De casa de la abuela a vivienda de revista

Silvia Pino Silvia Pino
Loading admin actions …

Las casas de campo, las que están en medio de la nada, las que fueron granjas, graneros, establos y tienen un pasado largo sufren más el paso del tiempo. Llega un momento en el que hay que decidir: ¿queremos mantener la construcción? ¿echarla abajo y comenzar desde cero? ¿o mejor me vuelvo loco, lo dejo todo y me voy a la ciudad? A veces existe una solución a estas preguntas. Los arquitectos pueden llegar a convertirse en magos y convertir un granero destrozado en una auténtica preciosidad.

Si queréis ver cómo se ha llevado a cabo esta transformación, seguid leyendo. La arquitecta y diseñadora Magdalena Latos de Zizi Studio es la encargada del proyecto. Se armó de valor y muchas ideas y consiguió un increíble resultado.

Antes: la cocina de la abuela

Empecemos a recorrer las estancias. La primera que os mostramos es la cocina. En el estado previo a la renovación era un cocina desordenada, con poco espacio para el almacenaje, superficies de trabajo insuficientes, poca luz y una pared empapelada de colores neutros. Pero ¿no pensáis que la cocina puede llegar a ser mucho más? Veamos en qué se ha convertido.

Después: ¡una cocina y algo más!

¿Qué os parece? ¡La cocina ahora irradia luz y vitalidad por todos sus rincones! Muebles de madera claros, suelo de baldosas en color beis, paredes lisas y blancas.Todo sigue una tonalidad suave y en armonía. Los muebles abastecen de suficiente superficie para el trabajo en la cocina y para el almacenaje. La novedad viene a través de la barra de bar que ahora nos invita desde el centro a tomarnos un buen vino. La cocina ya no es un lugar de trabajo duro, sino un espacio donde disfrutar cocinando y reunirse a charlar un rato.

Antes: la pantera rosa

Sí. A veces el rosa es un color ideal para las estancias. Incluso en esta salita pudo llegar a serlo en el pasado. Pero llegó el momento de traer aires nuevos. ¡Renovarse o morir! Así que este salón tan descuidado y bastante viejete no volverá a ser lo que era… sino algo mucho mejor.

Más sobre el uso del color en la la arquitectura en el siguiente enlace.

Después: pero, ¿es el mismo salón?

Efectivamente. El nuevo salón ahora luce limpio, luminoso y ordenado. La chimenea, antes casi oculta por la suciedad y el exceso de decoración, ahora toma protagonismo y se viste de madera y unos bonitos bloques de piedra.

Antes: la habitación del terror

Esta es la típica habitación que sirve para poner todo lo que no sabes dónde va. El lugar comodín. Pero que el paso de los años lo ha convertido en un espacio oscuro, que, sin estar allí, sabemos que huele a humedad. La chimenea dejó hace tiempo de cumplir su función, una pena, ¿verdad?

Después: se convirtió en dormitorio

Ahora ese espacio antes desaprovechado es una tranquila habitación muy acogedora. La chimenea ha recuperado la vida y ahora se ve limpia y cuidada gracias a la madera y piedra que la decora. La cama es prácticamente la única pieza de mobiliario de toda la estancia. Sencilla, de madera.

Antes: un baño muy anticuado

Podría ser cualquiera de los baños de cualquier vivienda de los años 70. Azulejos estampados en tonos beis y azul, bañera adosada a la pared, un pequeño lavabo con su pequeño espejo. Pero sigamos. Vamos a descubrir el estilo del nuevo baño.

Después: baño con aires escandinavos

El baño se diseña con un estilo escandinavo que aporta tranquilidad y orden. Ahora los azulejos cuadrados son blancos y el mobiliario de madera. El lavabo se ha duplicado, al igual que el espejo, y la bañera se ha convertido en un oasis de relajación, con función de hidromasaje.

Antes: antigua buhardilla

Este espacio de almacenaje del grano se había quedado obsoleto y viejo. La cubierta de madera inclinada necesitaba urgentemente una renovación y las paredes estaban llenas de humedades.

Ahora: el cuarto de los niños

Lejos de dejarse como un espacio residual, la buhardilla se ha convertido en el cuarto de los niños. Las paredes se pintan de azul y la cubierta de madera se reviste de lamas de color blanco. Con la intención de ahorrar espacio y dejar más para el juego de los más pequeños, se dispone de una litera de madera y en tonos azules. Las sábanas de colores aportan el toque de diversión necesario en una estancia como esta.

Antes: poca relación con el exterior

La construcción, destinada antes a otros fines, se cerraba casi por completo al espacio exterior. Pequeñas ventanas y contraventanas de madera impedían una conexión directa del interior con la naturaleza. ¡Pero esto ha cambiado!

Ahora: casa con terraza

La misma puerta que daba acceso antes a la cocina y conectaba con el jardín a través de dos tímidos escalones, ahora se abre sin miedos al exterior por medio de una terraza de madera. Una construcción sencilla, pero que se relaciona muy bien con el entorno de una forma nada intrusiva. El lugar ideal para los días de barbacoa.

Antes: una construcción abandonada

Desde la calle la construcción parecía abandonada. Las paredes llenas de humedades y sucias no daban muy buena impresión. Las ventanas necesitaban cambiarse por otras que aislaran térmica y eficazmente la vivienda.

Después: una fachada de piedra

La fachada luce ahora un aspecto rústico y muy elegante. Se reviste de piedra natural en distintas tonalidades y nos demuestra que dentro, hay una vivienda que merece la pena ver.

¿Te ha gustado la reforma?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!