Paso a Paso: Convertir una antigua granja en una casa de lujo

Vanesa Matesanz Vanesa Matesanz
Loading admin actions …

En muchas ocasiones tendemos a pensar que hay edificaciones, casas, cobertizos… que no merecen una segunda oportunidad. Los vemos tan dejados y ajados por el tiempo que pensamos que no tienen solución alguna. Pero nada más lejos de la realidad. Todos nos merecemos una segunda oportunidad, cuanto más si estamos hablando de una bonita granja o casita de pueblo en un bello terreno. 

Quizás a primera vista te parezca que nada se puede hacer, pero desde homify te recomendamos que lo intentes, ya que estamos seguros de que te sorprenderás con el resultado. Obviamente es algo que no podrás hacer solo… Pero hoy queremos ofrecerte 6 consejos muy sencillos y básicos para que comiences a asentar las bases de la nueva vida de esta edificación. 

Imagínate: vivir en medio del campo, rodeado de naturaleza, pero en una casa con todas las comodidades que necesites. Estamos seguros de que te gustarán las fotografías que verás en este libro de ideas, además de fantasear con cómo sería vivir en alguna de ellas…  

¡Adelante!

1. Mira la casa detenidamente y fíjate en los alrededores

Lo primero que debemos hacer es, obviamente, fijarnos en la casa o la granja a la que queremos dar una nueva vida y en el contexto en el que se ubica. 

Comenzaremos planteándonos si de verdad merece la pena darle una nueva vida, invertir en su reparación o modificación con todo lo que eso supone en tiempo y dinero. ¿Nos gusta la edificación tal y como está? ¿La cambiaríamos por completo? Son sólo algunas de las preguntas que debes hacerte. 

Otro planteamiento a tener en cuenta, como decíamos, es el de ver si nos gusta el entorno. No hablamos sólo de belleza o de cosas así (estamos seguros que tendrá un bonito entorno), si no el fijarnos en si cuenta en sus alrededores con lo más básico: un médico a pocos kilómetros, un mercado, carreteras… En función de la vida que queramos llevar o para qué sea la casa le darás una importancia u otra a estos detalles, pero debes tenerlos en cuenta en mayor o menor medida. 

2. Busca a buenos profesionales en la zona

Una vez tenemos claro (más o menos) que queremos arreglar la granja o la casa de campo, podemos buscar profesionales en la zona que nos ayuden a poner sobre el papel una serie de cosas importantísimas: qué habría que hacer exactamente, presupuesto económico, tiempo aproximado de la reforma, etc. 

Es más que probable que al ver este tipo de cosas reflejadas de una forma clara tomemos la decisión de si llevar adelante o no el proyecto, ¿no crees?

Para encontrar a este tipo de profesionales puedes acudir a un pueblo o ciudad cercana y dejarte asesorar por los lugareños. 

3. Remueve el terreno para cerciorarte de lo que hay debajo

Casas de estilo ecléctico de KREA Koncept
KREA Koncept

face sud de la grange avant travaux de rénovation

KREA Koncept

Podemos hacerlo nosotros mismos antes de que lleguen los profesionales o pedirles a ellos que lo hagan. Ten en cuenta que si antiguamente era una granja, podemos encontrar de todo bajo el suelo. Además también es recomendable a la hora de comprobar el estado de los cimientos de la edificación (si es que los tiene).

4. ¿Renovación completa o parcial?

Terrazas de estilo  de KREA Koncept
KREA Koncept

Véranda habitation principale

KREA Koncept

¿Qué hacemos con la casa? Nosotros mismos (o los profesionales que contratemos) podemos poner sobre la mesa dos opciones: una renovación completa, es decir, tirar la casa abajo y volverla a hacer de cero; o bien renovarla en parte, respetando la estructura inicial, la esencia. 

Debemos tener en cuenta una serie de factores a la hora de decidirnos por una cosa u otra: el estado de la estructura, de los cimientos, del tejado… si todo eso está dañado, lo mejor será optar por lo primero. Sin embargo si los defectos son más de nivel estético o pequeñas obras (por muy mal que luzca visualmente), ¿por qué no respetar la esencia de nuestra nueva casa? 

¡Queda en tus manos!

5. ¿Qué hacer con los edificios restantes?

Normalmente a las granjas o las casas rurales y similar, les acompañan otras pequeñas casitas o edificaciones, como cobertizos para la leña, antiguos lavaderos de ropa, etc. Sabes a lo que nos referimos, ¿verdad? 

Bien, pues ahora tenemos que decidir qué hacer con ellos: quedárnoslos y darles un nuevo uso también, prescindir de ellos… Piensa que pueden darte mucho juego, aunque sea como almacenamiento o alacena si son pequeños o como casa para los invitados y la familia si son edificaciones más grandes. 

Estamos seguros de que si le das una vuelta a su uso, lograrás encontrarles una función perfecta. 

6. Apuesta por una decoración rústica

Bien, nuestra casa y edificaciones colindantes están ya en pie, preciosas y recién reformadas. ¡Enhorabuena! 

Y ahora… ¿qué? Bueno, a la hora de decorarlo por supuesto deberás hacerlo conforme a tus gustos, eso es algo realmente personal. Pero desde homify te recomendamos encarecidamente que apuestes por una decoración de base rústica, que también puede tener su puntito chic

No hemos encontrado mejor ejemplo que este interiorismo tan sumamente bonito de Ynox Arquitectura. La base rústica se hace notar, pero encontramos unas notas de color y unos elementos muy actuales que redondean el ambiente, proyectando una imagen de revista, de lo más acogedora. 

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!