Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

El minimalismo: principios de un estilo simple

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Esto es muy minimalista es una expresión que a menudo escuchamos o incluso decimos, pero que pocas veces nos detenemos a pensar qué significa o de donde viene. La gran mayoría tenemos una vaga y general idea de lo que significa o implica el adjetivo ’minimalista, pero a menos que nuestra profesión esté relacionada con la arquitectura, el diseño, la decoración, el arte, o bien tengamos despierta la curiosidad, si alguien nos pregunta ¿a qué te refieres con lo de muy minimalista? Dudo que alguno de nosotros pueda responder con exactitud y claridad.

Y es que el minimalismo es un movimiento de nació tras la Segunda Guerra Mundial, en la década de 1960, que fue ganando presencia con el paso el tiempo. Y en nuestros días, aunque contradictorio a sus principios, el minimalismo ha influenciado y se ve influenciado de tal forma que ahora es más una ecléctica combinación de estilos que contradicen uno de sus principios básicos: la conservación de las formas puras. Pero nos estamos adelantando a lo que os explicaremos a continuación. Porque como diría el Sombrerero Loco comencemos por el comienzo y demos un breve, pero intenso repaso a eso que llamamos minimalismo hoy en día, enfocándolo al diseño y la decoración, para arrojar un poco de luz a nuestras vagas expresiones.

Origen

La palabra minimalismo se deriva de una adaptación del vocablo minimal en inglés, cuya traducción literal sería minimo. En esencia esta se refiere a la reducción a lo estrictamente necesario, a lo mínimo.

Fue utilizada por primera vez por el filósofo británico Richard Wollheim en 1965 para referirse a obras de arte con un alto contenido intelectual – la esencia – y poco contenido material o formal. El mejor ejemplo, los  ready-made de Marchel Duchamp. 

Posteriormente, el arquitecto alemán Ludwig Mies Van Der Rohe, ex-director de la Escuela de Arte y Diseño Bauhaus, retomó el término y le brindó las cualidades que ahora reconocemos en la arquitectura, el diseño o la decoración,  mezclando preceptos de la Bauhaus e interiorizando la influencias asiáticas. Así, a primera vista, el minimalismo se caracterizó en sus primeros años en Londres y Nueva York, por amplios espacios de color blanco, luces frías y mobiliario casi inexistente. 

Los principios

El minimalismo es la reducción a la esencia. Mies Van Der Rohe declaró en su manifiesto su famoso lema menos es más, frase que se convirtió en su definición por antonomasia; en cualquier disciplina, la composición se reduce a los elementos básicos y necesarios. Sin embargo, dentro de la sencillez y la austeridad perseguida, era necesario integrar la modernidad. Su lema: transmitir más con menos.

Para lograr esto, el minimalismo sigue los siguientes principios: utilizar colores puros, asignarle importancia al todo sobre a las partes, utilizar formas simples y geométricas realizadas con precisión mecánica y trabajar con materiales industriales. La pulcritud es eje rector de cada decisión. Se tiende a la monocromía absoluta, destacando el color blanco con todos sus matices. También se incorporan otros colores, no muchos, y el negro se utiliza para acentuar los detalles. 

Los materiales

En la persecución de la esencia, lo básico y la simpleza, se opta por materiales como el hormigón pulido, el vidrio, el acero y la piedra. Se evita cualquier material que destaque sobre los demás: todos los elementos deben combinar y formar una unidad. Todo es parte de todo.

La iluminación

Una buena iluminación es imprescindible en el estilo minimalista, y quizá podríamos reflexionar sobre cómo ha influido en el estilo escandinavo la obsesión por la luz natural. 

La luz ayuda a destacar el espacio. Como todos sabemos, no siempre es posible tener luz natural, sobre todo si vivimos en apartamentos muy compartimentados. Es aquí donde el minimalismo rompe una lanza en favor de la luz: tabiques mínimos y espacios fluidos. Preferentemente, se emplea la luz fría enmarcando el blanco sobre blanco. Pero ojo, la luz artificial debe tratar por todos los medios de emular la luz natural, ya que lo que colores llamativos no son bien vistos en este estilo. 

El mobiliario

Hablar de mobiliario es un tema aparte. Como sabemos, la decoración es todo un mundo, pero cuando hablamos de muebles minimalistas entendemos las piezas que siguen los mismos principios en cuanto a simpleza y funcionalidad.

Recordemos, menos es más. Por esto, se opta por muebles de líneas simples y geometrías puras. De nuevo el tema de los colores: el color del propio material, el blanco o delicados tonos pastel. 

La forma

Las formas en el minimalismo han de ser lo más simples posibles. Se obvia la decoración: solo se busca lo necesario, las estructuras. Geometrías sencillas, líneas simples, pero jugando con el ingenio de manera que las creaciones no se vuelven aburridas, sino todo lo contrario: sin decoración los objetos se vuelven bellos en sí mismos.

La filosofía

Si bien podemos pensar que el minimalismo es aburrido por su composición rígidamente geométrica y la ausencia total de elementos ornamentales, debemos reconocer que en su austeridad, se aloja una poética mágica que radica en la sutil maestría de las proporciones y la elegancia sincera de los materiales.

Así pues, se puede intentar incluso romper con las reglas pero, ¡ojo! el minimalismo va de la mano con el equilibrio y la armonía que son el objetivo. Definitivamente una palabra que no escucharemos en el estilo minimalista es recargado, pero si escucharemos relajante, limpio, elegante y sofisticado con mucha frecuencia.

Si te gusta este estilo, no te pierdas 7 motivos por los que amamos el minimalismo

¿Te gusta este estilo o prefieres algún otro? 
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!