¿Malos olores? Prueba con estos trucos caseros

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Cualquier casa es un compendio de aromas. Pocas cosas más agradables que una olla con salsa en plena cocción, o de algunas flores que decoran el hogar. Pero también, hay que reconocerlo, en el hogar se congregan una multitud de malos olores: pueden ser las zapatillas que uno se quita después de practicar deporte, los incómodos aromas del baño, la presencia de elementos desagradables en la basura o un alimento que sin querer hemos dejado olvidado por demasiado tiempo en el refrigerador.

Sin embargo, con una serie de sencillos consejos, es posible evitar que los malos olores invadan la casa. Y no estamos hablando de comprar purificadores ni otros artilugios, simplemente se trata de recurrir a recetas caseras y objetos cotidianos que permiten purificar los ambientes en forma muy sencilla. Vamos a conocerlos.

Hierbas aromáticas

Vamos a empezar por uno de los lugares donde se concentran mayor cantidad de aromas: la cocina. Pueden ser agradables, como los de un plato en plena cocción, pero también puede haber irritantes como los que emanan de la basura o del sumidero.

Las hierbas aromáticas son unas excelentes aliadas, porque además de su olor intenso que es agradable al humano, otorgan una bonita presencia decorativa. Estamos hablando de colocar pequeños ramilletes de tomillo, romero y hoja de laurel, o mejor aún, de preparar un té con un pequeño cazo, y dejarlo que sus aromas impregnen la cocina. Verán que buen resultado que da.

Bicarbonato de sodio

Este elemento es infalible: se lo puede dejar en una olla abierta dentro del refrigerador, o se lo puede colocar toda la noche en la alfombra, y al otro día hay que limpiarlo con una aspiradora. También se lo puede dejar en un recipiente en el interior de los gabinetes, y se verá qué buen poder tiene para absorber la humedad y los malos olores. Eso sí, hay que ser precavido y evitar que los niños o las mascotas estén curioseando o se les ocurra tocarlo. En este caso, hay que buscar la forma de que esté lejos de su alcance.

Patatas en el refrigerador

Las patatas tienen la capacidad de absorber los malos olores. Para ello, se pelan algunas unidades y se dejan en el interior de los gabinetes o en la parte inferior del suelo de la cocina. Cuando comienzan a tomar un aspecto amarillento hay que tirarlas a la basura, pero mejor aún si el recambio se hace día a día. Y el ambiente ganará en comodidad al evitar esos malos olores. En el caso del refrigerador, si hemos dejado algún alimento (como carnes) y se ha descompuesto, pruebe de dejar las patatas y se verá qué poco quedará de ese aroma molesto al otro día.

Vinagre blanco

Así como el bicarbonato de sodio, el vinagre es un excelente aliado para quitar los olores muy intensos. Por ejemplo, para erradicar el olor que deja cuando un pescado se cocina, se puede hervir un poco de vinagre y se verán los cambios. Otra alternativa es colocar una pequeña taza en un rincón durante varias horas, y se comprobará cómo los malos olores como el del tabaco es erradicado. En el caso de los olores que dejan las mascotas, se sugiere rociar un paño húmedo por la alfombra y los sillones donde nuestros amigos peludos suelen dormir su siesta.

Esta es una buena forma de poder tener ambientes agradables, sobre todo cuando comedor y cocina comparten el mismo ámbito, como vemos en este ejemplo de Aiya Lisvoa.

Contra el tabaco

Hay gente que sigue teniendo la mala costumbre de fumar en un salón sin ventilar. Y su olor no se va rápidamente. Para quitar el incómodo aroma del tabaco, se sugiere usar piezas de cítricos, como mandarina o bergamota, impregnadas en alcohol y dejar por un buen rato que cambien los aromas del lugar. Otra planta que también tiene la misma utilidad es el eucalipto. De a poco, se verá como el horrible olor del tabaco va siendo reemplazado por otros aromas más agradables.

Sal y vinagre en el sumidero

La mezcla entre agua, poca ventilación y restos orgánicos que se produce en un sumidero genera una masa de un olor desagradable, que no parece fácil quitar. Pero sí lo es, porque se puede usar una combinación de sal y vinagre, e impregnar la mezcla en un paño húmedo y limpiar la parte superior del fregadero. Tras dejar reposar por varios minutos, se limpia la superficie, y luego, lo que queda de mezcla se arroja dentro del sumidero, para que de paso se eliminen las impurezas que se acumulan en su interior.

Plantas en el baño

La madre naturaleza sigue siendo la mejor aliada. Además de su hermosa imagen estética y decorativa, las plantas son una excelente guerreras contra los malos olores, porque su presencia ayudan a purificar los ambientes. Por ejemplo, cabe probar con colocar algunos ejemplares de plantas de interior en el baño, y se verá qué bien huele a todas horas del día. Y si se recurre a tallos de lavanda o romero, tanto mejor.

¿Has probado alguno de estos trucos para combatir los malos olores?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!