Cómo limpiar y mantener superficies de madera

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Nos gusta la madera porque es un recurso renovable, orgánico y económico. Este material noble, una de las materias primas de origen vegetal que más ha utilizado el hombre a lo largo de la historia, sigue tan de moda como antes. Y es que es difícil negarse a la belleza de la madera que siempre consigue aportar un toque cálido y acogedor a las estancias. 

Si bien es cierto que hay que diferenciar entre maderas blandas, como el abedul o el pino, y maderas más duras, como el roble o el ébano, en general nos encontramos con un material muy resistente y versátil, tanto que lo mismo nos sirve para hacer elegantes muebles de estilo isabelino, como modernos armarios con aire escandinavo, y que tan válido es para recubrir suelos interiores como para colocarlo en las terrazas. A las diferentes caras de la madera ya le dedicamos este libro de ideas.

Pero no debemos olvidar que la madera es un material natural y como tal va cambiando con el tiempo. La madera envejece, lo que no tiene por qué ser necesariamente algo malo, al contrario, la madera envejecida es hoy un recurso que se usa mucho en decoración y las pequeñas cicactrices de este material esconden historias y dan vida y magia a los muebles que construimos con ella. Pero sus bellas imperfecciones no van reñidas con un cuidado del material. La madera requiere un mantenimiento que no siempre damos a nuestros muebles y que es fundamental para ellos. 

Hoy queremos hablar de algunos trucos para mantener las superficies de madera en buen estado y asegurarnos que estos muebles sigan con nosotros por muchos años. 

Los suelos

Los suelos de madera no solo tienen un encanto especial, además son cálidos y acogedores. Su mantenimiento no es complicado, pero requiere ciertos cuidados:

1. Descarta los productos de limpieza tradicionales: A veces, hasta aquellos que afirman que son especiales para la madera puede resultar demasiado agresivos para esta. Si los usas, hazlo en dosis mínimas. 

2. Usa vinagre: Un chorrito de vinagre (de manzana o de vino) en el cubo de agua puede bastar para dar brillo a tu suelo de madera una vez por semana.

3. Aceite de oliva: No hace falta recalcar las cualidades del aceite de oliva, pero a las que ya conocemos vamos a añadirle una nueva. El aceite de oliva nutre la madera tanto o más que un tradicional barniz. Por eso cada tres o cuatro meses no es mala idea frotar nuestro suelo con un trapo rociado en aceite de oliva. No solo evitaremos que la madera se reseque, también daremos un espectacular brillo a nuestro parquet. 

Las mesas y encimeras: las más sufridas

Skorpio Wood: Comedor de estilo  de Versat
Versat

Skorpio Wood

Versat

Mantener en buenas condiciones las mesas de madera no siempre es tan sencillo. Para empezar son las que más sufren, puesto que son las que más usamos: platos calientes, platos fríos, vasos mojados… Es cierto que la madera es un material muy sufrido, que aguanta todo, pero también muy sensible. Con el tiempo, y si no tenemos cuidado, estas superficies de apoyo (sean mesas o encimeras) acabarán repletas de marcas. Si estas son superficiales y son bastante recientes podemos intentar dos trucos: 

1. Borrarlas: Decimos borrarlas literalmente, puesto que no usaremos otra herramienta más que la clásica goma de borrar blanca. 

2. Frotarlas con corcho: El corcho elimina la superficie sin rozar la madera, algo que no ocurre si lo hacemos con superficies más toscas como, por ejemplo, un estropajo. Este rozará la madera de tal forma que al final será peor el remedio que la enfermedad.

Si por el contrario las marcas ya llevan un tiempo en la superficie habrá que intentar una nueva técnica: ¡mahonesa! Cubre la parte dañada con mahonesa y deja que se filtre. Límpiala un día después con un trapo y luego dale cera al área afectada. 

Utensilios de cocina

Son muchas las ventajas de los utensilios de madera en la cocina con respecto a los de metal o plástico. Su baja conductividad o la mejor interacción con otros utensilios ya que no rayan las sartenes en contraposición al metal, los hacen ideales para la cocina. Sin embargo es importantes cuidarlos bien: 

1. Olvídate del lavavajillas o de sumergirlos en agua durante mucho tiempo. No solo se estropearán más sino que pueden absorber productos de limpieza, que luego transmitirán a los alimentos cuando cocinemos.  

2. Desinféctalos con limón: Este consejo va dirigido sobre todo a las tablas de madera. No hay manera de que parezcan limpias nunca, pero lo más fácil es frotarlas después de cada uso con un limón. Para una limpieza profunda utiliza bicarbonato.

Muebles

Salones de estilo clásico de LIGNUM Möbelmanufaktur
LIGNUM Möbelmanufaktur

Exklusive Anrichte in zeitloser Eleganz

LIGNUM Möbelmanufaktur

Los muebles de madera se estropean con el tiempo y el polvo, llegando incluso a variar el color del material si no llevamos a cabo el mantenimiento adecuado. He aquí tres consejos con aceite de oliva que te ayudarán a que tus muebles luzcan siempre perfectos:

1. Aceite y limón: Mezcla media taza de jugo de limón y media taza de aceite de oliva y limpia el mueble con un paño mojado en este ungüento. El brillo volverá al mueble acto seguido. 

2. Aceite y vino: Una vez limpiado con esta mezcla es conveniente pasar un paño con un poco de glicerina, lo que creará una película protectora y mantendrá más tiempo el brillo de la madera.

3. Aceite y alcohol: Con esta mezcla podremos además cubrir las rayas generadas con el uso en nuestro mueble de madera. 

Y tú, ¿tienes algún truco para mantener cuidados tus muebles y superficies de madera?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!