Una casa con doble carácter

homify.es homify.es
Google+
Loading admin actions …

Una casa que parece completamente cerrada al exterior es el proyecto que nos ocupa hoy. Para conocerla, nos vamos hasta Argentina, donde el Estudio de Arquitectura Baltera ha sabido conjugar de manera excepcional los interiores y los exteriores de esta casa de piedra. 

La vivienda se encuentra en una urbanización cerrada dentro de la provincia de Buenos Aires y cuenta con algo más de 160 metros cuadrados. El objetivo del proyecto era crear una casa de una única planta, alargada y con volúmenes de varios tamaños unidos entre si por una gran cubierta que unifica todo el proyecto. 

Un exterior cerrado a cal y canto

La primera imagen nos muestra la entrada de la vivienda. Desde aquí, vemos una casa cerrar casi por completo al exterior. Solo unas pequeñísimas ventanas en el volumen del fondo dejan que la luz se cuele en el interior. El tejado de color oscuro es de chapa y las losas planas de una de las fachadas están revestidas con membrana de aluminio para asegurar el aislamiento térmico e hidráulico. La casa se presenta ante nosotros muy variada, con texturas y colores que se entremezclan para crear una fachada elegante, sobria y atrayente. La puerta de doble es de madera maciza y los detalles en aluminio se encargan de romper la horizontalidad de la fachada a la vez que le añaden un toque elegante.

Una iluminación distinta

Nada más entrar a la vivienda miramos hacia arriba para darnos cuenta de que el techo esta despegado de los límites superiores de las paredes. Se ha diseñado un sistema de iluminación natural que se extiende por todo el perímetro de la casa. El interior es tosco, el hormigón y el resto de los materiales utilizados combinados con el negro de los estantes crean un espacio un tanto oscuro que agradece enormemente la iluminación extra. 

Claridad y diálogo continuo

Junto a la puerta de entrada se ha colocado la zona de estar. Comparte espacio con el comedor y con la cocina que te mostraremos a continuación. La fachada que veíamos cerrada al exterior en la primera fotografía se abre ahora de par en par al jardín.  Los ventanales de suelo a techo pueden abrirse por completo llenando el espacio de luz y creando un dialogo constante entre el exterior y el interior. 

Una barra como separador de estancias

El respaldo del sofá en color crudo se apoya sobre una barra de colores oxidados que separa la zona de estar del comedor. La madera en el techo y en el pavimento crean un interior vanguardista reforzado por los elementos en dorado y la combinación de colores en el mobiliario. 

Una cocina en blanco y negro

Las piezas metálicas en primer plano de la fotografía anterior nos adelantaban la ubicación de la cocina. El estilo tosco del espacio anterior contrasta con el diseño de inspiración minimalista de este espacio. El blanco y el negro son los colores elegidos para la decoración, un binomio que nunca pasa de moda. Las notas plateadas de las iluminarias y de algunos electrodomésticos completan el ambiente. 

Un dormitorio con acceso al jardín

A pocos metros de la zona pública de la casa, se encuentra el dormitorio principal con vestidor y cuarto de baño en suite. Desde el dormitorio se accede directamente al jardín gracias a través de la ventana. La casa incluye también un lavadero y una habitación de invitados.

Una casa cerrada por delante y abierta por detrás

Terminamos el recorrido en el exterior. Una amplia terraza rodea toda la vivienda y hace de límite entre esta y el jardín. El contraste entre la fachada principal y la posterior es impresionante. A este lado, la casa se abre por completo y en la entrada se cierra como queriendo salvaguardad la privacidad de sus inquilinos. A la derecha de la imagen vemos la piscina, la joya de la corona. 

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!