Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Casa viejuna crece 123 m² ¡gracias a una reforma!

Silvia Pino Silvia Pino
Loading admin actions …

Hoy os presentamos uno de esos proyectos de los que no se encargan todos los días. Se trata de la ampliación de una vivienda. Pero no de una vivienda cualquiera, sino de una casa construida en 1930 en Nantes. Además, esta construcción ya había sufrido otra ampliación en 1980, pero la verdad es que no satisfacía las necesidades de los propietarios. Por eso, el estudio de arquitectura y urbanismo francés Goulet Lambart decidió demoler la última ampliación y empezar de cero, pensando un nuevo volumen adosado a la edificación preexistente, abierto al jardín y generando un patio.

¿Queréis saber cómo ha quedado?

Partiendo de cero

Esta imagen corresponde con el momento en que se derriba la ampliación construida en los años 80 y el edificio preexistente se queda listo para ser intervenido. La antigua casa de dos plantas contaba con una fachada abierta a un jardín, por lo que no se quería ocupar todo el espacio exterior con la nueva construcción. Había que buscar una solución intermedia, que hiciera posible disfrutar del aire libre pero poder meter una serie de estancias de unos 60 metros cuadrados en total.

El proyecto

El proyecto consistió en insertar un volumen de una planta, cuya cubierta sirviera de unión con la antigua construcción. Este cuerpo, independiente pero a la vez conectado con la vivienda, se abre al jardín y crea un patio interior con más intimidad. En él encontramos el salón, el comedor y la cocina, la cual sirve como nexo de unión entre las dos construcciones.

El resultado

En esta imagen vemos bien cómo ha quedado la unión entre las dos construcciones. La cubierta de zinc es la encargada de crecer hasta la fachada y cambiar su horizontalidad por la verticalidad de la pared. El nuevo cuerpo de madera y metal se abre al jardín por medio de una gran pared de cristales, protegida del sol con unos paneles móviles plegables.

La cocina como unión

La ampliación en forma de L tiene dos objetivos: el primero, que uno de sus brazos sirva como unión con la antigua vivienda. Y el segundo, crear un patio interior. La unión se hace por medio de la cocina, la cual vemos en la fotografía, abierta al patio por medio de una gran cristalera y conectada también con el salón y el comedor, puesto que comparten el mismo espacio. Al otro lado podemos ver el jardín, algo más público y luminoso.

El patio interior

Gracias a la forma de la nueva construcción la vivienda cuenta no solo con el jardín, sino también con este patio interior, mucho más privado. A él se abre la cocina y se ha tratado de una forma más urbana que el jardín, donde únicamente encontramos vegetación. Aquí, sin embargo, se ha revestido el pavimento de grandes baldosas con la intención de que este espacio se convierta en una prolongación exterior del comedor y poder usarlo para reuniones y barbacoas.

De espaldas a la calle

Terminamos el libro de ideas con esta imagen de la vivienda, en la que da completamente la espalda a la calle por medio de este muro formado por las mismas persianas que veíamos en el jardín y la misma cubierta de zinc. Una forma definir límites pero dando a intuir lo que pasa en el interior.

Si queréis seguir conociendo otros proyectos de ampliación, no os podéis perder esta increíble intervención en Pessac, cerca de Burdeos: ’Normal por fuera, impresionante por dentro

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!