Vacaciones originales: tres lugares donde pasar una noche de cuento

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Sobre vacaciones, igual que sobre gustos, no hay nada escrito. Hay personas que les gusta hacer un montón de cosas y otros que solo quieren tirarse en la playa. Luego están los que buscan unas vacaciones lo más familiares posibles y los que, todo lo contrario, prefieren no rodearse de nadie. También hay a quien les gusta regresar una y otra vez al mismo lugar, mientras que hay otros que nunca repiten. Los hay que van donde todo el mundo mientras que otros buscan ante todo la originalidad. Para estos últimos hemos creado este libro de ideas. 

Pero seas del tipo de persona que seas, seguro que disfrutas acompañándonos por este viaje a lo largo de mar, tierra y aire a tres lugares en los que pasar una original noche de cuento. Comienza el viaje…

Dormir en una casa flotante

Hay algo en las casa flotantes que nos retrotrae a los libros de aventuras que leíamos cuando éramos pequeños. El nombre de este bote, Nautilus, nos recuerda al submarino con el que Julio Verne nos transportó 20.000 leguas de viaje submarino. Sin embargo, esta casa flotante poco tiene que ver con las embarcaciones de los libros de Julio Verne, o las cochambrosas casas flotantes que rodeaban a Huckleberry Finn en el Mississippi. Al contrario, al viajero que decida pasar la noche aquí, le espera un viaje placentero en armonía con la naturaleza sin sacrificar todas las comodidades de la vida moderna. 

Suelos y techos de madera y un mobiliario confortable componen el interior de este barco. Un interior que conecta con exterior a través de los cerramientos de vidrio, con los que disfrutar de unas maravillosas vistas desde la comodidad de nuestro sofá. 

Una casa en un árbol

¿Quién dijo que las casas en los árboles solo pueden ser para niños? Este arquitecto alemán ha llevado el concepto hasta sus últimas consecuencias, creando una auténtica residencia en el árbol, donde para llegar a lo más alto no hace falta tener la agilidad de los niños. Una amplia escalera nos conduce a la terraza, a tres metros de altitud, y de ahí al resto de la casa. Pero aunque está casa está unida al árbol, que ayuda a mantenerlo, se ha cuidado mucho el tratamiento del mismo. Los tornillos han sido sustituidos por cables de acero fijados por correas textiles a las ramas más gruesas. De esta manera no hace falta dañarlo ni agujerearlo. 

Una vez dentro, esta casa en un árbol no es agobiante, sino todo lo contrario: aquí, además de madera, se ha utilizado el vidrio: cerramientos, ventanas y una maravillosa claraboya que nos permite sentirnos en medio de la naturaleza miremos a donde miremos. 

Dormir en una antigua barrica

Estas barricas de roble estaban destinadas a guardar en su interior ocho mil litros de vino. Pero hoy en día se han convertido en un original hotel en el que, a pesar de su tamaño, se cuenta con todo lo necesario para pasar una noche inolvidable. Equipado con sistema de calefacción y de agua, estas barricas pueden ser un regalo perfecto para los amantes del vino, tanto para una estancia veraniega, como para un visita en pleno invierno. 

Situados, como no podría ser de otro modo, en medio de un viñedo, en estos barriles no solo disfrutaremos de una de las más originales habitaciones de hotel en que cualquiera puede hospedarse, sino que además tendremos acceso a estas increíbles vistas sobre el valle del Rhin. Durmiendo dentro de una barrica no podremos dejar de probar los famosos vinos de esta región. 

Puedes leer más de este proyecto en este libro de ideas.

Y a ti, ¿en cuál de estas tres originales casas te gustaría pasar la noche?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!