7 VALIOSOS consejos para evitar accidentes en casa

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Cualquier casa está llena de riesgos. Desde las instalaciones eléctricas a los cuchillos de la cocina, o los suelos mal colocados o una seguridad deficiente en las escaleras. Y si bien hay que tener un cuidado especial con los niños pequeños o las mascotas, todos somos susceptibles de tener un descuido y sufrir una tragedia por no haber tenido la suficiente previsión.

No es cuestión de realizar grandes inversiones ni de vivir con los sentidos siempre alerta, tan solo se trata de tener la precaución de evitar ciertos elementos, proteger otros, y tener la casa lo más segura posible.

Barandillas para las escaleras

No sólo los niños, cualquier persona es susceptible de resbalar y tener un accidente en la escalera. Por ello, se sugiere que siempre se instalen barandillas, que si hubiera algún resbalón, es posible agarrarse antes de terminar rodando. Y en caso de suceder este accidente, una barandilla evita que la persona caiga al costado y tenga un impacto más grave.

En todo caso, depende del diseño de la escalera, si se tienen niños pequeños es sugerido que el borde de la barandilla no tenga bordes demasiado rectos, porque un golpe en este lugar puede ser de alto riesgo. Para evitarlo, se pueden colocar protectores de plástico que también es posible usar en los bordes de las mesas.

Guardar cables

Siempre se debe procurar que los cables de los diferentes electrodomésticos estén bien resguardados. Estos no entrañan grandes riesgos para los humanos, pero si se tienen perros, es muy posible que al can se le de por mordisquear los cables, sobre todo si es cachorro, y así llega el riesgo de que pueda recibir una descarga eléctrica.

Hay modelos de escritorios que cuentan con habitáculos para guardarlos, como esta interesante idea de Finoak, pero en todo caso, también se pueden comprar protectores de plástico, que unifican los cables en una misma estructura, y que además evita la desprolijidad que queden a la vista.

Atención con los fogones

Los fogones de la cocina son una de las fuentes más habituales de accidentes. El mayor descuido es dejar la llave abierta, y el gas, al ser incoloro, va llenando el ambiente. Es cierto que se lo puede detectar por su olor, pero cuando esto sucede, ya se habrá escapado un volumen considerable.

Lo sugerido, si se tienen niños pequeños, es cerrar la llave de paso cuando la cocina no esté en uso. En el caso de las placas vitrocerámicas, hay que ser precavido en no apoyar objetos de plástico, ni los trapos de la cocina, cuando se está utilizando. Y por supuesto, tener una doble precaución con las manos: un accidente muy común es tocar una encimera que, aunque apagada, todavía desprende calor.

Proteger las tomas eléctricas

Los niños pequeños son curiosos, y un accidente recurrente es cuando se le ocurre hurgar el interior de los enchufes con un objeto metálico.

Dado que no siempre es posible instalar tomas eléctricas fuera del alcance de un niño, lo sugerido es comprar unos pequeños cobertores de los enchufes, fabricados en plástico, que se colocan y quitan fácilmente, pero que un niño no lo puede sacar sin hacer demasiada fuerza.

Si se usa un conector con varias tomas, conviene colocarlo a una altura superior a un metro, porque un riesgo latente es si el niño quiere sacar un enchufe y hace contacto con las clavijas.

Quitar bolsas y cobertores de almohadas

En el mundo de juegos de los niños, suelen agarrar lo que tengan a mano y usarlo de casco o corona. Y eso puede ser la bolsa de nylon de la compra, o los cobertores de tela de las almohadas y almohadones. Y con este juego puede ahogarse y tener una situación de asfixia.

Para evitarlo, se recomienda enrollar las bolsas de nylon con nudos y guardarlas en recipientes que estén fuera de su alcance. En cuanto a los cobertores de tela, pueden ser guardados en gabinetes distantes, o bajo pilas de toallas u otros complementos textiles que desistan al pequeño de andar escarbando.

Reparaciones de los pisos

Es posible que cada tanto haya que hacer alguna reparación en el piso, ya sea por un caño que tiene pérdidas o porque se ha roto alguna cerámica y se la debe cambiar.

Un accidente habitual se da cuando un niño que corre, o incluso un adulto que camina distraído, tropieza con la refacción a medio terminar y cae o se lastima el pie.

Para evitarlo, mientras duren los trabajos, se puede colocar un cartón o una plancha de madera de una superficie mayor a la obra, y asegurarla con pequeñas bolsas de arena.

Cuidado con los detergentes

Los elementos de limpieza, como detergentes, lejía y desinfectantes, tienen que ser guardados en lugares seguros, o sea, gabinetes con puertas, que estén a más de un metro de altura.

Un error común es guardar estos limpiadores químicos en envases de bebidas vacías, y nunca falta la persona distraída que se dispone a beber un trago sin reparar que puede estar a punto de ingerir un líquido de limpieza. Si se compran desinfectantes a granel, hay que guardarlos en recipientes que no den lugar a confusión, como viejas botella de lejía.

¿Crees que tu casa es segura? ¿No debería tener más precaución con algunos elementos?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!