10 preciosos diseños de barandillas

Vanesa Matesanz Vanesa Matesanz
Loading admin actions …

Cuando encargamos construir una escalera o queremos modificar la nuestra, quizás la barandilla que la recorre sea uno de los elementos a los que menos importancia le damos, cuando debería ser completamente al contrario. Es una de las partes de nuestra escalera más importantes y que más se ve, por lo que cualquier decisión que tomemos en torno a este elemento será crucial en la imagen que proyecta todo el entorno. Sí, incluso la decisión de prescindir de ella. 

Para una barandilla se pueden elegir materiales de todo tipo, desde la clásica madera al hierro, acero, vidrio… todos ellos en diferentes formas, composiciones y modalidades. Nosotros queremos enseñarte hoy en este libro de ideas 10 opciones distintas, para todos los gustos. Pero lo cierto es que son todas preciosas. 

Lo que te costará ahora será decidirte sólo por una de ellas. ¡Agárrate, que vienen curvas!

1. Hierro forjado

Actualmente, las barandillas son una evolución patente de las que se utilizaban años atrás. Sobre todo cuando hablamos de modelos como este de la imagen, de hierro forjado y un diseño clásico que a nosotros personalmente nos encanta. 

La elegancia de la herrería más clásica y tradicional se hace tangible en una escalera como esta, creando unas figuras estilizadas que aportan movimiento a esta escalera. Un tipo de barandilla que resulta perfecta sobre todo para escaleras de exterior, aunque también puede tener cabida en el interior de las viviendas más tradicionales, más bien de aire rústico. 

2. Metal

Las escaleras curvas aportan a la vivienda un toque de movimiento, distinción y originalidad. Aquí vemos un diseño que va a caballo entre lo clásico y lo moderno, con un pequeño brocal en color blanco que sirve de soporte a esta barandilla de metalizada. Es un ejemplo en el que vemos cómo se puede combinar a la perfección el acero inoxidable de un tamaño mayor en este pasamanos con las formas horizontales que lo recorren dándole una mayor consistencia.

Es una forma perfecta de aportar cierta transparencia, de dejar que se vea a través de la barandilla, pero aportando toda la seguridad necesaria en una escalera tan alta como esta.

3. Suspendida por los aires

Esta escalera nos encanta por su diseño, por su forma. Nos parece una de las más bonitas y llamativas de toda la lista. Los peldaños parecen estar suspendidos en el aire… y en realidad casi casi lo están. Están sujetos por unas cuerdas de acero por uno de sus laterales, y empotrados a la pared por el otro lado. 

Y además, la imagen que proyecta la barandilla es un poco invisible, dada la estrechez de cada uno de los cables que la sostienen. Una barandilla perfecta para casas en las que no hay niños pequeños y en la que se quiere dar más importancia al diseño que a la seguridad en sí misma. ¡Aunque no son para nada peligrosas!

4. La magia de la madera

¿No te recuerda esta escalera a un precioso caracol? Estamos ante un modelo de tipo circular que se desenvuelve en un espacio que realmente no es demasiado grande. Si además nos fijamos en el trabajo realizado con esta madera natural tan bonita, veremos cómo la barandilla no es más que una prolongación de cada uno de los peldaños de esta escalera. Estamos ante una genial forma de aunar seguridad y diseño con un mismo material: la madera. Y es que encontrarás pocos materiales tan bonitos y acogedores como este…  

5. Estilo totalmente industrial

En este ejemplo dejamos de lado una de las características que iban teniendo en común todas las escaleras que hasta ahora te habíamos mostrado: una transparencia (en mayor o menos medida) de dentro hacia fuera y viceversa. Si optamos por un total cerramiento como este de estilo industrial podemos conseguir un diseño tan llamativo como este… eso sí, para nada recomendable en el interior de una vivienda, cuento más si es pequeña.

Es un diseño arriesgado que puedes amar u odiar.

6. Blanca y clásica

Si tuviéramos que definir una escalera clásica y romántica con una sola imagen, creo que este sería uno de los mejores ejemplos que podríamos mostrarte.

La barandilla de esta escalera está realizada en madera posteriormente barnizada y pintada en color blanco. Una evocación a esas casas señoriales de techos altos que todos tenemos en mente…  

Se trata de un diseño en el que cada escalón soporta dos elementos verticales de la barandilla, por lo que la imagen es algo más cerrada, sin llegar a serlo del todo. Una escalera perfecta para casas más conservadoras (decorativamente hablando) en la que encajará de maravilla. 

7. Lo justo y necesario

El suelo de esta escalera es impresionante, ¿no crees? Se trata de mosaico veneciano de vidrio fundido al más puro estilo mediterráneo. En cuanto a la barandilla, que es lo que hoy nos atañe, vemos que se trata de una sencilla y modernísima, que además contrasta genial en diseño y material con el suelo del que hablábamos. Una escalera curva, totalmente despejada de cerramientos innecesarios que nos permite disfrutar de su bello recorrido en todo su esplendor.

8. Auténtico lujo

Esta escalera sobrecoge con sólo mirarla por su espectacularidad y belleza. La barandilla está realizada con láminas que se colocan en cada uno de los escalones con un soporte vertical, láminas que además se solapan unas con otras. Y es precisamente la imagen de estas láminas y la iluminación existente las que consiguen que la imagen de esta escalera se convierta prácticamente en una obra de arte . La barandilla es protagonista indiscutible de una escalera de caracol colocada en una torre con mirador. 

9. Vidrio

El vidrio y el material acrílico son ahora mismo auténtica tendencia en barandillas para viviendas. Es una forma de competir con las escaleras que prescinden de barandilla para buscar el espacio y la amplitud visual, con la diferencia de que este detalle de vidrio puede ser inevitable si necesitamos seguridad a la hora de subir o bajar las escaleras. Y es que apenas notamos su presencia dada la transparencia total, sólo rota por unas pequeñas piezas metálicas que permiten anclarlo a los peldaños.

10. Sin barandilla

Como decíamos en la fotografía anterior, también ahora mismo se lleva muchísimo la opción de no colocar barandilla alguna en la escalera. Eso sí, es algo sólo factible para escaleras de poca altura, en pisos pequeños, como para unir un salón con un altillo, etc.

Obviamente no son factibles en casas con bebés, niños pequeños, ancianos… . pero geniales para pisos de jóvenes. Este diseño escalera-librero-estantería-escritorio creado por STUDIO MIEKE MEIJER nos parece un diez en cuanto a funcionalidad y belleza.

¿Con cuál te quedarías tú?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!