Plantas de exterior: la alegría en casa

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

El dicho “ser como un jardín sin flores” se aplica a lo soso, lo triste, lo aburrido, lo incompleto. El remedio es muy sencillo para tu jardín o terraza: pon plantas de exterior. Solo has de tener en cuenta que las plantas son seres vivos, que requieren de cuidados, básicamente respecto a su insolación y al riego. Si sabes que vas a ser un desastre con eso, o no pongas, o siempre puedes recurrir a otras plantas mucho más sacrificadas que necesitan poca ayuda tuya para sobrevivir. No obstante, aunque no seas muy aficionado a la jardinería, a poco que te preocupes por tus plantas, al ver lo agradecidas que son, el colorido, la frescura y los aromas que te ofrecen, harán que te aficiones, que te entusiasmes. La jardinería es un poco adictiva, dadas sus sensoriales recompensas.

Para apasionados de su jardín

Antes hemos citado la opción de hacernos con un pequeño huerto en un jardín y dedicarle un poco de trabajo. En el caso de que optemos por algo menos productivo pero mucho más colorido, como son los parterres o macetas con flores, tampoco nos vamos a librar de faena, incluso más. La delicadeza de plantas como los pensamientos, las petunias, begonias, geranios o azucenas requieren de nuestra atención, pero a cambio en cuanto llega el calor nos van a proporcionar un repertorio de colores absolutamente desbordante.

Las plantas de tu terraza

Tiestos y colgadores veraprimavera: Balcones y terrazas de estilo  de Meublé
Meublé

Tiestos y colgadores veraprimavera

Meublé

No es necesario disponer de un jardín en tu vivienda para poder disfrutar de las plantas de exterior. Siempre se puede recurrir a la terraza, incluso aunque sea de pequeñas dimensiones. Cualquier pared puede valer para colocar una serie de tiestos con plantas que alegren la vista. Y sistemas para colgar las facetas hay muchísimos, entre ellos este sistema modular con soportes de aluminio de la casa barcelonesa Mueblé.

Un surtido de macetas

Si la terraza es más grande ya se pueden repartir macetas de distintos tamaños por su superficie. Siempre que se salga un rato a tomar el sol, contemplar la calle o fumarse un cigarro, uno se sentirá más acompañado por las plantas de exterior elegidas. Desde luego se puede recurrir a plantas que proporcionan flores en una época concreta del año, pero también se puede optar por plantas como los cactus, el romero y los ficus que durante todo el año perviven con un aspecto similar, pero a cambio no hay que estar excesivamente pendiente de su riego.

Flores silvestres

Ya en el jardín, a poco fértil que sea la tierra y reciba agua, casi sin querer van a aparecer las plantas de forma espontánea. Hay algunos que las llamarán malas hierbas y otros dirán que son flores silvestres. El caso es que siempre podemos dejar un ámbito de nuestro jardín para que la sabia naturaleza siga su curso, así si la intervención de la mano del hombre, de vez en cuando nos puede regalar flores, colores y olores inesperados.

Una huerta en el jardín

Otra zona del jardín se puede dedicar a huerto para autoabastecerse de verduras y hortalizas. E incluso podemos crear nuestro huerto urbano en la terraza. Hay pocos placeres tan gratificantes como comerse un sabroso tomate o un exquisito calabacín cultivado por nosotros mismos. Obviamente hay que trabajar un poco para conseguirlo, pero realmente es muy poco y en momentos muy puntuales del año. En cambio, cuando llegan las fechas de la cosecha, es una verdadera fiesta salir por la mañana al jardín, recolectar nuestra verdura, y de ahí directamente al grifo a limpiarla y a la cazuela. Unos sabores que nada tienen que ver con lo que compramos en la tienda, y mucho, muchísimo más baratos.

Árboles frutales

Jardín de estilo  de Mocking Hoveniers
Mocking Hoveniers

Hollandse peren

Mocking Hoveniers

En el caso de que nuestro jardín ya tenga unas dimensiones considerables, el paso siguiente del hortelano es contar con algún árbol frutal. Las higueras, los perales, los almendros o los cerezos, son capaces de cumplir muchas funciones con su mera presencia. Nos darán sombra, nos embellecerán el jardín, especialmente en sus periodos de floración que nos indican la llegada del buen tiempo, nos harán sentirnos orgullosos de nuestras “tierras” y sobre todo nos darán sus frutos comestibles a nosotros y a parte de nuestra familia y amigos, ya que a todos ellos les regalaremos fruta de la buena.

Un estanque en el jardín

Jardín de estilo  de suingiardino
suingiardino

Iris acquatico

suingiardino

El agua es un elemento clave para el jardín, y no solo por el riego o la deseable piscina. También podemos diseñar el espacio exterior de la vivienda con un pequeño estanque. Si disponemos de él vamos a poder disfrutar de la peculiar flora acuática. Difícilmente podemos gozar de la presencia de una masa horizontal de nenúfares o el porte vertical de las espadañas sin un estanque. La gran ventaja es que poco a poco el agua del estanque va generando vida vegetal sin que nosotros tengamos que intervenir.

La rocalla

Ya hemos dicho que si poseemos plantas de exterior estamos obligados a cuidarlas, sino se morirán, además de que mientras languidecen, el aspecto ornamental de la vegetación se convierte en verdadera tristeza. Es decir, todo lo contrario a su cometido. Así que si vamos siempre apurados de tiempo o viajamos mucho y el mantenimiento del jardín lo hacemos solo cuando nos acordamos, entonces se puede embellecer con plantas de rocalla. Una vegetación extraordinariamente resistente a la sequedad y la falta de nutrientes. De hecho, ni siquiera se necesita mucha tierra para su desarrollo. Una solución excelente por los resultados estéticos y por los escasos cuidados que requieren.

En tierra o en maceta

A la hora de plantar todas esas flores, o las muy habituales y prácticas plantas aromáticas, lo podemos hacer sobre la propia superficie del jardín, o bien recurrir a macetas. Si finalmente lo hacemos en tiestos, en el mercado disponemos de modelos de macetas muy diferentes, por sus tamaños, colores y materiales, e incluso existen modelos en los que ocupando el mínimo espacio posible, el macetero múltiple se desarrolla en altura para poder disponer de un amplio repertorio de plantas o flores.

Todo un bosque ornamental

Acabamos todas estas ideas, con una que solo es apropiada para jardines enormes. Se trata de los arbolados ornamentales. Para ello no solo se necesita mucho espacio, sino también las labores expertas de un jardinero que invierta mucho tiempo en su mantenimiento. No lo podemos tener cualquiera, pero seguro que todos los quisiéramos tener.

¿Qué te gustaría tener en tu jardín, un rosal o una tomatera?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!