Dormitorios de estilo escandinavo de Home Lifting

Un mini apartamento moderno y acogedor ¡en 30 metros cuadrados!

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Loading admin actions …

Tener una casa pequeña constituye todo un reto para el diseño y la decoración de sus interiores que, en manos de profesionales, suele traducirse en la búsqueda de soluciones creativas con las que dar respuesta a la falta de espacio. El aprovechamiento de los metros disponibles se convierte en el hilo conductor de propuestas que, más que actuar sobre elementos estructurales, exploran técnicas encaminadas a mejorar la habitabilidad de la vivienda sin necesidad de acometer grandes actuaciones. 

El trabajo de los profesionales de home staging adquiere una importancia significativa en este tipo de escenarios que, a menudo, resuelven a base de ingenio y creatividad las limitaciones espaciales. Porque una imagen vale más que mil palabras, en este libro de ideas visitamos un mini apartamento moderno y acogedor que, con apenas 30 metros cuadrados, ofrece ambientes sofisticados y perfectamente organizados capaces de conquistar con un sólo vistazo. 

Integración de espacios

Las construcciones modernas adolecen, con frecuencia, de una falta de metros crónica que encuentra en la integración de los espacios una solución práctica y altamente atractiva. Este pequeño apartamento aúna en un mismo escenario salón, cocina y comedor optimizando al máximo los recursos disponibles y creando una atmósfera acogedora e intimista. ¿La clave? Básicamente una distribución apropiada y detalles de personalidad como la elección del color gris para añadir un toque de elegancia a la escena o las lámparas sin pantalla que dan un aire industrial a la propuesta. 

Una panorámica del salón

El salón es la habitación más social de la casa y, con independencia de sus dimensiones, ese carácter de punto de encuentro ha de estar representado en su decoración. Uno de los elementos básicos de cualquier diseño que se precie es el sofá que, en este caso, adquiere buena parte del protagonismo ofreciendo un lugar confortable y adaptado a las dimensiones de la sala para crear un ambiente que invita al descanso. 

Con cierto halo minimalista, este salón apuesta por otra de las herramientas más efectivas para sacar el máximo partido a sus dimensiones: la luz natural que baña toda la sala potenciando una mayor sensación de amplitud. 

La cocina

Una cocina pequeña ocupa el fondo de la sala que nos ocupa. Su distribución lineal permite aprovechar cada centímetro disponible gracias, entre otras cosas, a una composición dotada con el mobiliario suficiente para ofrecer tanto un espacio de trabajo apropiado, como las soluciones de almacenamiento necesarias para garantizar el orden. La combinación de gris oscuro y negro denota un marcado carácter contemporáneo en el diseño de esta cocina que, no renuncia a ciertos guiños al pasado en forma de revestimientos para las paredes o los detalles de las puertas. 

Un comedor coqueto y funcional

Cierto eclecticismo recorre el área destinada al comedor y es que, junto a elementos que nos remiten al encanto oriental, como la lámpara que señala el lugar elegido para deleitar a los paladares más exigentes, encontramos iconos del estilo nórdico como la mesa tulip del afamado Eero Saarinen. El resultado es un espacio funcional y estéticamente atractivo que completa una sala llena de encanto y matices modernistas. 

El dormitorio

La estética escandinava se cuela también en el diseño del dormitorio de este pequeño apartamento en el que, cada elemento, se ha escogido con sumo cuidado. En contra de lo que pueda parecer, la habitación está dominada por un orden escrupuloso en el que, la atractiva biblioteca que flanquea la cama a ambos lados es, sin duda, uno de los principales reclamos aunque, eso sí, no el único. 

Pequeños detalles, grandes resultados

Pese a las limitaciones espaciales, la composición no renuncia a incorporar otro de los grandes clásicos del diseño de dormitorios: las mesitas de noche. A un lado y otro de la cama, decorada en tonos neutros para trasladar una mayor sensación de amplitud espacial, se disponen dos elementos originales y creativos. La primera se materializa en una mesa auxiliar, práctica y portátil, mientras que, la segunda es todo un placer para los sentidos: una mesita de noche suspendida que es, sencillamente, espectacular. 

Trabajar en casa

Fruto de esa correcta organización el diseño de interiores de este mini apartamento permite ciertas licencias al respecto de escenarios y usos. En el dormitorio queda integrada una pequeña área de trabajo o estudio que, más allá de suponer una merma en la superficie disponible, ofrece un escenario perfecto para quienes han de completar la jornada laboral en casa. 

Frescura e inspiración

La propuesta de diseño para el dormitorio está cargada de matices. No sólo las piezas del mobiliario constituyen una parte interesante de su atractivo, sino también los accesorios decorativos. Un sencillo pouf, alguna que otra planta y discretas pero útiles lámparas para despedir el día con una interesante lectura, son sólo algunos de los complementos que, de un modo discreto pero efectivo, engrandecen la belleza del conjunto. 

El baño

¿Recuerdas que al inicio de nuestro paseo por los interiores de este pequeño apartamento hablábamos de la integración de los espacios? Pues salón, cocina y comedor no son los únicos escenarios regidos por las máximas del open concept. El mismo planteamiento, con sutiles diferencias, se traslada al diseño del dormitorio que, en este caso, apuesta por incorporar el baño a la composición. 

Una cabina de ducha espectacular

A los pies de la cama encontramos una cabina de ducha con un diseño amplio e inspirador. La propuesta derrocha originalidad pero, además, es toda una muestra de elegancia y gusto por los ambientes sofisticados. Con una mampara totalmente transparente que permite apreciar el fondo de pared en gris oscuro, la composición continúa de una manera sofisticada la propuesta cromática del dormitorio dotándola de un elemento de incuestionable carácter. 

Calidez y estilo

No todos los componentes del baño quedan a la vista. Alejados de miradas indiscretas encontramos la zona del inodoro y el lavabo, este último, cargado de detalles. Una boiserie en tonos grises hace de telón de fondo a una composición que representa, sin ambages, las señas de identidad del estilo escandinavo. El espejo redondeado ayuda a reflejar, en parte, la grandeza del escenario que, por otro lado, se salpica de detalles como el aplique de la pared o las flores que adornan el lavabo. 

Una visión global

Desde esta otra perspectiva se aprecia al detalle la zona más íntima del baño. La higiene y el cuidado personal están garantizados en un pequeño baño que, pese a lo reducido de sus dimensiones, resulta altamente atractiva e inspiradora. La elegancia del revestimiento en madera aporta un extra de calidez para una propuesta que hace las veces de broche de oro al diseño de este mini apartamento lleno de encanto. 

¿Qué te ha parecido este mini apartamento de inspiración nórdica en pequeño formato?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!