Cocina + Comedor: ¡una receta fenomenal!

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

En las grandes casas de las décadas pasadas, y de los últimos siglos, la división de los ambientes era muy marcada. Aquellas familias que podían permitirse tener personal de servicio construían casas que en realidad eran dos mundos paralelos: la cocina y el salón, por ejemplo, eran dos ambientes separados, donde los dueños de la casa jamás pisaban el primero.

Los tiempos cambian, las propiedades también reducen sus tamaños, y en todo caso, también cambia la funcionalidad de los ambientes.

En este sentido, en los últimos años aumenta la tendencia a fusionar el comedor y la cocina en un único ambiente, o a lo sumo, separados con divisiones casi simbólicas, como una pequeña barra o un cambio en el revestimiento del suelo.

Cabe tener en cuenta una correcta ventilación para que los aromas de los fogones invadan al salón, pero nadie puede negar la comodidad de tener ambos ambientes integrados y contar con una casa con ambientes más diáfanos.

Separación de ambientes

Cocinas de estilo moderno de Santoro Design Render
Santoro Design Render

Render e soluzione

Santoro Design Render

La división tradicional y obvia entre dos ambientes es una pared. Pero cuando se decide por una integración entre cocina y comedor, pues se derriba ese pequeño muro. Pero claro, quizás no se desee una fusión absoluta, sino dejar un margen de autonomía entre uno y otro.

Para ello, una buena solución es montar una barra, con una altura promedio de 120 cm. Además de permitir una diferenciación entre ambientes, es un lugar ideal para desayunar, comer algo ligero o tomar una copa de manera distendida.

Inclusive, su interior se puede reconvertir en un gabinete para guardar enseres, y evitar tantos módulos de altura en la cocina.

Diferentes pisos

Si los dos ambientes no cuentan con una separación física, se puede mantener la diferenciación entre uno y otro instalando dos tipos de revestimiento de pisos. Se obtiene una distinción visual sin que eso implique poner obstáculos entre ambas dependencias.

La elección de los materiales puede ser estética, pero es mejor que sea práctica. O sea, en la cocina, se sugiere que sean cerámicos que permiten una limpieza más rápida y efectiva. En cambio, en el salón se puede optar por maderas laminadas, parqué o incluso alfombras.

Limpieza y buen aroma

Integrar la cocina y el comedor puede ser una gran idea, pero la clave para que también sea una idea efectiva es que los olores y la suciedad no invadan los ambientes. Obviamente, estos se generan en la cocina, y para que el relax del salón no sea sorprendido por los aromas de sopas y carnes a la plancha, hay que instalar una campana extractora de humos de buena potencia, y en lo posible, procurar que el ambiente también tenga iluminación natural para ventilar en forma más efectiva.

Claro, también cabe comprar un extractor que no sea demasiado ruidoso, sino al momento de cocinar no se podrá conversar, ni leer ni ver televisión en forma tranquila.

¿Estilos similares o diferentes?

Una vez decidida la estructura funcional, cabe analizar el estilo que se quiere aplicar en la cocina-comedor. ¿Qué todo sea similar, o establecemos una diferencia de colores y estilos para distinguir uno de otro?

En el primer caso, como suele pasar en las casas minimalistas, se gana en uniformidad pero aumenta la percepción de ser un espacio amplio. Si hay diferenciaciones, el ambiente puede parecer más pequeño, pero da una idea de mayor dinamismo. Además, permite jugar más fácilmente con los elementos, como combinar otros tipos de sillas o pintar las paredes de diversos colores.

Muebles para ahorrar espacio

Cocina de estilo  de SteellArt

La fusión entre cocina y comedor suele ser una alternativa ideal para cuando se vive en apartamentos pequeños. Se eliminan divisiones y se gana en amplitud.

Pero dado que muchas veces se usan muebles para marcar la separación entre uno y otro ambiente, es sugerido que este sea del tipo multifuncional, que permitirá un importante ahorro de espacio y nos brinda una buena cuota de comodidad.

En este caso, vemos un interesante modelo de Stellart, que puede albergar al microondas, servir de mesa, cuenta con placa vitrocerámica y tener espacio para guardar enseres. El tamaño de su base es 120 x 120 x 90 cm, e incluso se puede reducir a 105 x 105 x 90 cm.

La iluminación

Cocina de estilo  de homify

Aunque apostemos a la integración entre los dos ambientes, no hay que olvidar que cada uno tiene una función distinta, y por ello, también la iluminación tiene que ser diferenciada.

En la cocina, los focos tienen que ser cenitales, con una luz concentrada y dirigida para poder tener más claridad al momento de cocinar. Las lámparas LED o halógenas pueden ser muy buenas opciones.

En tanto, en un salón se sugiere que haya una iluminación más tenue, que puede ser cenital como indirecta, rebotada en el techo o las paredes, para dar una sensación de relax y distensión.

¿Qué te parecen estas ideas para fusionar la cocina con el comedor? ¿La pondrías en práctica en tu hogar?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!