Diseña tu dormitorio para dormir mejor

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

Dormir no es un tiempo perdido. Es básico para vivir a tope el resto de horas del día. Un buen descanso es la clave para mantenernos vitales y rendir a tope en el trabajo, con la familia, haciendo deporte, etc. Por eso es importante que nuestro dormitorio nos ayude a descansar lo mejor posible, y no solo hablamos de la calidad de nuestro colchón o almohadas, nos estamos refiriendo a ciertos elementos de nuestro mobiliario y decoración, y sobre todo a su distribución dentro del dormitorio. 

Si no descansas bien últimamente, comprueba si has hecho cambios en tu dormitorio, y compara esos cambios con estas claves que aquí te damos.

Frescor, pero no frío

La proliferación de los aparatos de aire acondicionado a veces nos hace llegar a abusar de ellos, por no hablar del coste medioambiental que suponen. Son muchos los casos durante los meses de verano, cuando las noches llegan a ser asfixiantes, que mantenemos encendido esos aparatos en nuestro dormitorio, aunque eso nos obligue a tener ropa de cama impropia de julio o agosto. No es lógico, ni siquiera sano, además de caro y por supuesto insostenible desde el punto de vista medioambiental. Es cierto que cuando el calor es intenso por la noche se hace difícil conciliar el sueño, pero hay una solución mucho más razonable, económica, saludable y ecológica que los aires acondicionados. Se trata de los ventiladores, incluso de techo. Unos aparatos que remueven el aire y nos dan frescor, sin que lleguemos a notar frío.

​Cortinas y persianas para controlar la entrada de luz

Posiblemente la presencia de cortinas, persianas, estores o contraventanas no es tan imprescindible en ninguna habitación como en los dormitorios. Con cualquiera de estos elementos vamos a regular la entrada de luz en las noches de luna llena, o vamos a impedir que bañe nuestro cuarto la iluminación de la calle. Por no hablar del aporte de intimidad que proporcionan, impidiendo que los vecinos os miren mientras os desvestís o estáis en la cama. En fin, aunque en países del norte de Europa, las cortinas no son tan frecuentes, en el caso de España y otras tierras mediterráneas, este tipo de elementos textiles son absolutamente habituales en los dormitorios.

Distintos tipos de luz en el dormitorio

Al principio os hemos hablando de la presencia de cortinas y persianas para que no entre la luz del exterior de manera que nos sea más fácil conciliar el sueño y guardar nuestra intimidad. Eso obliga al uso de luz artificial, y lo ideal es que la tengamos de varios tipos. Puede haber algún tipo de lámpara de techo para bañar todo el espacio. También es clave que haya alguna lamparilla de mesa para poder leer o iluminar la mesilla si nos levantamos por la noche. Y desde luego se hace muy importante que contemos con algún tipo de luz indirecta. Una iluminación tenue, ambiental para crear la atmósfera más íntima y propia de los dormitorios.

Atmósferas orientales

Relacionado con lo último, la ambientación, os vamos a hablar de los dormitorios de estilo asiático. En ellos además de los biombos, los futones o cierto tipo de decoración con bambú o caligrafía, también es habitual encontrar elementos ornamentales  que van más allá del adorno. Estamos hablando de los quemadores, los esencieros, velas y diferentes recursos para aromatizar la estancia.

Estos objetos ambientan el dormitorio con su sola presencia, pero además también lo hacen con el olor que desprenden. Unos aromas que pueden tener un carácter que invite al reposo y nos ayude al más absoluto relax, o también pueden tener propiedades afrodisíacas. Es decir, en ambos sentidos son ideales para el dormitorio de una pareja.

Fuera la tecnología

Los expertos lo dicen muy claramente. El dormitorio está ideado exclusivamente para dos cosas. Una es dormir y la otra es practicar el sexo. En realidad, todo radicalismo puede ser perjudicial,  y es cierto que el dormitorio es un buen lugar para leer a la luz de una lamparilla antes de dormir, o es la estancia donde debemos tener un armario con la gran mayoría de nuestro vestuario para usarlo nada más levantarnos. O sea, que no solo sirve para dormir o el sexo. Pero es verdad que debemos desterrar todo aquello que impida cualquiera de esas dos actividades. Y en ese sentido es muy positivo eliminar del dormitorio la televisión o el portátil. O al menos eso dice la teoría, porque luego cada cual se duerme o se excita como quiere.

La presencia de alfombras

Las alfombras en un dormitorio, sean del tipo que sean, son una verdadera tradición. Originalmente su presencia se basaba en que era un elemento que aislaba del frío del suelo. Hoy en día sigue siendo así, aunque no serían necesarias dados los modernos sistemas de calefacción, que a veces irradian precisamente calor desde el pavimento por el método de suelo radiante. Sin embargo, pese a que hayan perdido esa función original, es cierto que una gran alfombra bajo la cama, o en su laterales, lo último que pisamos por la noche y lo primero que tocamos por la mañana, es un elemento que con solo verlo proporciona confort, relaja, nos hace sentirnos a gusto, y todas esas sensaciones son claves para dormir y descansar mucho mejor.

Ante todo una cama grande

Un consejo: la cama siempre lo más grande que os quepa en la habitación. Si dormís solos, podéis dormir a pierna suelta, nunca mejor dicho. Y si dormís acompañados, evidentemente cuando queráis sentir vuestros cuerpos lo vais a hacer, pero habrá otros muchos momentos que preferiréis dormir separados, especialmente en verano. Por no hablar de si sois una pareja con niños que todavía acuden de vez en cuando a vuestro lecho tras una pesadilla. En fin, que comprar una cama grande nunca es una mala elección.

La simetría relaja

Tanto si recurrís a un diseñador de interiores para que os haga el proyecto decorativo de vuestro dormitorio, como si lo lleváis a cabo vosotros mismos, tened muy claro el concepto de simetría. Materializar esa idea en todo lo que os sea posible, si bien está claro que las puertas, ventanas o radiadores nunca permiten una distribución completamente simétrica. Pero salvar esos inconvenientes y procurad que haya en el dormitorio un reparto de armarios, cuadros, lámparas, mesillas, alfombras, etc, todo buscando el equilibrio y la simetría. Esa sensación de orden y de armonía, tal vez no te lo creas ahora, pero ayuda a conciliar el sueño.

¿Se te ocurre alguna otra cosa para incorporar al diseño de un dormitorio y que ayude a descansar mejor?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!