Salón: Salones de estilo mediterráneo de Grupo Inventia

Cómo derribar las paredes de la casa: todos los permisos

Cristina Jiménez Cristina Jiménez
Loading admin actions …

Hacer una reforma integral en una vivienda implica, entre otras cosas, que normalmente se derribe algún muro y o tabique. Lo primero que tenemos que pensar en ese caso es, de hecho, que tipo de elemento nos disponemos a tirar, mover o reconstruir puesto que la palabra muro y la palabra tabique no son sinónimas. Antes de preguntarnos, entonces, por los permisos a solicitar o por cómo proceder a realizar la obra, hemos de valorar muy bien el alcance de la misma y estudiar sobre qué elementos vamos a intervenir.

Según la Real Academia Española (RAE) un muro, es una pared o tapia, es decir, en el ámbito de la vivienda en el que nos encontramos un muro es una obra de albañilería vertical, que cierra o limita un espacio. Preguntando de nuevo a la RAE por el significado de tabique, nos dice que es una pared delgada que sirve para separar las piezas de la casa. La principal diferencia entre ambos es que el muro, por tener carácter de cerramiento cumple una función que va más allá que la de mero elemento separador, por lo que suele tener también una función estructural. Muchas veces, seguramente, hemos oído hablar de muros de carga, que son aquellos muros de una casa que soportan el peso de las partes superiores de esta, es decir, que son los encargados de mantener la casa en pie. En las construcciones actuales no es habitual encontrarnos con este tipo de muros, salvo en viviendas de pequeño tamaño (normalmente unifamiliares aisladas) pero si es frecuente encontrarnos con este tipo de muros en pisos urbanos, si se encuentran en edificios antiguos (normalmente anteriores a los años cincuenta del siglo XX, cuando apenas se utilizaban las estructuras metálicas y, mucho menos, de hormigón). La manera de proceder a la hora de derribar las paredes de una casa que no son tabiques separadores sino muros de carga es totalmente distinta, pues debemos garantizar la estabilidad de la vivienda antes de proceder al derribo. Te contamos en este libro de ideas todo lo que necesitas saber para evaluar la situación de partida y para que solicites los permisos o licencias que procedan dependiendo de tu caso particular.

La seguridad, ante todo

Hemos empezado hablando de seguridad porque entendemos que es  la cuestión más importante a la hora de plantear un derribo de las paredes de una casa. La seguridad no es sólo importante para los dueños de la casa objeto de la reforma, sino también para los vecinos cuando se trata de un piso dentro de un edificio o de una vivienda con propiedades colindantes. Por ello, cuando nos dispongamos a realizar una reforma en una casa relativamente antigua, conviene consultar a un Arquitecto para que valore las características de las paredes. De este modo tendremos la certeza de que no estaremos actuando sobre ningún elemento estructural o que, si necesitamos hacerlo, se plantean antes las medidas de seguridad oportunas (refuerzos, apuntalamientos, etc.). 

Cabe señalar en este punto que algunas paredes de una casa antigua, que fueron construidas como tabiques originalmente (es decir, que no tenían carácter estructural en el proyecto original), pueden haber entrado en carga con los años, habiendo adquirido una capacidad portante. Un técnico especializado, puede detectar estos comportamientos en un edificio y hacer un proyecto de demolición que incluya las medias de seguridad correspondientes, para evitar disgustos o problemas graves a la hora derribar estos tabiques.

Licencias y permisos

Pero teniendo garantizada la seguridad de la actuación, también debemos pensar en otras cuestiones que no son para nada baladíes. La primera, saber cuáles de las obras que realicemos en nuestra vivienda necesitan permiso municipal  y cuáles no. Por ejemplo, ¿sabemos si hace falta licencia para derribar un tabique? Sentimos no poder dar una respuesta a esta pregunta que valga para todos los casos pues el permiso o licencia de obras a solicitar depende de cada Ayuntamiento. 

Pese a que cada gobierno municipal requiere un tipo de permiso según las características de las obras  que se realicen, lo habitual es que para hacer una reforma en la que se derriben tabiques (sin carácter estructural) no hace falta solicitar licencia. Es decir, si te dispones a realizar una reforma integral de tu vivienda en la que varíes la distribución de la misma, eliminando tabiques para unir espacios o cambiando el tamaño de las estancias, lo más probable es que sólo tengas que hacer una 'actuación comunicada'. 

Las tasas y los residuos de obra.

REFORMA URB. CAPELLANÍA. BENALMÁDENA COSTA:  de estilo  de Rudeco Construcciones
Rudeco Construcciones

REFORMA URB. CAPELLANÍA. BENALMÁDENA COSTA

Rudeco Construcciones

Estos trámites sirven para poner en conocimiento del Ayuntamiento que se va a realizar una reforma e implica el pago de una serie de tasas. De este modo, el Ayuntamiento se asegura un cierto control de las obras que se hacen y también controla la correcta recogida de los residuos de demolición que se generan durante la obra. Lo que sí que varía mucho de un Ayuntamiento a otro es la cantidad de documentación necesaria para solicitar estos permisos, el modo de realizar la tramitación y el precio de las tasas municipales. Nuevamente, consultando a un profesional, te ahorrarás tiempo e irás directo al grano con todos los trámites legales y administrativos.

Necesidad de licencia

Piso Calle Diputació de Barcelona: Dormitorios de estilo ecléctico de 4+1 arquitectes
4+1 arquitectes

Piso Calle Diputació de Barcelona

4+1 arquitectes

Si los elementos sobre los que se va a intervenir son estructurales, es decir, si queremos derribar algún muro de una vivienda (o abrir algún hueco en él), sí que necesitaremos la intervención de un arquitecto, que deberá realizar un proyecto de reforma, visarlo y presentarlo en el Ayuntamiento para solicitar la licencia de obra. Intervenir sobre un elemento estructural implica la contratación de un seguro por parte del Arquitecto, que asume una responsabilidad sobre la obra de los años que marca la ley en función del alcance de la misma. Por tanto, este trámite de la licencia, que a priori puede parecer algo farragoso, es en realidad una garantía para el usuario de la vivienda. 

Así mismo, también será necesario solicitar una licencia de obras (previa elaboración de un proyecto por parte de un arquitecto colegido) cuando la intervención se realice en un edificio con protección urbanística integral. Esta protección viene derivada por el valor patrimonial y/o histórico que tenga el edificio. Nuevamente, el grado de protección y la cantidad de edificios protegidos que haya en un municipio lo determina el Ayuntamiento del mismo.

Reformar sin molestar a los vecinos

Si la obra a realizar  no implica ni un aumento de superficie de la vivienda, ni se va a alterar ningún elemento común del edificio, ni implica un cambio de uso, normalmente bastará con comunicar que se van a realizar las obras, como decíamos anteriormente. En cualquiera de los casos, también hay que consultar las normas que tiene establecidas la comunidad de vecinos para actuar en consecuencia y realizar los trámites que se hayan establecido. Dado que una obra siempre causa molestias, en mayor o menor medida, es siempre recomendable ponerlo en conocimiento de todos aquellos que, de alguna manera, se vayan a ver afectados por ella. De este modo, todo irá mucho más fluido y el resultado de la intervención será, seguro, más satisfactorio.

Confiar a los expertos, tanto todos estos análisis, estudios previos y trámites como el propio diseño de la reforma nos garantizará que los resultados de la reforma son tan espectaculares como los mostrados en homify.

¿Estás pensando en derribar alguna pared para transformar tu vivienda?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!