Una reforma de espectáculo

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Era una casa cualquiera, pero podía convertirse en una mucho mejor.

La casa, ubicada en Brasil y propiedad de una familia de ascendencia europea, quería un hogar inspirado en la Provenza. La restauración no solo llevó a cabo un cambio radical a los interiores, sino también en los exteriores, que a partir de entonces se conectaron en armonía con las estancias de dentro. Se convirtió en una residencia tranquila, llena rincones para relajarse y disfrutar de la vida, se convirtió en la casa de un vividor. 

Un solárium y una piscina fueron dos de las cosas que ganó, además de una decoración de escándalo y un diseño de jardín muy cuidado. Lia Strauss firmó el proyecto interior, mientras que el paisajismo exterior vino de la mano de Catherine Poli. Marianna Cury tomó las imágenes que descubrimos a continuación. 

La antigua fachada

Esta imagen muestra la cara exterior de la vivienda: una fachada de los años 60 de geometría cuadrada. A pesar de su antigüedad, la casa contaba con una arquitectura interesante, sobre todo en la época en la que fue construida. Sin embargo, necesitaba una reparación urgente para volver a brillar con la luz del primer día. 

La nueva fachada

La nueva fachada mantuvo su forma. Se cerró el balcón de la planta primera, ampliando con su nuevo cerramiento la superficie de vidrio. Los interiores se llenaron de luz tras la reforma, mejorando también su ventilación natural. 

La anterior entrada

La entrada de la casa no resultaba muy acogedora. La piedra y el pavés creaban una sensación oscura, como si de un sótano se tratara. ¿Cómo podía la casa dar una nueva y cálida bienvenida a los propietarios?

Una cálida bienvenida

El color blanco trajo la solución. Se eliminó la piedra, y en su lugar se revistieron los muros con un enlucido blanco. El porche de entrada se convirtió en un lugar luminoso y abierto, donde la relación con el interior es fluida. Además de la puerta de vidrio, una ventana de suelo a techo da acceso a una zona común previa al salón: ¡un recibidor diferente!

Antes, el salón

Ya en el interior, el salón sorprendía por su anticuado aspecto. El pavimento, los revestimientos sobre las paredes, y la falta de detalles creaban una escena poco cuidada y acogedora para un hogar familiar. 

¡Un interior diferente!

Un nuevo pavimento de madera cubrió el suelo y el espacio se convirtió en uno muy diferente. Ahora, la estancia era realmente un salón cálido y acogedor. Se dividió en dos ambientes: la sala de estar, junto a la ventana, y el gran comedor, junto a la escalera. El mobiliario y los detalles llenaron de personalidad y carácter, y convirtió un interior aséptico en un verdadero hogar. 

La nueva calidad de los dormitorios

Desde todas las habitaciones se tienen vistas sobre el jardín, que tras la intervención se convirtió en un lugar completamente diferente. Se llenó de vida, de frescura y de belleza. Este dormitorio al que nos asomamos en este libro de ideas se encuentra en planta primera y tiene acceso a un pequeño balcón transformado en jungla. La conexión entre interiores y exteriores se mejoró gracias a la creación de nuevas ventanas y puertas de gran altura. 

La vieja cocina

Alicatada, mal aprovechada y poco funcional era la cocina antes de la reforma. Desde luego, se trataba de uno de los espacios con peor calidad de la casa. A la hora de rediseñarla, se planteó un cambio no solo a nivel superficial, sino en profundidad. ¿Cómo podía esta cocina incrementar su estética y ser más práctica?

Un nuevo sitio para los fogones

La solución optó por integrar el antiguo espacio de cocina en el resto del salón-comedor, de manera que ambas ganaran amplitud y mejoraran su relación. Su viejo alicatado se sustituyó por paredes blancas y lisas, y los viejos materiales dieron paso a nuevos acabados más cuidados. Una barra americana limita conceptualmente el espacio y, ¿quién sabe si un comedor informal en alguna que otra ocasión?

Un cuarto de baño cutre

El baño también pertenecía a otra época. El estampado de su alicatado creaba un ambiente kitsch, alejado de cualquier estética moderna. 

Un nuevo paisaje

Materiales, sanitarios, pintura: todo se cambió para que el cuarto de baño resplandeciera. Se sustituyó el alicatado por un aplacado de gresite en tonos arena, que se combinó con un tramo de pared azul. 

Hasta aquí el recorrido por este antes y después. Si quieres ver más cambios radicales, te recomendamos: 

La reforma extrema.

¿Qué te parece su transformación?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!