Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Un ático encantador con vistas al Cantábrico

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Estamos seguros de que el sueño de muchos es contar con un maravilloso ático, pero si encima este tiene unas incomparables vistas al mar, entonces el sueño parece haberse cumplido. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y a veces hasta las cosas maravillosas necesitan de vez en cuando alguna mejora. Es el caso de este impresionante ático con vistas al Cantábrico que requería de una reforma que lo modernizara y lo volviera más práctico e interesante. 

A cargo de la decoradora de interiores Silvia Reguera, este ático pasó de ser una vivienda clásica con una distribución muy convencional en torno a un largo pasillo, a convertirse en una casa donde la luz y el espacio fluyen de una a otra habitación y donde la fuerza del mar se cuela en estos ambientes equilibrados y armónicos creando un contraste lleno de belleza. Vamos a descubrir el resultado de esta interesante reforma. 

Primar las vistas

Una de las funciones de los profesionales del interiorismo es saber explotar las ventajas de cada vivienda. Encontrar el tesoro oculto y exprimirlo al máximo. En este caso, el tesoro no estaba oculto, aunque merecía la pena tenerlo más presente. Por eso, las ventanas, la luz y las vistas van a ser un elemento clave en la decoración de esta casa. Por eso también hemos decidido empezar por un rincón lleno de encanto: los ventanales que abrazan la cama del dormitorio suite. ¿Os imagináis no necesitar salir de la cama para sumergirse (visualmente) en el mar? ¡Aquí se puede!

Espacios separados pero que fluyen

Giramos 180º sobre nuestros talones para contemplar el dormitorio desde el otro lado: tonos azules, blancos y grises que crean un ambiente marinero, pero al mismo tiempo equilibrado, suave y sin estridencias. El mobiliario de líneas modernas y austeras también ayuda a crear este ambiente relajado.

Por otro lado, se ha buscado que la maravillosa luz de la habitación fluya hacia el espacio que tenemos justo detrás de la cama: el cuarto de baño. ¿Cómo? Eliminando cualquier puerta que interrumpa el libre fluir de la luz natural.

Blanco y negro

El cuarto de baño utiliza un diseño moderno y elegante basado en la combinación del blanco, que potencia la escasa luz en un espacio sin ventilación directa, y el negro, que consigue darle un toque sofisticado al baño. El uso del vidrio para la mampara no obedece solo a criterios estéticos, también funcionales: para mejorar y aprovechar mejor la iluminación de la habitación.

La cocina, el corazón de la vivienda

De una distribución convencional pasamos a un planteamiento más abierto y moderno. La cocina se convierte en el verdadero corazón de la casa, desde la que se accede al salón a través de unas puertas vidriadas que permiten de esta forma que, siendo independientes, cada espacio se comunique con el otro. De esta manera, además, desde la cocina se puede disfrutar también de las bonitas vistas de la terraza. 

Una cocina moderna

Mirando en profundidad la cocina, observamos como los colores grises y los tonos blancos conviven a la perfección con una parte del mobiliario en madera: el toque cálido y acogedor que toda cocina necesita.

Además, en esta habitación se ha tenido que lidiar con una geometría un poco complicada. Un tabique en el medio podía dar al traste con la concepción abierta y fluída del espacio, sin embargo, se ha sabido utilizar como medio distribuidor, generando una corriente en el espacio que abre la cocina a diferentes usos. Así, esa pared revestida de gris oculta también un pequeño office.

El office de inspiración escandinava

Un rincón para las comidas más informales en la cocina está hoy más de moda que nunca. Aquí se ha mantenido el uso de la combinación blanco y negro, realzándola con elementos de diseño escandinavo, como las sillas Eames, todo un clásico de la decoración.

La elegancia del gris

En el salón, el gris es el tono clave con el que coloreamos el ambiente. Dos sofás en eles se apropian de la elegancia de esta tonalidad para dar un toque de distinción a la habitación. No faltan, eso sí, pequeñas pinceladas de color en los cojines de los sofás o en los cuadros de la pared. La zona de día se completa con un comedor cuya mesa de patas oblícuas de metal, con tablero de vidrio, difícilmente pasará desapercibida. 

Si te ha gustado este proyecto, te invitamos a que le eches un vistazo a otro artículo sobre esta decoradora: Decoración en gris: una casa en Bilbao.

¿Te gusta el uso del gris en la decoración?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!