Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Los secretos de un apartamento con estilo

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Uno de los barrios más castizos y populares de la capital española, Lavapiés, es donde encontramos el apartamento al que nos asomamos hoy en este libro de ideas. Su interiorismo lo diseñó el estudio de Paloma Angulo y, como en el resto de sus trabajos podemos apreciar cómo la elegancia y funcionalidad se dan la mano en cada gesto. Sus reformas son personalizadas, y es que cada vivienda y cada cliente son diferentes. Hacer reformas en una casa no es sencillo, ya que para conocer verdaderamente los problemas de un espacio y buscarles las mejores soluciones hay que tener mucho ojo y experiencia. La que se llevó a cabo en este piso dejó que el apartamento conservara rasgos de su origen tradicional combinado con grandes dosis de modernidad. Os lo mostramos a continuación en este libro de ideas. 

El salón

Los muros de ladrillo no han sido nunca muy bien acogidos en los interiorismos más elegantes. Sin embargo, cuando allá por los años 50 los lofts se convirtieron en las viviendas más modernas de New York, comenzaron a tomar un protagonismo diferente. Indudablemente, nos transportan a un ambiente industrial. Sin embargo, estos pueden resultar igual de acogedores que cualquier otro. En este salón, la pared de ladrillo visto permitió que el diseño se saliera de lo común, apoyada por el diseño de las ventanas y sus marcos. Cada una de las piezas de mobiliario incluidas en la escena dieron funcionalidad y elegancia, a partes iguales: un sofá largo y gris,una mesa junto a la ventana, otra auxiliar acompañada de una butaca roja y dos taburetes de mimbre… Aunque la estancia resulta colorida, si nos fijamos en detalle podemos apreciar como el mobiliario se escogió en dos tonos: gris y rojo. Fueron la decoración y los complementos los encargados de incluir más colores en la paleta, sin recargar. 

La cocina: un espacio abierto

La comunicación entre espacios es hoy en día uno de los puntos más importantes a la hora de diseñar la distribución de un apartamento. En este aspecto, la casa dejó a un lado la tradición, acostumbrada a separar cada una de las estancias con tabiques y puertas, y se inclinó por una organización más abierta y fluida. El salón y la cocina se comunican por un hueco: ambas estancias están juntas, pero no revueltas. Con el fin de dar continuidad, se utilizó el mismo pavimento en toda la vivienda: un cálido suelo de madera clara. 

Y el comedor…

También el comedor tuvo un lugar en la cocina. Y es que, ¿qué otros dos usos pegan más juntos que ellos dos? La superficie de este espacio se aprovechó al milímetro. Por un lado, la cocina se construyó apoyada al muro, con un diseño compacto y funcional. El primer tramo de la pared sobre la encimera se alicató con azulejos blancos para protegerla de aguas y otros productos. También así resulta más fácil de limpiar y mantener. Aunque el blanco es un color que tiende a ser más sucio que otros más oscuros, es perfecto para ganar amplitud y luminosidad. Aquí, la homogeneidad del lienzo en blanco la rompieron la madera de la cómoda auxiliar, las butacas verdes alrededor de la mesa y el original cuadro sobre la pared. Otra vez más, los complementos son los encargados de poner color. 

El resto de la vivienda

Otro hueco con puerta comunica la cocina con el resto de la vivienda. De fondo de perspectiva se encuentra una puerta, pero es diferente. Casi tan alta como la pared, tiene un encanto especial ya que combina la madera y el vidrio como las de antaño. 

La última estancia

La última habitación a la que nos asomamos es el cuarto de baño. Su diseño, aún algo diferente, sigue el ritmo del resto de estancias. Aquí, el negro sustituyó el blanco, que quedó relegado al suelo y los sanitarios. Para optimizar la superficie al máximo se construyó una ducha a la italiana. También se dejó visto el ladrillo en un tramo, compensando con su sencillez y naturalidad el brillo del resto de acabados. 

Hasta aquí nuestro recorrido por el diseño interior de esta vivienda. Si quieres conocer otro proyecto similar, te recomendamos: 

La elegancia no es cuestión de tamaño

¿Qué te parece este proyecto?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!