo de cuerpo entero servirá. La opción que manejan muchos vestidores, sobre todo si el armario es de puertas correderas, es colocar en al menos una un espejo. Otro aspecto a tener en cuenta es la iluminación. Si puede estar integrada en el propio espejo nos aseguraremos una visión completa y correcta de cada modelito. Si no, siempre es recomendable que al pensar la iluminación de todo el espacio tengamos en cuenta el lugar en el que colocaremos el espejo.

Una pizca de glamour

Si lo que queremos es crear ese vestidor de película lleno de lujos y ostentación, entonces es importante tener en cuenta los pequeños detalles. Tanto si contamos con una habitación amplia para instalarlo como si vamos a aprovechar una esquina del dormitorio podemos conseguir darle un toque de glamour con apenas unas pinceladas:

1.- Espejos, cuantos más mejor: ya hemos dicho que en un vestidor no puede faltar nunca un buen espejo. En el caso de un vestidor de lujo el espejo nunca debe estar oculto al otro lado de la puerta. Además no nos vale con uno solo: cuantos más mejor. Tener un vestidor totalmente cubierto con espejos no solo nos permitirá mirarnos y admirarnos mejor, sino que dará un aspecto absolutamente lujoso al vestidor. 

2.- Un puff en el medio de la sala: un asiento en el centro del vestidor bien para poder vestirnos cómodamente, bien para que se siente quien nos acompañe en el proceso, siempre es una comodidad extra. El estilo del asiento dependerá de la línea que hayamos seguido en la decoración del resto del vestuario. Terciopelos, estampados llamativos o piel siempre son buenas opciones. 

3.-Iluminación chic: la iluminación es fundamental para un vestidor, pero ahora no hablamos tanto de la luz en sí sino de las lámparas. En este ejemplo vemos claramente como una espectacular lámpara puede darle el toque de glamour que nuestro vestidor necesita. 

Ahora que ya te hemos dado algunas ideas para el vestidor es posible que quieras saber cómo organizar tu dormitorio. Échale un vistazo al artículo Ideas para el dormitorio y déjate inspirar.

Y a ti, ¿cómo te gustan los vestidores?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!