Sofás esquineros de diseño extraordinario

Sofás esquineros de diseño extraordinario

Sofás esquineros de diseño extraordinario

Belén F. Escribano Belén F. Escribano
Loading admin actions …

¿Hay algo mejor que un sofá esquinero? Puedes ser más sencillo, un amante de las sillas o simplemente no haberte planteado nunca poner uno en tu salón por falta de espacio -o de ideas-. Sin embargo es inevitable sentir una extraña atracción por ellos cuando los ves en una casa o en una tienda de muebles. Algo así como lo que sucede en las tiendas de colchones, que es entrar en una y sentir un sueño irrefrenable. Será el tamaño, la ilusión de que todo un equipo de fútbol en un sofá cabe o simplemente poder tumbarte de cara a la televisión sin tener que poner en riesgo la salud de tu cuello. 

Versátiles como pocos

La forma en L es un imprescindible, pero a partir de ahí todo lo demás es como nosotros queramos imaginarlo. ¿Es un sofá? ¿Una mesa? ¿Muchos sofás juntos? Como si se tratara de un Tetrix las piezas van encajando unas con otras formando un macro-sillón al que no le falta de nada. 

Mega construcciones

La inmensidad de un salón retada por la -aún si cabe- mayor inmensidad de un sofá. El chaise longue ha pasado a ser tamaño XXL para no dejar una sola oportunidad de que alguien se quede sin su sitio. Empezaron a asomar tímidamente en los salones de las casas para terminar por colonizarlos por completo, tanto, que parecen ir amontonándose como piezas de Lego hasta poder dar la vuelta entera a la habitación. 

De quita y pon

Pueden venir de una pieza o ser tú el que decida cómo repartirlo si el diseño te lo permite. Por ejemplo, en el salón de la imagen el sofá esquinero simula ser dos mitades partidas que prácticamente se unen por casualidad. Lo bueno de esto es, que aun siendo muebles que ocupan mucho espacio, su versatilidad permite distribuirlos por el salón de diversas formas sin que eso coma demasiados metros cuadrados. 

Un ambiente muy zen

Esta clase de sofás no están pensados únicamente para salones. De hecho, su estética y versatilidad los convierten en un elemento ideal para decoraciones estilo chill out que quedan perfectas en terrazas como las de la imagen. Tanto este diseño como el anterior demuestran además las combinaciones tan diversas que un sólo sofá puede abarcar gracias a la variedad de tapizados. Al tratarse de sofás tan grandes es importante que tengan cierto juego cromático y de estampados, puesto que ocupan espacios muy grandes y son prácticamente lo primero que se ve al entrar a una habitación. Y como buenos protagonistas, deben responder a las altas expectativas.

De chaise longue gigante

Los futones pueden ser incómodos, por aquello de que casi están tocando el suelo. Sin embargo, en un sofá como este que apoya sus cojines en palés la palabra incomodidad no tiene cabida. No solo le da un toque underground estupendo, es el aire juvenil que rodea todo este espacio. Las esquinas quedan perfectamente vestidas con madera y forros negros. Un gran toque moderno y elegante a la vez.

A camas desmontables

Este salón es el paradigma de los sofás de esquina. Los rincones están cubiertos por sendos colchones tapizados en negro, sostenidos sobre unos palés que lejos de dar un toque decadente están tratados para que sean un elemento más de estilo propio: junto a la pared de ladrillo visto dan esa sensación de salón moderno y con vida.

Sentarse en una nube

Como si de un paseo por las nubes se tratara, este sofá presenta una estética sencilla e impecable que invita a sentarse, tumbarse o saltar sobre él nada más verlo. El formato del sillón le da un aire futurista que combina perfectamente con el resto del salón -de corte minimal-. Además, da una sensación de unidad tal, que apenas se notan dobleces y parece formado enteramente de una pieza. 

Envueltos de elegancia

Vamos a inventarnos una esquina. Un sofá esquinero no es obligatoriamente un mueble al que aislar en el rincón del salón. Si tenemos uno como el que vemos en la fotografía, podemos inventar la esquina donde nos parezca mientras que sepamos jugar con los espacios. Gracias a eso convertimos un sofá resignado a vivir pegado a la pared en un modernochaisse-longue con muchísima clase. Los tonos gris perla oscuro son un acierto enorme si se mezclan con el metal del cabecero y las patas. Estilo único y reinvención de un elemento que ya no tiene que estar castigado.

Estilo asiático

Ritorno al passato. Este sofá emula los tapizados antiguos, aunque dándole también un punto moderno que llega a recordar lo oriental. La elegancia del negro se mezcla con el amarillo y el blanco en un bonito juego de contrastes. El rincón queda perfectamente ocupado con este sofá que parece estar llamando a los dueños a echar una buena siesta. Arte y comodidad unidos en un solo mueble de salón, pura magia.

Mucho más que sillones

Eclecticismo en estado puro. Mezcolanzas de colores, de texturas, con y sin respaldo… este sofá de esquina representa es un vive la libertè en toda regla. El sofá perfecto para los que no tienen muy claro qué es lo que quieren. Pues de todo un poco, creando un vórtice de deliciosa entropía y colores vivos que alegrarán cualquier salón de forma instantánea. Los sofás de esquina no solo son prácticos por su ubicación, son también una muestra de elegancia para cualquier salón que se precie.

Cómprate un sofá XXL. ¿Qué te parece?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!