Crea un jardín de bajo mantenimiento – 6 ideas útiles

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet Misse
Loading admin actions …

Nadie puede negar que tener un jardín es bonito. Pero no cualquier persona puede mantenerlo. Porque no es sólo cuestión de dejar que la lluvia haga su trabajo de vitalidad y listo. Hay que regar en forma periódica, proteger las plantas ante posibles caídas de granizo, podar las ramas que corresponden y quitar las malas hierbas, ayudar con fertilizantes etc.

Si se quiere tener un jardín bonito, pero que no implique un gran esfuerzo de trabajo, conviene seguir estos consejos para disfrutar de un pequeño espacio verde pero sin que sea un espacio muy complejo de mantener.

Coloca plantas que necesiten poco mantenimiento

Si uno quiere un jardín que no sea muy difícil de mantener, lo ideal es que tenga un tamaño pequeño, o en todo caso, que no haya mucha superficie dedicada a las plantas.

En el amplio abanico de especies vegetales que se pueden instalar en un jardín, hay plantas sumamente delicadas que requieren cuidados continuos, y otras que son admirables por su resistencia y la poca atención que necesitan. Un primer punto es colocar varias plantas en macetas, porque se reduce la cantidad de agua que necesitan y es más fácil controlar las hierbas.

Algunos ejemplares que requieren de poco mantenimiento son los lirios del día –que además ofrecen una flores amarillas hermosas-, las hostas, los arbustos del género spirea, las hierbas ornamentales como las gramíneas y las rudbeckias.

Instala césped natural

Es cierto que el césped artificial casi no requiere de mantenimiento, pero para eso, directamente se instalan plantas de plástico y nos olvidamos la idea de un jardín natural.

Si queremos evitar que en el jardín vayan apareciendo malas hierbas, conviene instalar panes de césped natural, y dejar que la naturaleza haga su trabajo de arraigo en el suelo.

Hay más de 10.000 especies de césped, pero a grandes rasgos, se pueden dividir en los tipos ornamental, familiar, sport, sombra y duro, Estos últimos dos tipos son los que requieren un menor mantenimiento, y que son más resistentes a los rigores climáticos. Algunas especies sugeridas son Festuca arundinacea, Cynodon dactylon, Stenotaphrum secundatum y Pennisetum clandestinum.

De todas maneras, antes de comprarlo, conviene pedir asesoramiento sobre la exposición solar del jardín y las temperaturas que debe soportar.

Busca un césped de crecimiento lento

Está bien en tener un césped que requiera poco mantenimiento, como citábamos antes, pero también tiene relación con su factor de crecimiento. Si queremos un jardín que implique poco trabajo, se sugiere plantar especies de césped que crezcan lentamente.

Entre estas se encuentran las especies Festuca ovina (pero que no resiste muy bien las pisadas), la Rough bluegrass (pero que necesita riego abundante y fertilizante), la Zoysia japonesa (que requiere poco mantenimiento) o la Agrostis stolonifera (aunque requiere mucho agua, y precisa de más cuidados).

Coloca estacas fertilizantes

En vez de estar ensuciándonos las manos y aguantando el mal olor del abono, la última tendencia en jardinería son los palitos o estacas fertilizantes.

Se trata de unos palitos de unos 5 a 7 cm, que se insertan en la tierra junto a la planta. Son ricos en potasio orgánico, y se recomienda cuando se plantan especies como los tomates o las fresas, que potencian su sabor y ayudan a un crecimiento del fruto.

Durante 3 o 4 meses, el palito va liberando sus nutrientes, y no hay que hacer nada más que esperar a que termine de consumirse y renovarlos periódicamente.

No te olvides del agua

El regadío es un dilema, sobre todo en períodos en que uno se ausenta de la casa por muchos días.

Lo ideal, según la época del año, es que las plantas reciban agua dos o tres veces por semana. Hay plantas que quizás necesiten un poco más. Más allá del trabajo que hace la naturaleza con las lluvias, en ocasiones lo más práctico es instalar aspersores automáticos, que sobre todo al atardecer, se accionan y otorgan la cuota de agua necesaria.

Pero claro, la instalación de los aspersores sí tiene un importante trabajo previo, con el cavado de zanjas para instalar los caños de agua, y la corriente eléctrica que accionará estos dispositivos.

Una opción muy estética y que no requiere de un gran esfuerzo es instalar estos bulbos para regadío ofrecidos por iCool, construidos a mano en vidrio, que contienen agua para 10 días, y se puede usar tanto en plantas interiores como exteriores.

Cubre el jardín con senderos y grava

A la larga, el cuidado del jardín va a depender de la superficie dedicada a las especies verdes. Una idea cómoda es instalar senderos con lajas de piedra o grava, o crear un bonito jardín estilo asiático, que con el accesorio de alguna lámpara y plantando un ejemplar de cerezo o un árbol pequeño, da un espacio de tranquilidad zen.

Un área puede ser recubierta con arenilla o grava fina, para rastrillar siguiendo las pautas de armonía espacial del feng shui.

¿Te gusta la naturaleza pero tienes poco tiempo? ¿Qué te han parecido estos consejos?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!