Cabinas de ducha: 7 cosas a tener en cuenta antes de instalarla

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Loading admin actions …

Darse una ducha es una de las rutinas más habituales del día a día. Sin embargo, el concepto de reencontrarse con la desnudez del cuerpo acariciado bajo el agua ha evolucionado. Atrás quedan los baños tradicionales con su bañera dominando el espacio. En la actualidad, cada vez más, encontramos propuestas de diseño que apuestan por la instalación de una cabina de ducha en detrimento de aquellas que optan por los viejos diseños. Pero no se trata simplemente de una cuestión estética. La realidad se impone y teniendo en cuenta que las viviendas modernas son, en muchas ocasiones, espacios limitados, la funcionalidad se vuelve un factor clave a tener en cuenta a la hora de decantarnos por uno otro sistema.

La evolución de las cabinas de ducha las ha convertido además, en elementos de lo más coqueto y, junto a sus beneficios en materia económico (se estima que el ahorro de agua al sustituir la bañera por la ducha puede rondar el 70%), también son destacables sus prestaciones. La recuperación de espacio para otros fines o las comodidades que incorporan las cabinas de ducha en materia de higiene personal son otros puntos a favor que convierten a estos sistemas en una elección perfecta para nuestro baño.

Tanto si eres de los que no tiene tiempo que perder como si buscas el relax que ofrece una buena sesión bajo el agua, en este libro de ideas te proponemos siete claves que te ayudarán a elegir la cabina de ducha perfecta para tu baño. ¿Listo para darte un baño de bienestar?

​1. Elige tu estilo

La primera de las consideraciones a tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de cabina de ducha apropiada es el estilo que quieres para tu baño. No se trata de crear un conjunto armónico en el que la creatividad quede relegada a los complementos, pero sí de tratar que cada elemento encaje como las piezas de un puzzle. Si vas a enfrentarte al cambio de una bañera por la ducha pero vas a mantener el resto de sanitarios, busca un modelo que no rompa demasiado la estética. La variedad de cabinas de ducha es tan amplia que estamos seguros que encontrarás la que necesitas. 

2. El lugar de la ducha

Baños de estilo ecléctico de homify
homify

Ванная

homify

Tanto si apuestas por un sencillo plato de ducha como si optas por una cabina propiamente dicha, el siguiente paso es determinar dónde irá colocada. El ahorro de espacio que ganarás con la instalación de este tipo de sistemas te permitirá jugar con su ubicación más libremente que si se tratara de colocar una bañera. Lo ideal es que trates de aprovechar al máximo las posibilidades de tu baño de modo que, si no dispones de muchos metros, siempre resulta útil colocarla en una esquina.

​3. Cabinas de ducha empotradas

Baños de estilo moderno de Novellini

Para quienes el espacio no es un problema dentro del baño existe una opción elegante a la vez que funcional: las cabinas de ducha empotradas. Al igual que ocurre con los armarios, decantarte por una cabina de ducha empotrada te hará ganar ‘enteros’ en materia de distribución. En ocasiones los baños pueden estar sujetos a un diseño peculiar, teniendo que salvar vigas, desniveles e, incluso, desniveles en del techo. Si es tu caso, optar por este tipo de cabinas puede resolver tus quebraderos de cabeza en materia de organización al tiempo que permitirte crear un espacio moderno y funcional.

​4. Alternativas a las duchas de esquina

Baños de estilo moderno de Novellini

La ducha gana adeptos y es por ello que su diseño ha evolucionado hasta dar lugar a numerosas propuestas. Tanto es así que las cabinas de ducha abandonan sus habituales esquinas para colonizar otros espacios dentro del baño. Eso es lo que ocurre con este diseño de la firma Novellini que ha decidido trasladar la cabina de ducha del baño al dormitorio aunando en una misma habitación dos de los momentos más íntimos de la rutina diaria.

​5. Platos de ducha

Baños de estilo moderno de Studio TO
Studio TO

Small Bathroom Redesign

Studio TO

Una de las ventajas de sustituir la bañera por una cabina de ducha tiene que ver con la seguridad. A la larga, tener que elevar las piernas para poder darnos un baño puede ser un problema así que ¿por qué no resolverlo cuánto antes? Optar por una ducha es la mejor prevención frente a las incomodidades que puede causar la edad en este sentido y, una vez decididos a ponerle remedio, elegir el plato de ducha que mejor se adapte a nuestras necesidades es cuestión de tiempo. En general, las cabinas de ducha se presentan en cerámica aunque existen otros tipos de materiales que darán a tu baño un toque de personalidad.

Tanto si optas por una ducha convencional como si te decantas por una cabina puedes saber más sobre materiales alternativos en nuestro libro de ideas: Especial platos de ducha de resina.

​6. Elije las puertas

Cuando hablamos de cabinas de ducha pensamos en estructuras perfectamente cerradas en las que, cada uno de los elementos que las componen, encajan como un todo perfecto. Dentro de las piezas que dan vida a este particular sistema de higiene personal, las puertas son un elemento especialmente relevante, de modo que debes pensar bien qué tipo de cerramiento quieres para tu cabina de ducha. Como ocurre con los platos de ducha tradicionales que, en mayor o menor medida, suelen acompañarse por una mampara, a la hora de elegir tu cabina de ducha ten presente que puedes optar por distintos materiales (el más utilizado es el cristal transparente aunque no hay que descartar, por ejemplo, la instalación de vinilos si quieres sumar un ‘plus’ de intimidad) así como por sistemas de cerramiento (puertas batientes, correderas… ).

​7. Prueba antes de comprar

Lo cierto es que, más allá de cualquier recomendación que podamos hacerte, la mejor manera de saber si te convence o no una cabina de ducha para tu baño es que la pruebes antes de comprarla. Si tienes la oportunidad, no la desaproveches, comprueba cada una de las características que te ofrece el modelo elegido antes de llevártelo a casa y, si no estás plenamente convencido, sigue buscando. Aunque no está al nivel de la compra de una casa, la adquisición de una cabina de ducha supone una inversión importante dentro del cómputo global del hogar de modo que, como dice el refrán: “más vale prevenir que curar”. Las opciones son innumerables así que no te agobies, tómate tu tiempo y cuando te hayas decidido… ¡Disfrútala!

¿Listo para elegir tu cabina de ducha?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!