Consejos de supervivencia: la oficina en un espacio abierto

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

En los últimos años, los interioristas han apostado (y ganado) por crear oficinas sin despachos, también conocidas en la jerga como open office.

La razón obedece al avance de las nuevas tecnologías, donde el teletrabajo va ganando importancia, y a nuevas formas de producción donde el concepto de trabajo horizontal es más efectivo y rápido que las relaciones verticales.

Por ello, se conciben espacios de trabajo sin tabiques de separación, donde cada uno pueda interrelacionarse con los compañeros del escritorio de enfrente y de los costados.

Pero en aras del buen trabajo, y de la convivencia, hay una serie de puntos muy importantes a tener en cuenta. Y todo sea por el bienestar nuestro, de los compañeros y de la empresa.

Mantener el escritorio ordenado

Ambientes actuales de La Ventana de Colores: Edificios de oficinas de estilo  de LA VENTANA DE COLORES
LA VENTANA DE COLORES

Ambientes actuales de La Ventana de Colores

LA VENTANA DE COLORES

Ahora que no hay cubículos, todos los escritorios se exhiben de igual manera. Y el orden del espacio de trabajo es sinónimo de la personalidad de cada uno. Es de muy mal gusto tener un escritorio rebosante de papeles, con resto de servilletas sucias, multitud de bolígrafos que no funcionan en un portalápices, y pilas de pequeños post it con mensajes tan importantes que hace meses que no se tocan.

Es cuestión de revisar periódicamente las pilas de papeles que se acumulan, tirar todo aquello que no sirva, y en lo posible, no imprimir aquello que podemos guardar en el ordenador.

Ya sea en una oficina, pero también si trabajamos en el hogar, tener un escritorio ordenador si sinónimo de respeto a nuestro trabajo.

Controlar el tono de voz

Soporte para portátil DEBEAM: Estudio de estilo  de debosc
debosc

Soporte para portátil DEBEAM

debosc

Quizás sea por la poca cobertura que da el móvil en algunos sitios, pero queda muy mal que uno hable por teléfono subiendo la voz más de lo normal. Estos casos son todavía más frecuentes cuando se usa el auricular y micrófono sin manos, que tiene un poder de recepción de voz menor.

Hay que tener en cuenta que nuestros compañeros tratan de concentrarse en su tarea, y tener al lado a una voz con un tono más allá de lo respetable es muy irritante.

Lo mismo también sucede cuando se entablan las clásicas conversaciones de oficina, de temas intrascendente como fútbol, moda o series de culto: no todos los compañeros tienen ganas de escuchar nuestras opiniones.

Cuidado con el volumen de la música

Oficinas y Tiendas de estilo  de K2 Space

Mucha gente necesita música para trabajar. Es una forma de dar compañía, y también de concentrarse. Pero para otros, es una fuente de distracción, sobre todo si son melodías o ritmos que no le gustan. Lo sugerido es escuchar música suave, sin tonos estridentes, y a un volumen bajo. Hay sistemas de altavoces como

No es buena idea usar auriculares de gran tamaño. Es que si bien tienen una excelente fidelidad, da una imagen de aislamiento poco agradable. Además, cuando un jefe o compañero esté llamando la atención, tendrá que hacerlo a los gritos o moviendo los brazos, lo cual tampoco es muy discreto.

Respetar los tiempos

Oficinas y Tiendas de estilo  de K2 Space

Los expertos en recursos humanos recomiendan que, más que apostar por empleados puntuales, hay que buscar aquellos que sean más productivos. Es cierto, pero si se tiene un horario, hay que cumplirlo. Prácticamente todas las empresas dan una cierta flexibilidad para desayunar a media mañana, y otorgan un horario para comer al mediodía. Pues a menos que las pautas de trabajo digan lo contrario, lo sugerido es respetar esos tiempos. Eso permite socializar con los compañeros fuera del ámbito estrictamente laboral, y también, que se pueda aprovechar mejor el tiempo disponible. 

Pero también cabe ser preciso con el horario de salida, porque por más que algunos decidan hacer horas extras por su cuenta, eso también da la impresión que uno nunca termina de hacer el trabajo a tiempo y debe prolongar su jornada laboral.

No comer ante el ordenador

Oficinas y Tiendas de estilo  de K2 Space

Una cosa es saborear una galleta o una pastita, pero no queda bien emprender la comida del mediodía enfrente del ordenador. Por un lado, hay que respetar el espacio de trabajo, y si se trabaja mientras se come, hay una alta posibilidad de manchar el teclado con dedos sucios, y ni hablar del alto riesgo de derramar el vaso con agua o bebida sobre el teclado. Y si es un ordenador portátil y recibe líquido, lo más probable es que deje de funcionar.

Por otro lado, es muy poco higiénico que luego queden restos de comida por los alrededores, y ni hablemos si hay gente que tiene la costumbre de dejar la fiambrera con sus restos de comida en exhibición al lado de la pantalla del ordenador.

Es también cuestión de respetar los tiempos de cada actividad: cuando se trabaja, no se come. Y viceversa. Por ello, casi todas las oficinas, como esta de la empresa Beats, diseñada por K2 Space, disponen de un espacio destinado para comer, y de paso, desconectar por un rato del trabajo.

Usar la luz indicada

El ordenador es una fuente emisora de luz, pero la exposición por tantas horas puede agotar la vista. Por ello, se recomienda trabajar con una fuente de luz indirecta, que ilumine el teclado y parte del monitor, pero sin eclipsar la imagen de la pantalla.

Muchas veces las oficinas y los despachos tienen tubos fluorescentes en el techo, pero depende de su altura, no siempre es una fuente de luz efectiva. Por ello, se sugiere que además haya un foco de luz más cercano, como una lámpara de escritorio, que permita tener una mejor fuente de luz para trabajar.

¿Trabajas en una oficina abierta? ¿Qué te han parecido estos consejos?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!