¡Adiós a lo desfasado!

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Tanto si eres de los que enloquece con la moda como si presumes de ser indiferente a ella, lo cierto es que el tiempo no pasa en balde y convierte los diseños más modernos y trasgresores en auténticas antiguallas. Por eso, tarde o temprano llega un momento en que nuestra casa pide a gritos una renovación. A veces, se trata solo de un cambio de mobiliario, o la incorporación de ciertos tonos o elementos que ayudarán a mejorar y actualizar la decoración de la vivienda. Otras, la reforma irá un poco más allá, cambiando espacios, modificando habitaciones y rediseñando la distribución. 

En homify nos encantan estos proyectos. Reformas que transforman casas convencionales, pisos normales y corrientes, como el de cada uno de nosotros. Hoy nos acercamos a una de estas viviendas. Un piso de largos pasillos, carpintería vieja y muchas ganas de cambio. Veamos el resultado de la mano de nuestros expertos Reformas Carfsan.

Antes: aquellos alicatados de toda la vida

Para hacernos una idea de cómo era la vivienda cuya reforma vamos a descubrir en este artículo, nos sirven apenas un par de fotos. En la primera, nos asomamos desde el pasillo a la vieja cocina para descubrir un espacio totalmente diferente a cómo imaginamos hoy en día estas habitaciones. Para empezar, los revestimientos no tienen ni una pizca de estilo o creatividad. No es que tengamos nada en contra del alicatado, al contrario, es y sigue siendo una apuesta segura para revestir la cocina. El problema es que aquí se ha utilizado un diseño sencillo en exceso, sin gracia ni frescura. Por otro lado, no se ha cuidado el diseño del mobiliario, que no forma un todo compacto, sino que son muebles puestos de cualquier manera. 

Ahora: una cocina en blanco y negro

Nos despedimos del alicatado para encontrar un revestimiento muy de moda en los últimos tiempos: el microcemento, que también se ha instalado en el suelo. En color gris, este material acompaña al resto del mobiliario, que se ha decantado por un clásico de la decoración: la combinación blanco y negro. 

La cocina, además, deja de ser una habitación cerrada y claustrofóbica y se abre al resto de la vivienda. De esta forma, la zona de trabajo parece reducida, pero la península instalada da la oportunidad a esta habitación de fundirse con el resto del espacio y crear una zona de comedor que, sin estar aislada de la cocina, no forma parte de esta.

Ahora: pasillos con más estilo

No habíamos hecho mención a los pasillos de la vivienda antes de la reforma, pero como el resto de la casa, estos también necesitaban un cambio. La obra ha buscado iluminar y crear un ambiente más agradable y moderno en esta parte de la casa que no siempre tenemos en consideración. 

Para hacerlo, la clave ha sido el color: las paredes grises en contraste con las puertas en blanco consiguen darle un toque elegante al espacio. Además, el suelo de madera le aporta calidez.

Ahora: seguimos con el gris en el salón

La combinación del blanco y negro va a ser una constante en la vivienda. Esta pareja perfecta de la decoración llega también al salón, donde no solo las paredes repiten la fórmula del pasillo, también los suelos, donde la madera aporta el toque natural y cálido que todo salón necesita. 

Además, la reforma sirvió para actualizar también las instalaciones, como las ventanas y renovar algunos muebles. El sofá también se sirve de los tonos grises para dar el aire moderno que tanto necesitaba esta casa.

Antes: más alicatado en el cuarto de baño

Y como pasaba en la cocina, aquí también el alicatado merecía pasar a mejor vida. Además, el cuarto de baño contaba con una bañera demasiado pequeña, que no cumplía con las funciones que se le presuponen, por lo que una gran opción era convertirla en ducha para así aprovechar mejor el espacio. ¡Veamos el cambio!

Ahora: nuevos materiales

Al igual que en la cocina, en este cuarto de baño también se han decantado por los nuevos materiales. El microcemento reviste las paredes y el suelo y se cuela también en la encimera. Los muebles en blanco son sencillos y tienen cierto parecido a los de la cocina. Además, se ha modificado totalmente la distribución de la habitación, cambiando la bañera por una funcional ducha, con mampara de vidrio transparente.

Ahora: moderno, pero clásico

Nos despedimos de esta vivienda echando un vistazo al dormitorio, que es una buena muestra de cómo se puede mantener un diseño clásico y moderno a la vez.. Aquí no se ha renunciado al uso de la madera en el mobiliario, pero se ha querido conectar a habitación con el resto de la casa utilizando el mismo tono para las paredes. Las puertas blancas, que veíamos a lo largo de toda la casa, también son un gran acierto, puesto que mejoran la luminosidad de la vivienda y le dan un toque más actual. 

¿Qué te parece el cambio?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!