8 fabulosos revestimientos para el suelo de tu salón

Armando Cerra Armando Cerra
Wohnzimmer, Atmosphere Judith Thiel Atmosphere Judith Thiel Salones de estilo clásico
Loading admin actions …

En la base de todo, nunca mejor dicho, se encuentra el suelo. El primer paso a tener en cuenta en cualquier habitación de la casa para una posterior decoración, es valorar su pavimento. No solo en cuanto a sus colores y formas, sino sobre todo en cuanto a sus materiales y las sensaciones que transmite.

Se puede optar entre una amplia gama de materiales, y a partir de ahí se multiplican los tonos, las presentaciones, etc. Aquí os mostramos unas pautas sobre las sensaciones y texturas de los materiales empleados más comúnmente en los pavimentos de salones.

Suelo laminado

Los suelos laminados, al igual que los pavimentos de parqué, tienen un valor clásico indudable. No obstante ese aire clásico no tiene porque significar añejo. Todo lo contrario es una opción muy acertada también para salones y comedores de estilo muy clásico y contemporáneo.

Un suelo laminado, pese a su apariencia. no es madera. En realidad, se trata de módulos rectangulares ensamblables realizados a partir de una aglomerado muy estrecho o bien con capas prensadas de cartón. Y todo ello recibe una lámina protectora en la superficie pisable. Esta composición es la principal diferencia respecto al parqué ya que en este otro caso el material si sería la madera, mucho más robusta y duradera. Y obviamente la segunda diferencia es el precio, ya que los suelos laminados, son más económicos, incluso los de máxima calidad.

Las baldosas

Junto con el suelo laminado, las baldosas son el otro gran material habitual en los salones del hogar. En realidad, las baldosas son habituales no solo en los salones, sino en cualquier habitación del hogar, desde el dormitorio hasta la cocina. Si se visita un negocio especializado en la venta de azulejos, se comproborá que las posibilidades estéticas de este material son prácticamente inagotables. Hoy en día hay baldosas para cualquier línea de diseño, desde lo más rústico a lo más contemporáneo. Pero esa variedad no solo se muestra en los colores, tamaños o formas de los azulejos, sino que también llega a la forma de colocarlos, ya que hay  diversos patrones de instalación de las baldosas para generar composiciones de lo más variado. 

La madera

Ya hemos hablado antes de los suelos laminados y los hemos comparado con el parqué o suelos de madera. El efecto estético puede ser similar entre uno y otro, al menos durante un tiempo. Sin embargo, la calidez de la verdadera madera es más evidente y la garantía de duración de los suelos de madera es mucho mayor. Además un mantenimiento en profundidad, a base de un lijado y un pulido a conciencia puede suponer la completa restauración y renovación de ese suelo de madera, algo imposible con los laminados.

Basta con que recuerdes alguna visita turística a viejos palacios. Si haces memoria seguro que recuerdas esas estancias con siglos de historia en las que el suelo era de madera, pulida, barnizada y resistente al paso de la historia.

​Suelos vinílicos

Hemos comenzado este libro de ideas nombrando los materiales más habituales y clásicos, pero ahora vamos a incorporar uno mucho más moderno: el vinilo. Sí, se puede disponer de suelos de vinilo. Y varios motivos lo hacen muy recomendable. Por ejemplo, su colocación es muy fácil, y desde luego la limpieza también es de lo más sencillo, y basta con pasar la fregona, como en cualquier suelo cerámico. Por otro lado, el resultado final puede ser el que uno quiera. Desde colores chillones, dibujos geométricos, tonos vivos, hasta imitaciones muy logradas de otros materiales como el gres, la madera o el cemento. Y desde luego también se puede optar por superficies neutras como la que vemos en la imagen, donde todo parece un continuo sin que se distinga junta alguna. Uno de los trabajos de la empresa madrileña Pavimentos Gerflor.

​Piedra natural

Los suelos de piedra, especialmente de piedras pulidas como este que vemos de mármol en blanco y negro son un símbolo de señorío y elegancia. Eso en cuanto a lo que trasmite, pero además no hay que olvidar su durabilidad, que puede ser prácticamente eterna.

Una de las desventajas tradicionales que se le ha adjudicado a este tipo de pavimentos es su frialdad. Pues bien, hoy en día si decides reformar el suelo y colocar este tipo de piedras puedes aprovechar para instalar la calefacción por suelo radiante. Será un acierto, ya que la conductividad de la piedra es extraordinaria.

Mosaico de azulejos

Los suelos no tienen porque ser una superficie de apoyo para nuestros muebles y nosotros mismos. No. ¿Por qué no convertirlos en algo dinámico y digno de ser mirado? Está claro que esa idea no es excesivamente práctica en el caso de superficies muy grandes, ya que puede ser incluso contraproducente y resultar una sobrecarga visual hasta mareante. Sin embargo, ciertas zonas, ámbitos o detalles pueden ser ideales para crear una especie de mosaico a base de azulejos, cuya ornamentación nos propone juegos visuales muy entretenidos.

​Baldosas porcelánicas

Hydraulic - Novedad Cevisama 2015 SANCHIS Salones de estilo industrial

Siguiendo con las posibilidades en los azulejos se podrían nombrar otras muchas variedades, ya que hoy en día las industrias cerámicas tienen un ingente catálogo de materiales para elaborar sus productos, algunas como las baldosas hidráulicas en realidad son de cemento compromido, u otras a base de resinas que imitan perfectamente variopintas texturas.

Pues bien dentro de esa variedad en el mundo de los azulejos, vamos a citar la baldosas porcelánicas, cuya confección material queda clara con su nombre. Y por lo tanto también es uno de los soportes para decoración más verstátiles, por ello, se pueden encontrar con infinidad de estampados para crear superficies hermosas por si solas.

Un suelo de cemento

De cemento pulido. Fácil de mantener y resistente hasta límites insospechados. Un tipo de suelo muy moderno por definición, por eso es cierto que no cuadra con cualquier tipo de estilo decorativo, y desde luego solo parece oportuno para líneas muy contemporáneas como las que podemos encontrar en los salones más minimalistas. Y aunque pueda parecer un contrasentido este tipo de suelo, cuadra de manera muy idónea con los mobiliarios de madera, más aún si se acompaña de alfombras de diseños modernos. 

¿Cambiarías el suelo de tu salón? ¿En qué material te gustaría?

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
¡Contáctanos!

Destacados de nuestra revista