Los aparadores están de vuelta

Cristina Jiménez Cristina Jiménez
Loading admin actions …

Los aparadores tradicionalmente eran piezas destinadas a guardar todo lo necesario para servir la mesa, es decir, era un mueble donde guardar la vajilla, cubertería, mantelería y demás objetos relacionados con el servicio de mesa. Por ello, su ubicación más habitual dentro de la casa era en la cocina o en el comedor. En los últimos tiempos, el tamaño de estas estancias se ha ido reduciendo cada vez más, sus límites se han ido haciendo más difusos y, en definitiva, el carácter de comedores y cocinas modernas ha ido cambiando. A ello han contribuido los cambios en los hábitos de vida contemporáneos, hecho que provocó que el uso del aparador se fuera eliminando, siendo considerado durante años un mueble anticuado. Pero más recientemente, este tipo de piezas de mobiliario han vuelto a resurgir y tienden a recuperar el lugar en la vivienda que nunca debieron perder. 

El aparador es un mueble cuya funcionalidad básica era la de almacenaje, pero que gracias a este renacer, ha ampliado las funciones asociadas a este elemento de mobiliario que está yendo acompañada de una auténtica revolución en cuanto a su diseño. Te mostramos algunos ejemplos y te damos algunas claves para recuperar este fantástico mueble o elegir el aparador más adecuado para tu vivienda.

Aparadores en los que cabe todo

La función principal de un aparador moderno sigue siendo, por supuesto, la de almacenaje. Lo más usual es almacenar en él todo lo relacionado con la mesa, al más puro estilo tradicional: la vajilla y la cristalería y, si dispone de cajones, también los elementos textiles y cubiertos. Pero aunque ese sea su uso principal, los aparadores actuales se destinan a otros muchos usos. Por ello, hoy en día no es un mueble que se vincule exclusivamente a la zona de comedor y en numerosas ocasiones lo encontramos en la zona de estar.

Aparadores con aire retro

Comedor de estilo  de Hugo Sigaud
Hugo Sigaud

Buffet Nova

Hugo Sigaud

El nuevo auge del aparador como mueble imprescindible para cualquier vivienda actual ha multiplicado las opciones estéticas de este tipo de piezas. Es sencillo encontrar aparadores que se adapten al estilo decorativo de la estancia en la que se vaya a colocar, desde el más clásica al más moderno.

Aunque tenemos a nuestra disposición una enorme variedad de diseños, apostar por un aparador como los tradicionales, esos típicos de los los años 60-70, no deja de ser un gran acierto por tratarse de la época dorada para este mueble. Un aparador como el de la imagen aportará ese aire retro, tan de moda, a la decoración del espacio en el que lo ubiquemos.

Aparadores fáciles de integrar

Comedor de estilo  de INVITO

Un aparador es un mueble, normalmente de baja altura (no suele superar el metro de altura) y que cuenta con varios cajones y/o una o varias puertas para almacenar objetos. Aunque tradicionalmente se fabricaba en madera barnizada, en la actualidad lo podemos encontrar en otros materiales, en diferentes colores y distintos acabados.  

Hoy en día podemos encontrar aparadores con líneas muy sencillas que se pueden adaptar a casi cualquier espacio, como el aparador de estilo minimalista que vemos en la imagen

Distintos grados de transparencia

Nordik +: Comedor de estilo  de MOBLEC, S.L
MOBLEC, S.L

Nordik +

MOBLEC, S.L

Es habitual que en los aparadores actuales se combinen zonas de puertas con zonas de cajones, vitrinas de cristal o incluso con espacios abiertos para que puedan ser usados como librería, y todo perfectamente compuesto creando piezas con un diseño integral. 

Un ejemplo de este tipo de aparador moderno, de lineas sencillas, composición perfecta y gran funcionalidad es este que nos propone Moblec, una empresa española dedicada a la fabricación de mobiliario de hogar, y que podemos encontrar en homify entre nuestros expertos.

Estilo ecléctico

Ambiente rústico-oriental: Comedor de estilo  de Conely
Conely

Ambiente rústico-oriental

Conely

Otra tendencia muy utilizada es la de recuperar aparadores antiguos, reciclarlos y reutilizarlos en viviendas actuales. En ese caso, el aparador cobrará un gran protagonismo como objeto decorativo en sí mismo. Enfatizar el aire rústico y envejecido, o mezclarlo con elementos más modernos buscando un estilo ecléctico, son recursos muy utilizados en las propuestas de decoración de hoy en día. 

Si tienes a mano un mueble de estas características, no dudes en hacer una apuesta por mezclarlo con muebles actuales y con elementos de color, buscando armonizar el conjunto. Recuerda que no debes abusar de la mezcla para no distraer la atención del aparador, que será el gran protagonista de la estancia.

Aparadores exentos

Otra opción en auge en la vivienda actual es el uso de un aparador como elemento para dividir o independizar ambientes, por ejemplo, dentro de un espacio de estar-comedor. Este uso hará que el aparador se separe de la pared, ubicación clásica para un mueble de este tipo, situándose como una pieza exenta o en perpendicular al paramento. Un aparador de baja altura será perfecto para crear ambientes con cierta independencia sin reducir la amplitud visual del espacio y, a la vez, seguirá manteniendo sus otros posibles usos: almacenaje, librería o como soporte de objetos decorativos. 

La importancia de los detalles

Colección Casa Decor 2013_ Aparador: Hogar de estilo  de moreandmore design
moreandmore design

Colección Casa Decor 2013_ Aparador

moreandmore design

Además de la propia combinación de las distintas zonas de almacenamiento de que consta el aparador, todos los detalles en él serán importantes. Según se mezclen entre sí los materiales o acabados disponibles o los distintos colores, la estética del aparador puede cambiar radicalmente. 

Si se coloca sobre patas o directamente apoyado en el suelo, si las puertas y cajones llevan tiradores ocultos o apostamos por unos llamativos,.. todos estos detalles serán importantes y determinarán el efecto causado por el aparador en el espacio en el que se ubique. 

Un toque 'zen'

Figura De Decoración Monje Rezando: Comedor de estilo  de Paco Escrivá Muebles
Paco Escrivá Muebles

Figura De Decoración Monje Rezando

Paco Escrivá Muebles

El aparador, como hemos visto, no sólo es un espacio de almacenaje pero tampoco un objeto decorativo en sí mismo, también puede ser un soporte para elementos decorativos o funcionales. En ocasiones podemos usar el aparador como mueble para la televisión, por ejemplo. En otros casos, puede que su función principal sea la de soporte de piezas decorativa,  desde flores, pequeñas plantas, cajitas, velas, una lámpara de mesa o, incluso, una pieza escultórica. Si se da esta situación, el aparador será un mueble completamente auxiliar, y deberá ser lo más neutro posible para que destaque el elemento protagonista de la composición (como vemos en la estancia de la imagen).

Aparadores que no esconden nada

Vitrina Moderna de Lujo Vesta: Comedor de estilo  de Paco Escrivá Muebles
Paco Escrivá Muebles

Vitrina Moderna de Lujo Vesta

Paco Escrivá Muebles

Este boom de los aparadores como nueva tendencia de mobiliario para el hogar hace que podamos encontrarlos, no sólo con diseños muy diferentes, sino en una gran variedad de materiales y acabados: madera, melamina, tableros lacados, vidrio,… Esto nos permitirá integrarlo a la perfección con el resto de muebles que tengamos en la casa. 

Pero la variedad de diseños  va más allá, también podemos elegir entre un aparador bajo o uno más alto, a medio camino entre el aparador y la clásica vitrina. Este tipo de mueble, pueden ser muy útil para situarlo en un comedor y siempre apoyados sobre una pared, para que no haga de barrera visual. Si elegimos uno con cierre de vidrio, como el de la imagen, nos ayudará a dar transparencia y profundidad a la sala.

Aparadores con diseño personalizado

Comedor de estilo  de Yamagata Arquitetura
Yamagata Arquitetura

APARTAMENTO CAC

Yamagata Arquitetura

Es bastante habitual encontrarnos aparadores pensados para ser usados en salones y, por ello, su diseño se ha hecho más neutro y versátil. Pero podemos encontramos con aparadores diseñados expresamente para el lugar que va ocupar, es decir, aparadores a medida. Esta opción permitirá adaptar por completo el aparador a las necesidades de almacenaje que tengamos, quedando además totalmente integrado en la decoración del espacio. 

En la imagen vemos un aparador  diseñado y fabricado para resolver las necesidades integras del salón-comedor en el que se ubica, adaptando su estética y estilo al elegido para el resto de la decoración, donde el color blanco es el gran protagonista. Así, se apuesta por un aparador de líneas sencillas, que cede el protagonismo a los muebles de la sala aunque juega con los despieces, con un diseño limpio y sin ornamentos, pero con un acabado semitransparente que resulta muy original y acogedor. 

Y tú, ¿todavía no tienes un aparador en casa?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!