Un cortijo contemporáneo en Tarifa

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Imaginad que el mago de la lámpara maravillosa se nos apareciera de repente, dispuesto a cumplir un deseo muy especial: construir la casa de nuestros sueños. Es posible que algunos pidieran impresionantes casas de piedra, áticos con terrazas de escándalo o lofts en viejas fábricas abandonadas. Hay, sin embargo, quien lo pone un poco más difícil: una casa moderna que sin embargo, esté diseñado como un cortijo, con sus rincones y sus espacios al aire libre. 

Es el caso de los propietarios de esta espectacular vivienda en Tarifa. Claro que en este caso no fue un genio metido en una lámpara quien hizo realidad el deseo, sino el estudio James & Mau Arquitectura. Su idea, crear un auténtico cortijo contemporáneo, una casa que estuviera concebida casi como un pueblo. ¿Lo habrán conseguido?

Una vivienda, varios volúmenes

La idea del proyecto es la de crear algo más que una mera vivienda. El cliente quería un área que pudiera habitarse tanto dentro como fuera, un pequeño cortijo, a modo de pueblo, en una finca de 300 metros cuadrados que miran al valle y dominan desde arriba el estrecho de Gibraltar. El resultado es una vivienda abierta, donde los espacios exteriores se entremezclan continuamente con los interiores, con diferentes volúmenes de diversos usos, a la manera de los edificios o pabellones de pueblos o cortijos. 

La construcción, a pesar de su radical propuesta, busca de alguna forma seguir con la tradición de la arquitectura de la zona, algo que se hace evidente con la utilización del color blanco en los exteriores. 

El plano horizontal

Elevada para salvar el terreno, la vivienda se crea mediante un gran plano horizontal. Cubierto de una pérgola permeable de chapa, esta se convierte en un elemento que va mucho más allá de lo puramente estético. La pérgola permite controlar la radiación solar en verano e invierno creando un microclima en el recinto. Desde aquí, la piscina parece rodear los pabellones que conforman la casa.

La inmensidad del paisaje

No es casualidad que desde el principio la construcción buscara fusionar los espacios interiores con los exteriores. Y es que con un paisaje como el que rodea la vivienda, esta no podía concebirse sin espacios desde los que disfrutar y camuflarse entre ella. Así, la terraza parece casi una continuación del terreno y la piscina, una charca en medio de la vegetación. 

Como en un pueblo

Como decíamos, la vivienda va más allá de un solo edificio y se extiende por los 300 metros cuadrados de finca como si de un pequeño pueblo se tratara. Pequeños edificios y volúmenes que surgen por dóquier, rincones que parecen llevarnos a los callejones escondidos de los pueblos o lujos más sofisticados, como una sauna en medio del jardín.

Interior o exterior

Los patios que van resultando entre las diferentes estancias son ocupados en parte, ya que también se deja abierta la posibilidad de una futura reutilización y colonización del espacio. Una casa que evoluciona, al igual que un pueblo, que no se construye en un día. 

Por otro lado, el constante diálogo entre dentro y fuera, espacio ocupado y vacío, crea diferentes maneras de visitar y habitar la casa, de pasearla mediante infinitud de recorridos y miradas. 

Espacios que fluyen

Dejamos los espacios exteriores para echar un vistazo al interior de la vivienda. Aunque en realidad, nunca abandonamos del todo las partes externas de la casa, que están presentes en las habitaciones. El concepto abierto de la casa se muestra aquí en todo su esplendor: un luminoso salón donde el espacio fluye con otras estancias: el comedor en torno a una mesa redonda o la cocina un poco más atrás.

Toques cálidos

El interiorismo de la vivienda busca crear espacios confortables, cálidos y agradables. La madera no falta y aunque el blanco sea el color predominante, no faltan pinceladas de color, ni toques marrones y crema que hacen más agradable el espacio. 

Por otro lado, la presencia de grandes ventanales es una constante en todo el proyecto, lo que da un aspecto luminoso y abierto a los interiores.

Cocina minimalista

Y si moderna es la decoración del salón, también lo es la de cocina. Su diseño minimalista crea un espacio lleno de equilibrio, donde lo más sorprendente es, sin duda, su isla en el centro, que domina la estancia. La combinación de blancos y negros es una apuesta ganadora y aquí, además, se ha completado con una pincelada roja en la campana extractora.

Una casa bioclimática

Por último, y si todavía necesitáramos algo más para enamorarnos de esta vivienda, la construcción, encomendada al estudio Infiniski, es bioclimática, centrándose en aspectos como la sostenibilidad de los materiales utilizados, la construcción modular o las energías renovables.

¿Más viviendas impresionantes que tienen en cuenta el medio ambiente? Descubre Ca’Paco, una vivienda (uni)familiar y bioclimática.

¿Qué te parece esta impresionante casa?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!