de estilo  de Capítulo Dos

5 pasos para renovar fácilmente un mueble de madera

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Loading admin actions …

Llevas tiempo pensando en qué hacer con ese viejo mueble del salón que ha perdido el esplendor de antaño. El cabecero de la cama del pueblo sigue acumulando polvo en el trastero. La consola de la entrada que encontraste en ese mercado de segunda mano pide un cambio de imagen. ¿No sabes qué hacer con ellos? Restaurar piezas antiguas o, sencillamente, cambiar el aspecto de un mueble que ha dejado de seducirte es más sencillo de lo que imaginas. Una de las técnicas más populares es el patinado o, lo que es lo mismo, la aplicación de una capa que transforma por completo su estética dándole un toque envejecido muy característico. 

En la práctica, se trata de una tarea que permite esconder posibles imperfecciones al tiempo que destacar aquellos detalles que revaloricen la pieza en cuestión. Con unas pocas herramientas, algo de tiempo y buenas dosis de paciencia, puedes conseguir unos resultados extraordinarios. ¿Quieres saber más? ¡Descubre cómo renovar fácilmente un mueble de madera en 6 pasos! 

Elije el mueble, la pintura y los materiales

Como todo proyecto, renovar un mueble de madera tiene un punto de partida básico que no es otro que elegir cuál o cuáles son las piezas cuya imagen quieres transformar. Si no tienes experiencia o dudas de cuál será el efecto final, lo mejor es empezar por algo pequeño y, una vez compruebes los resultados, continuar con el resto de piezas que quieras transformar. 

Armarios, mesas, mesillas, cómodas… Sea cual sea la pieza del mobiliario que tengas en mente renovar, sólo necesitarás papel de lija, tapaporos o sellador, pátina (efecto madera, metalizada o color), paletina, tela, cera y laca o barniz. 

1. La base

Una vez hayas decidido qué mueble de madera renovar y hecho acopio de las herramientas necesarias para ello, es el momento de ponerse manos a la obra. El primer paso es limpiar bien la superficie y lijarla para dejarla uniforme. Se recomienda aplicar un tapaporos o sellador antes de la capa de pintura o pátina para garantizar unos acabados perfectos. 

Cuando hayas terminado con esa fase previa de preparación, será el momento de aplicar el nuevo color que quieras darle a tu mueble de madera y dejar secar siguiendo las instrucciones del fabricante. 

2. La segunda mano de color

En el caso de que te decantes por la técnica del patinado, antes de que seque la pátina puedes lograr un acabado más tenue retirando el excedente con un paño antes de que seque. Si, por el contrario, optas por un cambio de color con pintura a base de agua, puedes emplear una lija previa a la segunda mano con la que garantizarás una cobertura total. No obstante, tras esta aplicación, sírvete de un paño para eliminar el exceso de pintura en caso de que lo hubiera y siempre antes de que seque. 

En la imagen puedes ver el espectacular resultado de la aplicación de una pátina sobre una vieja maleta reconvertida en mesilla de noche para el dormitorio, un toque vintage para una habitación inspiradora.

3. Lijar

Cuando hayas aplicado las dos capas de pintura o pátina, es el momento de lijar de nuevo. ¿El motivo? Sencillo. Gracias a esta fase conseguirás un efecto final como el que ves en la imagen: una mezcla de colores, vetas y madera sencillamente espectacular. La técnica es perfecta para conseguir acabados envejecidos que aporten carácter al mobiliario de cualquier estancia de la casa, ya sea en el dormitorio como en este diseño, en la entrada, el salón, el comedor…

4. La cera

Otro de los detalles que puedes incorporar al proceso es la aplicación de una cera selladora para los poros de la madera. La aplicación no te llevará demasiado tiempo y puedes realizarla empleando para ello un paño o una espátula. En cualquier caso, habrás de tener cuidado de no olvidar ningún resquicio de la superficie y conseguir unos resultados tan atractivos como en estos coquetos aparadores ideales para la decoración del salón. ¿Te atreves con algo así?

5. Barniz

Para unos acabados brillantes, una vez eliminado el exceso de cera y transcurrido el tiempo necesario para una correcta absorción y secado, será el turno del barniz. Esta última capa te ayudará a sellar por completo toda la pátina o pintura al tiempo que proteges tus muebles. No olvides elegir un barniz transparente para no alternar el efecto conseguido con la pátina o pintura. 

¿Quieres conocer otros trucos para explorar el potencial de tus muebles de madera? Sigue leyendo: Atrévete a renovar tus muebles antiguos.

¿Listo para renovar tus muebles de madera?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!