Impacta a tus invitados con una entrada espectacular

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Si la fachada es el rostro de una casa, la puerta exterior es como los ojos de la cara: es el elemento del mobiliario que da la bienvenida al visitante, y de alguna forma, su presencia es una declaración de principios de la identidad del dueño de la vivienda.

Por ello, hay puertas y puertas de todas clases: sencillas, barrocas, vanguardistas o clásicas. Pueden ser de madera, metal, hierro fundido o vidrio.

Las combinaciones son casi infinitas, y además de la seguridad, se busca dar una excelente primera impresión.

Por ello, veamos algunas características que deben tener las puertas exteriores para impactar a los visitantes de una casa.

Decoración con plantas

Jardín de estilo  de monica khanna designs
monica khanna designs

Juanapur Farmhouse

monica khanna designs

Un truco sumamente útil y de coste muy accesible: rodear la entrada de plantas exteriores. Lo primero que hay que tener en cuenta es que estos representantes de la naturaleza no molesten el paso: no conviene plantar una enredadera cerca del portal, que en un mediano plazo comenzará a invadir la puerta y sus herrajes. Lo sugerido es instalar macetas o canteros en los costados, y si son arbustos, podarlos periódicamente para que no sean molestos cuando crezcan.

Como decíamos antes, también se debe limpiar las hojas secas, las ramas y algunos frutos que pueden caer en el área de paso y que puedan incomodar a los recién llegados.

Una entrada limpia

Puertas de entrada de estilo  de HORMANN
HORMANN

porte ThermoSafe Motif 502

HORMANN

Aquí no importa el material de la puerta, ni el estilo o su color: lo que primero tomará en cuenta el visitante es el orden y la limpieza del portal. Y no se trata solamente de que esté despejada de elementos que molesten o puedan confundir a las personas que vienen del exterior, sino en que el lugar se presente sin suciedad, ni manchas de humedad, pintura o con las paredes con sectores derruidos.

Si se tiene una mascota, pues hay que recoger sus excrementos del paso. Si hay presencia de plantas, se deben quitar las hojas, ramas o frutos que pueden caer en la zona. Y por supuesto, que no haya rastros de papeles, botellas o restos de basura en los alrededores. Nada demasiado complejo que una escoba y una pala no puedan resolver.

Toques étnicos

Si nos gusta jugar con los estilos, se puede apostar por una entrada ecléctica. Por ejemplo, si vivimos en una casa de estética vanguardista, se puede montar una puerta de estilo clásico. O ir un paso más allá, y apostar por un portal de estilo étnico, que puede tener su correlato con la decoración interior, o quizás no.

En estos casos, estas puertas tienen que ser fabricadas por artesanos expertos en estos estilos, que tienen una gran pericia para desarrollar molduras, salientes y figuras.

Además, para que mantengan su presencia, se la debe barnizar y darle el tratamiento adecuado en forma periódica. Así, se tendrá el brillo deseado para crear la mejor bienvenida.

Nombres en la puerta

Casas de estilo rural de Roundhouse Architecture Ltd
Roundhouse Architecture Ltd

The Stables, Gourdon, Aberdeenshire

Roundhouse Architecture Ltd

Es muy típico de los hogares rurales el denominar a una finca con un nombre. Y por ende, también se suele bautizar a las casas. Esta costumbre se puede trasladar a los hogares urbanos, pero este toque tradicional debe tener su correlato estético.

Por ello, el cartel que informe del nombre de la casa, o bien del apellido de su propietario, tiene que ser una señal de estética agradable, como este ejemplo de Roundhouse Architecture: se sugiere que sea de madera tallada, que puede conservar su color natural, tener una capa de barniz, o pintarla en un tono intenso, que aporte un breve contraste al portal. Pero tiene que tener un equilibrio, que no sea demasiado estridente ni tampoco que pase desapercibido para el visitante.

Arte y esculturas

Es una idea similar a poner plantas en la entrada, pero esta vez se trata de apostar por el arte en vez de la naturaleza.

Claro, esta idea sirve si la vivienda se encuentra en una urbanización segura, y que la entrada a la casa esté rodeada de un muro o empalizada, porque nunca falta el gamberro de turno que puede arruinar la estatua con un graffiti o un bote de pintura.

Colocar una obra de arte en la puerta habla del gusto refinado y sofisticado del dueño de la casa, indica que en el interior viven personas amantes del arte y la cultura. Y eso también depende del tipo de estatua que se coloque, porque tampoco es cuestión de poner los típicos enanos de jardín. Para eso, mejor no poner nada.

Otra alternativa es poner una bonita estructura de hierro forjado en la entrada, que con sus formas curvas y filigranas pueden imitar las ramas de un árbol o tener un diseño abstracto.

Llamadores y campanas

Los llamadores se usaban en las épocas en que no había electricidad, y las casas tenían un tamaño más grande. Además, tampoco era cuestión de andar rompiéndose los nudillos contra la madera de la puerta exterior. En casas de antigüedades, tiendas de mercadillo, y también en casas de decoración se pueden conseguir llamadores antiguos auténticos o de imitación. Pueden ser de madera, bronce, o también pueden utilizarse campanillas, que le dan una bonita estética a la entrada.

Es uno de esos pequeños detalles, que no implican grandes costes, pero que hacen que la entrada tenga un toque un poco más bonito que lo acostumbrado.

¿Crees que la puerta debe dar la primera impresión a una visita? ¿Estarías dispuesto a cambiar tu portal?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!