Cocinas con forma de letras, ¿cual elegirás?

Cristina Jiménez Cristina Jiménez
Loading admin actions …

Una cocina puede ser amueblada de diversas formas, siguiendo distintos tipos de organización. Lo primero que debemos tener en cuenta es si la cocina está abierta al comedor o zona de estar o es una cocina cerrada, que ocupa una estancia independiente de la casa. Ya dentro del espacio propio de la cocina, podemos distribuir los muebles y electrodomésticos agrupándolos todos en uno de los lados de la cocina, disponerlos en paralelo o dando continuidad al mobiliario en dos paramentos contiguos de la estancia, por citar solo alguna de las posibilidades que tenemos. También podemos plantearnos una cocina que cuente con una isla central, una distribución que se ha puesto muy de moda últimamente. 

Debemos, entonces, estudiar bien el espacio disponible que tiene nuestra cocina, la posición de la puerta de entrada o de la ventana en relación al espacio de la cocina o analizar bien nuestras necesidades y el uso que vamos a hacer de esta estancia. Es importante planificar bien las diferentes áreas que van a coexistir en la cocina para sacarle el máximo partido al espacio disponible y conseguir la mayor eficacia y comodidad en esta importante estancia de la casa. Estas cuestiones debemos plantearlas en primera instancia para lograr una cocina cómoda y eficaz. Para ayudarte esta primera fase y facilitarte la toma de decisiones que tienen que ver con la forma de distribuir la cocina, evitando errores bastante comunes, te presentamos algunas configuraciones que se  pueden plantear.

1. Cocina con forma en C

Llamamos configuración en forma en C a aquella que distribuye el mobiliario de la cocina a lo largo de tres de las paredes de ésta, de forma que el tamaño del mobiliario que situamos en cada una de ellas sea similar. Este tipo de configuración es válida tanto para cocinas independientes, que dejan una pared libre de muebles por la que habitualmente se produce la entrada a la estancia. También es posible recurrir a esta configuración en cocinas abiertas hacia el salón-comedor, de manera que la forma de C se abra hacia el resto del espacio, quedando delimitada por el mobiliario la zona propiamente de la cocina. Son cocinas ideales para espacios medianos o grandes y con una forma más o menos cuadrada. Cocinas de este tipo, como la de la imagen, resultan muy cómodas porque ofrecen una gran cantidad de superficie de encimera, que será muy valorada por los amantes de la cocina, que disfrutan pasando un buen número de horas creando magníficos platos para degustarlos en casa.

2. Cocina en G, de genial

Esta configuración básica en forma de C se puede hacer más compleja según las dimensiones de la cocina. Si disponemos de una cocina muy amplia, como la de la imagen, podemos añadir mobiliario en perpendicular al que tenemos en alguna de las paredes de la cocina o incluso prolongarlo creando una zona para desayunar o un espacio para comidas informales. 

3. Cocina con forma en U

Las cocinas que distribuyen sus muebles en forma de U son una variante de las cocinas en C, pues también cuentan con muebles en tres de los lados de la cocina pero siendo uno de ellos de menor tamaño que los otros. Este tipo de distribución responde, por tanto, a cocinas con una forma más rectangular que cuadrada y normalmente, con dimensiones más pequeñas que las de la cocina en C. Son también muy prácticas, pues permiten destinar uno de los lados a la zona de agua de la cocina y otro a la zona de cocción, reservando una tercera zona para trabajar (creando el llamado triángulo de trabajo). Eso sí, debemos asegurarnos de que el espacio que queda delimitado por los muebles sea suficientemente holgado para que la cocina resulte cómoda, contando con un ancho, como mínimo, de 1.20 metros.

4. Forma en L

HOUSE FOR A FINANCIER: Cocinas de estilo ecléctico de Alex Gasca, architects.
Alex Gasca, architects.

HOUSE FOR A FINANCIER

Alex Gasca, architects.

Si la cocina tiene los muebles situados en dos de los lados (contiguos) de la estancia, en lugar de en tres de ellos, estaríamos hablando de una cocina en forma de L. Son válidas tanto para cocinas cerradas, independientes como para cocinas abiertas a un espacio compartido con el salón y/o el comedor, como la que  nos proponen los diseñadores de esta vivienda.

5. Forma en I

La cocina y el patio: Cocinas de estilo  de Murado & Elvira
Murado & Elvira

La cocina y el patio

Murado & Elvira

Las cocinas que agrupan todos los muebles en una sola línea, creando una configuración en I, son muy habituales puesto que muchas de las cocinas de las viviendas actuales son estrechas y alargadas, siendo ésta la forma más práctica para esos espacios. En este tipo de cocinas es fundamental que los elementos de que consta la cocina estén distribuidos siguiendo la secuencia lógica de las actividades que se realizan en ellas: preparación de alimentos, cocinado y limpieza.

6. Con I de isla

También son cocinas en forma de I las que optan por un sólo grupo de muebles pero situado en el centro del espacio, creando una isla de trabajo. Este tipo de cocinas, suelen tener como complemento un espacio de almacenamiento, donde se sitúe también el frigorífico, situando en la isla la zona de agua, la zona de preparación de alimentos y el área de cocinado. Este tipo de cocinas necesitan de un gran espacio para que funcionen correctamente, siendo frecuente que ese espacio esté abierto a la zona de comedor y sala de estar. En esos casos es importante plantear una propuesta estilística unitaria, siendo tan importante la estética de la cocina como su funcionalidad, tal y como ocurre en esta vivienda.

7. Transformar la isla en Península

Otra tendencia muy utilizada actualmente es la que parte de una cocina en isla, pero que se conecta con el mobiliario perimetral para hacer la cocina aún más funcional, creando una península.

Como vemos, caben muchísimas configuraciones diferentes a la hora de diseñar una cocina; elegir entre las diferentes alternativas que se nos plantean a la hora de distribuir la cocina determinará la funcionalidad del espacio. Una vez tengamos clara la distribución más adecuada para nuestra cocina, será el momento de plantearnos las cuestiones estéticas, que tienen que ver con el diseño y el estilo de los muebles o con los materiales, colores y acabados empleados.

¿Cuál de estas formas es la mejor para tu cocina?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!