Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Un cálido chalé eficientemente energético

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

House KaTo es un proyecto de arquitectura doméstica del que podemos aprender mucho. No solo su lado estético llama la atención por sus formas y composición, ya que tras sus fachadas revestidas con madera y aluminio se esconde toda una tecnología que permite que esta vanguardista vivienda unifamiliar se aísle perfectamente de las condiciones térmicas exteriores. Todo esto se consiguió gracias a la intervención que llevó a cabo el arquitecto Manuel Benedikter que se completó en siete meses y consiguió que la casa obtuviera el nivel B de eficiencia energética. Entre otros trabajos, se sustituyeron los cerramientos de los huecos, se instaló un sistema de captación de energía solar, calefacción radiante, ventilación mecánica controlada y se sustituyeron los sistemas de aislamiento en los pavimentos. 

Desde el exterior

La intervención que se llevó buscaba dos objetivos: por una parte, que la vivienda mejorara su funcionamiento ganando eficiencia energética; por otra, mejorar la calidad espacial del segundo nivel de la casa, el loft. Este último fue redistribuido y rediseñado completamente, mejorando tanto su piel exterior como su interior. Prolongando la primera planta se consiguió encerrar una terraza cubierta, que proyecta una zona de porche en planta baja y da forma a una nueva terraza en el jardín circundante. 

En detalle

Mientras que en la parte inferior de la casa las fachadas están revestidas de madera cálida, en la parte superior se cubrieron los muros con tejas de aluminio. Esta decisión fue una de las estrategias tomadas para mejorar la eficiencia energética, pero además consiguió que la imagen exterior del edificio cambiara notablemente. House KaTo tomó una fuerza estética y un carácter personal y diferente, que se integra a la perfección con la madera. El aluminio se empleó también en la cubierta, dándole una imagen unitaria a la pieza  superior de la casa. 

El paisaje interior

Nos asomamos al interior, para descubrir que línea siguió el proyecto de puertas hacia dentro. Se buscó que las diferentes estancias estuvieran conectadas con su entorno, tanto a nivel visual como estilístico. Sin embargo, se huyó de soluciones rústicas tradicionales. Podríamos decir que el diseño se inspiró en los ambientes escandinavos, con la iluminación, la calidez y la sencillez como puntos claves. Los colores, los materiales y las texturas armonizan a la perfección con los paisajes exteriores, que se convierten en fondo de perspectiva gracias a los grandes huecos de vidrio. 

La cocina

Dos de los espacios más interesantes de la casa son las cocinas. Sí, en plural, y es que cada una de las plantas se integró una. Esta a la que nos asomamos se encuentra en planta primera y se relaciona con una terraza a través de un gran cerramiento de vidrio por el que entra gran cantidad de luz natural. El diseño cuenta con una isla central y una encimera auxiliar apoyada en uno de los muros, combinando además un sistema de almacenamiento integrado. El blanco y el negro forman el binomio de colores que se escogió para el mobiliario, contrastado con la madera del suelo y la zona de comedor.

La organización

Tanto en planta baja como en primera se incluyó un completo programa habitacional con todos los usos. Ambos niveles se comunican a través de una escalera de dos tramos encerrada entre muros. Las huellas se revistieron de madera clara, mientras que las tabicas se aplacaron con piedra de color negro, dando como resultado un juego óptico de lo más interesante. La materialidad de la escalera representa los acabados que se escogieron para el paisaje interior general de la casa. 

El lado más íntimo

En los dormitorios, el pavimento cerámico de piezas cuadradas y oscuras se sustituye por tarima de madera buscando un grado más alto de calidez. Se diseñaron con la misma simplicidad que el resto de la casa, dejando que los materiales desnudos y con acabados naturales fueran los focos de belleza. Diferentes texturas crean un punto íntimo en esta habitación, situada en planta baja y con acceso a una de las terrazas.

Si te ha parecido interesante este proyecto, te recomendamos que le eches un vistazo a:

Una pequeña cabaña de bosque con mucho diseño

¿Qué te parecen los interiores de esta cálida vivienda?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!