Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Baños pequeños: 6 consejos para una transformación genial

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

¿Tienes un baño pequeño? Seguramente sí, casi todos pensamos que necesitamos un baño más amplio. Y quizás no lo sea realmente, pero en cambio acumulamos allí enseres, toallas, etc y acaba por parecernos minúsculo, provocando una sensación no excesivamente grata.

Pues bien, siempre hay recursos para que, al menos visualmente, tengas la idea de un baño más grande y que todo luzca más. Para eso hay que pensar un poquito la distribución, el uso de ciertos colores, la aparición (o no) de algunos accesorios o la elección entre un tipo de revestimientos u otros.

Esperamos que cualquiera de las ideas que te proponemos te convenza y sobre todo sea lo suficientemente inspiradora y encuentres la solución para que tu baño te transmita la idea de qué es más grande de lo que ahora te parece.

​Un baño que ante todo que esté limpio

Un baño sea grande o pequeño, nuevo o antiguo, bonito o feo, sea como sea, sobre todo tiene que estar limpio. Tal vez parezca una obviedad. Es mucho más que eso. Es una necesidad. Primero por su propio uso y segundo por las sensaciones que transmite, tanto de índole práctico como estético.

Para que cualquier baño parezca mucho más grande de lo que es, ha de estar limpio. Estás pensando en renovarlo, cambiarle su aspecto, que te parezca más acogedor y también más grande. Pues tal vez no te hagan faltan grandes obras, pero lo que si que es seguro es que te tienes que poner los guantes de goma y llevar la lejía y detergentes al baño para darle una limpieza total y absoluta. En cuanto se respire higiene, ya es otra cosa. Y desde luego esa limpieza también implica recoger las toallas, botes de gel, ropa sucia, etc, etc, que a veces dejamos por ahí, un desorden que siempre empequeñece las cosas.

​El aspecto de la cortina del baño

Baños de estilo  de La Florinda

Cierra los ojos y piensa en tu baño. Posiblemente venga a tu mente la cortina de la ducha o bañera. ¿Por qué? Porque sus dimensiones son considerables dentro del conjunto. Visualmente ocupan bastante espacio y por lo tanto pueden contribuir a una sensación positiva o negativa.

Es decir, al igual que las cortinas de plástico, sobre todo de tonos lisos, pueden dar frialdad, o una cortina muy sucia y con restos de moho puede proporcionar rechazo, una buena cortina de tonos brillantes e incluso con motivos decorativos de lo más animado, puede ser un fantástico recurso para dinamizar ese espacio y por lo tanto engrandecerlo.

Cambia los accesorios

Es importante que dispongas el baño de la manera que te resulte más amplio, no por tener un baño grande sino porque te sientas cómodo en él. Y en este sentido tal vez sea incluso más importante que transmita una buena acogida. Independientemente de sus dimensiones que posea esa idea hogareña, personal e intransferible, algo que se puede hacer con elementos pequeños o con diseños completos de gran originalidad.

Y eso sin duda se consigue con los accesorios que dispones en él. El vaso para los cepillos de dientes, ese cesto de mimbre, o la alfombra para salir de la ducha. Esos elementos que ocultan la pequeñez del espacio y lo colman de personalidad y calidez.

​Orden y almacenamiento en la pared

Ocurre en cualquier habitación pequeña. El orden se convierte en algo vital para que sea útil. Y desde luego eso es aplicable al baño. Por otra parte, en un cuarto de baño hay ciertos elementos que tienen que estar de manera obligada, o sea, todo lo relacionado con el aseo, la ducha y nuestras necesidades.

Nada de eso tiene sentido tenerlo en ningún otro lugar que no sea el baño. Así que por muy pequeño que sea hay que buscar una solución para tener las toallas, el papel higiénico, el champú o nuestras cremas a mano y accesibles en el momento preciso.

Unas baldas, unos estantes y las menores puertas posibles es la solución. Y además, una vez que descubramos la ubicación más práctica, de forma automática colocaremos siempre cada cosa en su lugar, en esencia, nos servirá para que todo esté ordenado.

El reflejo de un espejo

Baños de estilo  de info8385

El uso de los espejos es uno de los primeros trucos, vamos a llamarle recursos, que aprenden los decoradores y diseñadores de interiores. Un espejo multiplica el espacio, crea perspectivas inesperadas y a veces infinitas, y consigue darle profundidad a cualquier espacio.

Todo ello sin olvidar la función inicial, que no es reflejar el espacio, sino nuestra persona, para asearnos y acicalarnos a nuestro gusto.

Está claro que la naturaleza del espejo es la de crear ese tipo de reflejos, pero para nuestro baño hay que buscar el más acorde al espacio donde se va a integrar, tanto por tamaño como por estilo. Y sobre todo ha de ser un tipo de espejo que cuadre con nuestra personalidad, ya que ahí es donde nos vemos a nosotros mismos.

​La magia de la luz y de los tonos blancos

Baños de estilo  de Pixcity

Según el tamaño de nuestro aseo puede parecernos que es suficiente con un único punto de luz que bañe de iluminación el reducido espacio. Sin embargo, aunque desde un punto de vista práctico tiene una lógica aplastante, aquí estamos tratando de daros ideas para engrandecer vuestro baño sin tirar ni un tabique. Es decir, que lo veáis y lo sintáis mayor. Y en ese sentido colocar una única luz sería contraproducente, ya que de alguna forma es como exponer todo desde un primer momento, y si hay poco, lógicamente no hay posibilidad de engaño alguno.

Por eso recomendamos la instalación de varios puntos de luz, menos intensas. Un sistema que os permite jugar con la luz, de forma focal si es necesario (por ejemplo, para afeitarse), y que incluso puede ser de un coste de mantenimiento menor que una luz única más potente.

Y como añadido para crear esa sensación de mayor amplitud, el complemento a esas luminarias sin duda alguna son los tonos claros en las paredes, y si son blancos más aún. Da igual el material del revestimiento que tengamos, pero siempre que sea blanco, nos parecerá una habitación mucho más grande.

¿Te gustaría que tu baño pareciera más grande? Prueba con alguna de estas ideas.
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!