Consejos inteligentes ¡Transforma tu ático en un espacio de lectura!

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Loading admin actions …

Hoy vamos a dedicarnos enteramente a un proyecto de transformación: cómo convertir su ático en un excelente espacio de lectura. En la mayor parte de los casos, áticos o bodegas acaban por transformarse en meros espacios de almacenamiento, donde acumulamos cosas (que muchas veces no nos hacen falta) a lo largo del tiempo. Maletas, ropa vieja, decoración antigua, juguetes que los pequeños de la casa ya no usan… En fin, una infinidad de cosas que no necesitamos, pero de las cuales no nos conseguimos deshacer. 

Sin embargo, estamos aquí para decirte que ese mismo depósito de vida puede transformarse, dando un nuevo aire a tu casa y haciendo que se aproveche aún mejor tu espacio. Entre las ventajas que te proponemos: reservar una zona para el almacenamiento al tiempo que le damos un nuevo uso al espacio. ¿Quieres saber cómo? Sigue con nosotros y descubre un montón de ideas.

Utiliza los techos inclinados

¿Entonces el gran impedimento son los techos inclinados? Retira esas ideas de tu cabeza y saca partido de esta característica de tu ático. Los techos inclinados no son necesariamente malos, al contrario: dan un aire más acogedor al espacio, lo que puede traducirse en un mayor confort para tu rincón de lectura. Comienza por decorar el techo con un patrón relajante y verás como comienzas a crear rápidamente un ambiente ideal. Seguidamente coloca estantes en las paredes. Ten en cuenta este paso: los estantes deberán ir solamente hasta la altura mínima en la que puedes estar de pie, a partir de ahí, aunque sobre espacio, considéralo un área de almacenamiento. Puedes construir una pared o mueble que te permita un acabado perfecto. 

Asegúrate de que el tejado es a prueba de agua

Este es sin duda el primer punto a tratar en lo que a proyectos en el ático se refiere. Independientemente de que se trate de un proyecto con o sin libros, es muy importante verificar que no existen filtraciones, tejas partidas o goteras. En caso contrario, esta habitación se volverá desagradable y nada confortable. Siendo así ocúpate primero de abordar este tema recurriendo a un profesional en caso de que no te consideres preparado para realizar una obra de este calibre. Si decides tratar este punto tú solo, puedes considerar la colocación de un falso techo para ocultar las manchas de las goteras o bajar la altura del ático, volviendo más agradable el ambiente. Además de eso, puedes utilizar este falso techo para colocar luces (pero de iluminación hablaremos más adelante).

Escoge los colores qeu transmiten calma y tranquilidad

A la hora de disfrutar de un libro es recomendable que nos sintamos relajados, porque en el fondo ¿para qué si no nos refugiamos en un libro? Para evadirnos y huír un poco de nuestra realidad. Por eso es importante a la hora de elegir los colores de su nuevo espacio de lectura que te decantes por colores que te transmitan calma y tranquilidad. Olvida colores fuertes y brillantes, que son demasiado estimulantes para el ambiente que pretendes crear. Para este proyecto, opta por los tonos pastel o crema que volverán el espacio más ligero y que invite a la calma.

Elige el mobiliario adecuado para tu estado de ánimo

El próximo paso es escoger el mobiliario. ¿Qué comprar o aprovechar? Puede ser una decisión complicada pero estamos aquí para ayudarte. En primer lugar, céntrate en el confort, pues si eres un apasionado de los libros puedes llegar a pasar horas y horas abandonado en su puf o sofá devorando hojas. Por lo tanto, el primer punto es escoger unos asientos que sean cómodos para ti. Los pufs son bastante buenos ya que puedes ir alterando su forma para adquirir nuevas posturas, no obligando al cuerpo a estar todo el tiempo en la misma postura. Si tienes un reposa pies en frente para que puedas estirar las piernas para sentirte más relajado sería genial. 

Si prefieres un sofá, opta por uno donde consigas tumbarte (por eso, elige uno que tenga al menos dos sitios, uno de ellos, a ser posible, con un reposa pies delante para poder estirar las piernas y estar más confortable y relajado). Los estantes son otro elemento importante pero que pueden ser sustituidos por estanterías, armarios cerrados o puedes, simplemente, apilar tus libros en el suelo (lo que funcionará al inicio de la colección pero, con el paso del tiempo, no será nada práctico además de que puedes perder un inmenso espacio en el suelo.

Introduce luz de ambiente

En este caso, ya que será un espacio de lectura donde los ojos trabajarán con cierta intensidad, lo más aconsejable es aprovechar la luz natural de modo que, una buena ventana en el techo te ayudará a obtener esta luz prácticamente en cualquier momento del día; además de esto, permitirá que la luz inunde el cuarto (puedes incluso colocar el asiente elegido estratégicamente debajo de la ventana para aprovechar al máximo la luz natural). En cualquier caso, no te olvides de considerar la instalación eléctrica (quién sabe, quizás en el falso techo como sugeríamos antes) y de tener por lo menos una lámpara de lectura cerca del sofá. La iluminación es un punto muy importante para no forzar la vista, por lo que te aconsejamos que estudies bien dónde colocarás las lámparas y cuál es la potencia adecuada. 

De al ambiente una sensación de biblioteca

Un espacio de lectura no es un espacio de lectura sin una buena cantidad de libros ¿cierto? Por lo tanto, recoge todos los ejemplares que tengas en casa y llévalos a la planta superior. A continuación, cree o compra estantes aprovechando el espacio que tienes y ordena los libros por tipo, orden alfabético o, simplemente de forma aleatoria. Si sigues todos nuestros pasos, a estas alturas ya tendrás un espacio con aire de biblioteca como esta obra de la firma inglesa Pa Fitted Furniture.

Permite la renovación y circulación del aire

Por último pero no por ello menos importante, te recordamos la importancia de la ventilación. Para esto hay algunas teorías, como por ejemplo, crear un espacio exterior dentro del ático o invertir en ventanas. La parte superior de la casa es también una zona que fácilmente se recalienta, por lo tanto, aquí tenemos una razón más para no saltarnos este paso. Ten en cuenta este aspecto y todos los anteriores, crea tu propia biblioteca y disfruta al máximo de estos momentos a solas.

Si no dispones de ático o desván donde ubicar tu rincón de lectura, puedes encontrar más consejos para crear un espacio dedicado a tu pasión por las letras en nuestro libro de ideas: Cómo crear un acogedor rincón de lectura.

¿Listo para crear tu propio rincón de lectura?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!