¿Quieres aprender un nuevo idioma? Tu hogar puede ayudarte

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Hay una nueva categoría –de esas que les gusta tanto a los futurólogos- sobre educación y geopolítica, que son los “analfabetos globalizados”. Se refiere a las personas que sólo hablan su lengua nativa, y no tienen conocimientos de otros idiomas. Pero claro, estos analistas se refieren a aquellas lenguas que, gusten o no, dominarán las comunicaciones y los negocios –aunque lo están haciendo ya- en los próximos 50 años. Se refieren, sobre todo, al inglés, y en menor medida, al chino, el español y el alemán.

Aprender idiomas es la llave para abrir puertas en cualquier trabajo, y para comprender desde los comandos de un programa informático hasta para leer las especificaciones de lavado de una prenda.

Aunque parezca extraño, la decoración del hogar puede ayudar en gran manera al aprendizaje de idiomas. Se trata de crear ambientes diáfanos, y que permitan tener a mano los elementos clave para lograr sumergirse en otras lenguas. Vamos a conocerlos.

Paredes de pizarra

Es posible revestir una pared con una pintura especial de pizarra, y escribir en ella tal como en la pizarra del colegio. Pues es una excelente idea cuando se convive con alguien que habla en otra lengua –puede ser una pareja, puede ser un turista al que hemos alquilado una habitación-, y que tenga, como consigna, que cada mañana inscriba frases, consejos, ideas o lo que le venga en mente.

Incluso, se pueden hacer juegos, de tratar de descifrar expresiones con el menor margen de errores, o de hacer recetas sin equivocarse en los ingredientes escritos en la pizarra.

Se trata de integrar un ambiente como la cocina al aprendizaje de un nuevo idioma. Y de hacerlo de una forma más divertida que estar apuntando oraciones a las que hay que indicar el verbo en el tiempo correcto.

Estantes para libros en cada ambiente

Salones de estilo moderno de agustav
agustav

Book rack in Ash

agustav

Los libros y las revistas deberían estar presentes en cada cuarto. No sólo en un salón, sino también en los dormitorios e, incluso, en el lavabo. ¿Allí también? Claro, cuando concurrimos por nuestras necesidades fisiológicas y tenemos la costumbre de leer algo, no es mala idea contar con textos en lenguas extranjeras. Y de a poco, nos iremos adaptando a la costumbre de leer en otro idioma.

Tener el espacio del ordenador prolijo

Estudios y despachos de estilo minimalista de IK-architects
IK-architects

KEFIR HOME

IK-architects

Internet es la puerta al mundo, y el ordenador es la llave. Ya sea navegando por periódicos extranjeros, usando programas de aprendizaje, viendo películas en versión original, hay un universo de formas de aprender idiomas con el ordenador.

Pero claro, para ello, tenemos que tener un espacio de trabajo limpio, que no se convierta en un comedor al paso, que tenga una iluminación adecuada, y que tenga espacio suficiente para poder tener a mano apuntadores, libros, lápices, etc.

Y lo más importante: contar con una buena silla para pasar varios horas y no tener que pasar factura a la espalda. Si quieres ver un buen muestrario de las mejores sillas para trabajar, no dejes de pasar por aquí.

La radio y la TV son esenciales

Salones de estilo moderno de NZA
NZA
NZA

Habíamos destacado el uso de Internet para aprender idiomas, pero otros elementos claves son la radio y la televisión.

Si uno vive en un país extranjero, lo mejor es despertar cada mañana y escuchar los informativos. En radios como la BBC o Radio France 1, la claridad de sus locutores es muy recomendada para comenzar a empaparse de sus idiomas respectivos.

Si se vive en España, recordemos que con la TV digital casi todas las señales emiten en películas y series en sus lenguas originales. Y como en el ordenador, hay que tratar de adaptar el oído y verlas sin recurrir al subtitulado. En el caso del DVD, se puede empezar con subtítulos en la lengua original, y luego quitarlos de la pantalla.

Esta inmersión audiovisual es una de las formas más prácticas y eficaces de aprendizaje.

Elige un color relajante para aprender

Si quieres destinar un ambiente de tu casa como estudio, lo ideal es hacerlo lo más confortable posible, pero que también tenga ciertas condiciones que permitan la concentración.

Hay gente que prefiere revestir las paredes en tonos fríos o neutros, como el blanco o el beige. Pero hay colores como el verde claro que permiten, además de la concentración, incentivar como no lo hacen otros tonos. Pero también conviene hacer un matiz y balancear con algún cuadro o alguna figura en otro color, como esta genial idea de un mapamundi en la pared, autoría del estudio de Alena Chekalina.

Crea un salón fantástico

Si tienes la suerte de tener un “compañero lingüístico”, ya sea al que te da clases o con el que conversas en determinados días a la semana, lo recomendado es que estén en un sitio cómodo, que permita distenderse y concentrarse en la conversación.

Para ello, el lugar recomendado de la casa es el salón, y es importante que sea decorado con equilibrio, evitando la presencia de muebles muy cargados, que interrumpan el paso y distraigan la atención.

Procura que haya buena luz natural, que se tenga una mesa ratona para poder apoyar libros, papeles y fotocopias, y que también se pueda contar con una pantalla de TV para poder ver algún telediario o película en otro idioma.

¿Te gusta aprender idiomas? ¿Qué te han parecido estos consejos?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!