Plantas de interior: explosión verde en casa

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet Misse
Loading admin actions …

Las plantas de interior aportan un bonito matiz de decoración, con sus hojas que mantienen su tono verde a lo largo del año; pero también permiten tener un ambiente oxigenado, y favorecer la renovación del aire.

Hay una gran variedad de plantas de interior, desde pequeños cactus hasta grandes palmeras. Sí hay que saber elegir la planta según la temperatura del hogar -entre los 15 y 25 grados-, y la luminosidad. Y recordar las pautas de regado, por lo general de una a dos veces por semana, y ayudar al crecimiento con abonos y anti plaguicidas. 

Esta es una bonita idea de decoración que nos aporta la naturaleza.

Mi pared es vegetal

Los jardines verticales se han puesto de moda en los últimos años, y al contrario de lo que mucha gente cree, no es demasiado caro ni tampoco requiere un mantenimiento continuo. Pero sí cabe elegir cuidadosamente las plantas que serán colocadas, e ir podándolas para que tampoco se conviertan en una presencia molesta.

En este caso, la diseñadora Freund GMBH presenta una de sus creaciones: una pared de musgo en un dormitorio de diseño moderno

Más que una planta de interior, es un panel vegetal que sirve de aislante acústico, y que otorgan una placentera cuota de relax al acariciar la suave textura cada mañana. Además, no necesita ser regado, y y no tienen necesidad de luz natural. Recordemos que los musgos son vegetales muy rudimentarios, y pueden sobrevivir a toda clase de temperaturas y climas; por lo que estarán más que cómodos en el confort de un hogar.

Mi trono real

Los jardines de invierno son, si se permite la analogía, como una cruza entre un vivero y un salón. Es una forma disfrutar de los exteriores del jardín pero bajo el abrigo del techo y las paredes, generalmente montadas en vidrio.

Las plantas de interior elegidas para este ambiente son dos ficus, que como si fueran dos soldados de una guardia imperial, custodian al privilegiado que ocupará ese trono para tener su momento de relax y lectura.

Las plantas de interior pueden tener dos motivos para cultivarse: tanto por razones estéticas, dando un bonito matiz de verdes y marrones al hogar, como para purificar el aire y mejorar nuestra salud.

Hortensias geométricas

Una bonita idea de decoración: unas macetas triangulares, que desde un vértice surgen unas preciosas hortensias verdes, violetas y celestes.

Cabe recordar que las macetas tienen que tener un tamaño intermedio, para que la planta pueda crecer sin limitaciones, y luego ir cambiando la planta por otra en caso de un crecimiento muy intenso.

La hortensia en rigor es una planta de exterior, pero se ha conseguido adaptar algunas especies al interior. Como es una planta de temporada, una vez que se marchitan las flores, hay que llevarla al exterior, hasta que vuelva a florecer. En el interior, tiene que tener luz abundante, y pulverizar las hojas con rociador para que conserve su humedad.

Un árbol en la casa

Claro, para plantearse tener un pequeño árbol como planta -y no hablamos de un bonsai- en el interior, hay que tener un ambiente que lo justifique. 

Pero aparte del tamaño -y de no olvidar de tener una maceta de tamaño generoso para albergarlo-, no requiere de muchos cuidados. Basta con regarlo cada 15 o 20 días, se adaptan muy bien a las variaciones de climas, y por la falta de luz natural no suelen ensancharse demasiado. Pero si el ambiente recibe luz del sol, hay que recordar que la naturaleza del árbol la buscará, y es posible que de a poco vaya torciendo su fisonomía para alcanzar los rayos solares. En estos casos, se recomienda guiar su crecimiento con postes.

Micro huerto en la cocina

Una vuelta de tuerca a las ventajas de tener una planta interior: planificar en tener un micro huerto con plantas aromáticas y tubérculos, para hechar mano de ellos cuando estemos cocinando.

La empresa Bulbo presenta este modelo de lámpara Quadra, con focos LED, que reproduce el espectro de luz que requieren las plantas para realizar su proceso de fotosíntesis. Además, el consumo de las LED es muy bajo, por lo que se puede dejar encendido durante muchas horas.

Presentada en dos alturas regulables, se ve con una bonita bandeja de madera, por lo que además de permitir crecer nuestras plantitas, también otorga un bonito elemento decorativo.

Mi pequeño palmar

En un salón de grandes proporciones, sus propietarios decidieron -entre un pequeño vergel de plantas interiores- plantar dos palmeras. 

Si es posible, tienen que vivir en un sitio muy luminoso, y las hojas comienzan a estar lacias, hay que sacarla al exterior hasta que se recupere. Hay que regarlas una o dos veces por semana, y cada 15 o 30 días se deberían agregar fertilizantes, para que no pierdan su vigor. También tienen que crecer en un ambiente que no sea demasiado seco, por lo que hay que ayudar al crecimiento usando pulverizadores para rociar las hojas.

Hay que recordar que las palmeras crecen lentamente, por lo que quizás algunas hojas sean molestas al paso durante una buena temporada.

Patio interior en el interior

En un rincón del salón, se ha instalado un minúsculo patio interior. Allí se ha montado una serie de macetas colgantes, con un par de lámparas confeccionadas en un material similar a la arcilla. Otorga una bonita visual de verdes y marrones, en un sitio que es bien provisto de luz natural.

Cabe consignar que para tener plantas de interior, la temperatura del ambiente debería situarse entre los 15 y los 25 grados, y la humedad entre el 20% y el 60%. Todas las plantas necesitan de luz para el proceso de fotosíntesis, pero para las de interior basta con que estén en ambientes luminosos, sin necesidad de luz solar directa.

Pequeñas resistentes

Las macetas no tienen por qué ser todas de arcilla o plástico (aunque es poco recomendado). En este caso, Zeta Glass presenta unas elegantes macetas de cristal, con formas de poliedros.

En su interior vemos, entre otros vegetales, a un cactus. Esta es una planta muy bonita para decoración, y requiere de cuidados mínimos: un poco de agua una vez a la semana, y recordar que esté en un sitio con mucha luz. Resiste a temperaturas altas y bajas, y con suerte, lo veremos florecer en primavera y verano.

Tres palmeras para el salón

Tres pequeñas palmeras enanas (perdón por la redundancia) aportan un bonito valor decorativo a este salón de estilo moderno.

Como son plantas de crecimiento muy lento, se pueden mantener en estas macetas por largas temporadas. De hecho, el tamaño de la maceta condicionará el tamaño que tendrá en su futuro. En el verano se la debe regar con abundancia, y luego ir teniendo más moderación conforme lleguen los días fríos; pero tratando de evitar el clásico encharcamiento de aguas en su base.

Sutileza en rojo

El minimalismo tiene un riesgo: ser aburrido. Está bien en plantear ambientes diáfanos, evitar barroquismos en la decoración, y que el blanco sea el color imperante. Pero de ahí a tener un ambiente soso hay pocos pasos de distancia.

¿Cuál es la receta perfecta? Pues buscar un punto de equilibrio. Y en este caso, se da por el bonito contraste que otorgan las amapolas que imperan desde un aparador.

Su rojo intenso da un balance sutil a un ambiente donde apenas hay otros colores que el blanco inmaculado.

La amapola no es exactamente una planta de interior, pero bien que se puede cultivar en el jardín y que sus flores vayan decorando nuestro hogar periódicamente.

¿Te gústan las plantas? ¿Cuál sería la ideal para tu casa?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!